PROGRAMA NACIÓ EN 2010 PARA CAPITALIZAR A EMPRENDEDORES

Mercado alternativo para acciones identificó 96 pymes elegibles en cinco años

Iniciativa tendrá una tercera etapa en la que dará un giro para atraer a inversionistas y apoyar a los innovadores


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

En un periodo de cinco años, el Mercado Alternativo para Acciones (MAPA) identificó cerca de 96 pequeñas y medianas empresas elegibles para participar del programa, el cual ya traza sus próximos pasos.

En la actualidad, la plataforma cuenta con 5 empresas admitidas, capitalizadas por alrededor de $8 millones en conjunto. Además, unos 20 negocios tienen un contrato, es decir, poseen un patrocinador que les acompañará en el proceso de admisión.

Estos números fueron presentados este miércoles como parte de un balance de resultados realizado por la Bolsa Nacional de Valores (BNV) –quien impulsó la iniciativa–, como parte de su convenio con el Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin), del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Las casi 100 empresas que han sido identificadas hasta el momento, tienen acceso limitado o nulo al financiamiento y no generen utilidades suficientes como para desarrollarse, pero que sí cuentan con altas posibilidades de atraer capital accionario privado.

En la otra acera, MAPA tiene identificados un total de 12 patrocinadores y 46 asesores profesionales en distintos campos.

Aunque las metas del convenio se alcanzaron, al cierre de la segunda etapa del programa, la mayor dificultad pareciera ser el escaso interés de los inversionistas de apostar por proyectos innovadores, pero que no dejan de conllevar un grado de riesgo.

El programa nació en 2010 con el objetivo de apoyar a pymes con alto potencial pero que no logran desarrollarlo por la carencia de capital. Para lograrlo, se busca financiamiento vía capital accionario, por lo que se trata de una fuente no tradicional de recursos.

El caso más conocido es el de Ad Astra Rocket Co., firma del exastronauta Franklin Chang, la cual ingresó al mercado de valores en abril del 2008, cuando realizó una oferta privada, mediante MAPA. Posteriormente, la firma inició con ofertas públicas.

En mayo de 2010, se firmó el convenio FOMIN-Bolsa por un periodo de 42 meses, sin embargo se extendió por 18 meses más con el fin de concretar mejores resultados. El aporte del Fomin fue de $495.700, mientras el de la BNV fue de $312.200.

Nuevo camino

Ahora, MAPA pasará a una tercera etapa que buscará llegar a miles de emprendimientos que aún no logran sobrepasar la barrera del financiamiento, por lo que aún no se alcanza la meta de este programa, explicó José Rafael Brenes, gerente de la BNV.

Por ahora, no está definido el giro que tomará el programa, pero sobre la mesa se analizan opciones como establecer un fondo de inversión en el que participen varias empresas o seguir tocando puertas al sector privado para que apueste por el sector emprendedor.

Según Gabriel Murillo, director de la iniciativa, hay aspectos culturales que les han impedido avanzar, entre ellos: el poco apetito de los inversionistas, la comodidad de los puestos de bolsa de seguir en la línea de inversión actual sin riesgos y el miedo de las mismas pymes de colocar el 20% de sus acciones en el mercado local.

Para Carlos Arias, superintendente de Valores, las dos grandes preguntas deben ser ¿cómo reducir la mortalidad de las pymes? y ¿cómo sumarle recursos de todo tipo, según sus necesidades?

Arias comentó que están trabajando para presentar el nuevo reglamento de intermediarios financieros antes de que finalice el año. Además, espera que en el primer trimestre de 2016 esté listo un reglamento de figuras de capital de riesgo que apoyaría este segmento de pymes.

Sostenbilidad y financiamiento