Consumidor costarricense cierra el 2016 sin ánimo


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

La confianza de los consumidores de Costa Rica se estancó según la última medición del  Índice de Confianza del Consumidor (ICC) elaborada por la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica (UCR) para noviembre del 2016. 

El nivel del índice fue de 37,6 (en una escala de cero a 100), mientras que el de la medición anterior de agosto el nivel fue de 36,0, sin embargo la diferencia no es estadísticamente significativa. El resultado evidencia que entre los consumidores consultados, el  aguinaldo, la época navideña y de fin de año no tuvieron un impacto positivo en su confianza hacia el consumo. 

La confianza se estancó según los autores del estudio porque la valoración de la situación económica actual y el futuro económico del país se perciben poco favorables. Aunque la situación económica personal mejoró en los últimos tres meses, debido a la época actual de fin de año, otros factores que impactanel bolsillo de las familias se mantienen sin cambios, como lo es la capacidad de compra, donde casi la mitad espera pérdidas en el futuro.

Además, las expectativas sobre otros rubros que afectan el ingreso familiar siguen con resultados negativos, pues tres cuartas partes de los consumidores espera aumentos en el precio de los combustibles y 63% en el tipo de cambio. Se suma una baja calificación de la política económica donde  66,7% de consultados dice que el gobierno  está haciendo un trabajo pobre y hay expectativas negativas ante el crecimiento del desempleo y la pobreza (57,3% en ambos casos).

LEA TAMBIÉN: Confianza de los empresarios se estancó desde la mitad del 2015

El estancamiento en la confianza también se refleja en la cantidad de consumidores que se consideran pesimitas, ya que la magnitud se mantiene sin cambios (34,2% y 32,7% de agosto a noviembre, respectivamente) y la de optimistas también (11,8% y 12,1% en el mismo período).

La confianza se estancó en hombres y mujeres que llevan el rol de principal sostén económico del hogar, así como en diferentes grupos de edades y en todos los niveles de ingreso y educativos. Se trata de una estancamiento generalizado. 

Presente y futuro 

Sobre el Índice de Condiciones Económicas Actuales (ICEA) y el Índice de Expectativas Económicas (IEE) ambos indicadores son prácticamente iguales (38,0 y 37,3, respectivamente, lo que significa que la valoración del momento actual y la expectativa por el futuro económico del país se mantienen en un nivel bajo.

En cuento a lo que viene la percepción es que un 49,4% de los consultados cree que las tasas de interés de los préstamos en dinero sean mayores en los próximos 12 meses, 32,3% dijo que serán iguales. Sobre el ingreso familiar  actualmente 35,7% espera que en los próximos 12 meses éste sea mayor y hace tres meses esa cifra era 29,3%. Es decir, la expectativa por un ingreso familiar mayor para el próximo año mejoró levemente (6,5 puntos porcentuales) en los últimos tres meses.

ADEMÁS: El 2016 no ha generado confianza a los consumidores

En lo que respecta a la capacidad de compra, 45,9% de los consumidores espera que el ingreso familiar crezca menos que el nivel de precios en los próximos 12 meses (esperan pérdidas en la capacidad de compra) y tres meses atrás esa cifra era 49,4%.

¿Cómo lo ha hecho el Gobierno? 

La calificación a la política económica del gobierno actual es baja. Esto se afirma porque 5,9% respondió que actualmente el gobierno está haciendo un trabajo bueno y 66,7% que está haciendo un trabajo pobre.  Estas calificaciones no muestran cambios con respecto a la encuesta anterior. Las diferencias entre el "trabajo bueno" y "trabajo pobre" muestran un saldo de -60,9 puntos porcentuales, por lo que actualmente prevalece una opinión negativa sobre la política económica. Esta situación se presentaba con mayor intensidad en agosto pasado (-66,3 puntos porcentuales).

Además un 57,3% espera que el desempleo aumente en los próximos 12 meses e igual magnitud espera lo mismo con respecto a la pobreza.

En general el estudio advierte que los consumidores no se sienten cómodos para la compra de casa pues un 54,3% cree que son malos tiempos para ese pro pósito. En lo referente a la compra de carro la situación es similar a la de la vivienda, un  65,4% cree que no es un momento adecuado para adquirir carro.  También los consumidores tienen expectativas desfavorables sobre el precio de los combustibles, aunque mejoró levemente con respecto a la encuesta anterior.

Sobre el tipo de cambio, el 63,3% espera aumentos de este rubro en los próximos 12 meses, cifra que era 55,8% tres meses atrás. Esto significa que en el tipo de cambio las expectativas son más negativas que hace tres meses. Debe mencionarse que tanto el precio de los combustibles como el tipo de cambio son eventos que impactan directamente el bolsillo de las familias.

Este estudio lo realiza la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica desde setiembre del 2002, actualmente es un trabajo de publicación trimestral. La misma se realizó del 1 al 19 de noviembre del 2016 a un total de 700 hogares vía telefónica. En esta ocasión las mediciones se realizaron previo al impacto del huracán Otto por lo que se descarta su influencia negativo en la confianza de los consumidores. 

Sostenbilidad y financiamiento