Inflaciones subyacentes abandonaron valores mínimos y precios apuntan al incremento

Indicadores del Banco Central apuntan a que variación de los precios se acercará al rango meta

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

La inflación dejó hace varios meses su nivel histórico más bajo y ahora se dirige con más claridad a porcentajes más altos e, incluso, cercanos al rango meta.

Aunque el Índice de Precios al Consumidor (IPC) podría tener descensos en los próximos resultados, el comportamiento de los índices subyacentes muestra que junio pudo ser el momento de inflexión para la tendencia de los precios en las mediciones interanuales.

A partir de los datos de estos indicadores, es posible observar que la tendencia decreciente de los precios se detuvo y más bien empezó a crecer después de junio pasado.

Las inflaciones subyacentes son índices que se calculan a partir del IPC y pretenden medir el comportamiento de los precios sin los valores más volátiles en la economía.

Por ejemplo, algunos excluyen los precios de los combustibles por considerarlos como un producto cuyo valor varía mucho en el corto plazo o de un mes a otro. También se realiza el cálculo sin productos agrícolas o excluyendo los bienes y servicios que tienen las variaciones los precios más altas y más bajas.

Al hacer estas exclusiones, es posible observar el comportamiento de los precios que no son afectados significativamente por regulaciones o por efectos estacionales. Se puede ver, entonces, el comportamiento de la inflación a un mayor plazo y sin las variaciones que pueden considerarse ocasionales.

infografia

Se acabó la fiesta

A lo largo del 2015, la inflación registró un comportamiento descendente que también se reflejó en las subyacentes debido a los descensos en precios de materias primas importadas y, en especial, en los precios de los combustibles.

No obstante, en el primer semestre de este año, los precios se empezaron a estabilizar y, más recientemente, muestran incrementos con respecto al año anterior.

Ahora las inflaciones subyacentes se ubican en un rango que está entre 0,7% y 1,6%. Mientras tanto, el IPC cerró en 0,4% (interanual) en setiembre pasado.

El promedio de los cinco índices que calcula el BCCR pasó de 0,11% en junio a 1% en setiembre pasado, lo cual muestra claramente que ya pasó el periodo de descenso o de estabilidad cerca de 0%.

Con estos datos, es de esperar que la variación de los precios abandone los valores negativos en los próximos meses y se acabe el periodo de inflaciones bajas o bien de precios que no crecen.

Así lo ha manifestado el propio presidente del Banco Central, Olivier Castro, quien en varias ocasiones ha dicho que, para el 2017, se espera que el IPC regrese al actual rango meta de inflación que fue fijado en enero de este año (entre 2% y 4%).

Aunque esas variaciones en los precios serían más elevadas el próximo año, lo esperable es que tampoco exceda el rango meta.

El promedio de la expectativa de inflación dentro de 12 meses mostrada en la encuesta que hace el BCCR es del 3,6%.

Para la economista y gerente sénior de análisis económico de Scotiabank, Adriana Rodríguez, los índices muestran las tendencias más persistentes y, por lo tanto, podrían ser eventualmente reveladas en el IPC.

Además, los incrementos en los costos de las materias primas internacionales de productos agrícolas y de metales, en combustibles y el incremento en el tipo de cambio conforman un piso que ahora tiene presiones al alza y sobre el cual se formulan los costos de producción de otros bienes y servicios, explicó Rodríguez.

Según Luis Diego Herrera, economista del Grupo Acobo, los aumentos reflejados en las subyacentes responden a presiones monetarias y no debido a cambios en los precios relativos de los bienes y servicios.

Es decir, son los efectos de segunda ronda que se desprenden de los ajustes en materias primas y por el tipo de cambio.

Una lectura similar de los datos hizo Hernán Varela, analista de mercados de Banco Lafise, quien coincidió en las razones sobre el incremento y agregó que también ha habido una política monetaria laxa.

La explicación del BCCR es precisamente que, por la vía monetaria, no se están dando las presiones de incremento.

El gerente general de esa entidad, Eduardo Prado, explicó que, para el 2017, los determinantes de largo plazo de la inflación (agregados monetarios y crediticios) mantienen variaciones congruentes con la meta.

Adicionalmente dijo que han determinado que existe holgura en la capacidad de producción del país, razón que evita las presiones de demanda sobre la inflación.

Prado recordó que el Central actuaría con sus instrumentos en caso de notar desviaciones con respecto a la meta establecida.

Sostenbilidad y financiamiento