INDICADORES BURSÁTILES TUVIERON JORNADA DE REBOTE

Mayoría de las bolsas reviven luego de empujón de China pero Wall Street se quedó corto

Depreciación del euro y aumento en las materias primas también jugaron un rol durante este martes


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Nueva York y Madrid. Las bolsas internacionales lograron recuperarse del "lunes negro", principalmente, luego de que China decidiera bajar sus tasas de interés, lo que motivó a que, prácticamente, todas las plazas tuvieran una jornada positiva, excepto Wall Street.

También los índices bursátiles asiáticos tuvieron una nueva sesión negativa, dado que el anuncio de China se produjo después del cierre de los mercados.

No obstante las buenas noticias, algunos analistas insisten en que todavía hay mucha incertidumbre en relación al desempeño económico del gigante asiático y temen que habrá nuevas jornadas de incertidumbre en las bolsas.

Sin embargo, al menos este martes, las grandes plazas europeas subieron una media del 4% y algunas registraron su mejor resultado diario en cuatro años por varias razones, entre ellas, la bajada de los tipos de interés en China, la depreciación del euro y la recuperación de las materias primas, según expertos consultados y datos del mercado.

Sin embargo, hubo bolsas que superaron esa revalorización media, como Milán, que subió el 5,86%, en tanto que Fráncfort avanzó el 4,97%; el índice Euro Stoxx 50, el 4,69%, y París, el 4,14%.

Por debajo quedaron Madrid, con un repunte del 3,68%, mientras que Zúrich se revalorizó el 3,42% y Londres el 3,09%.

Las plazas europeas, que habían bajado alrededor del 13% en las últimas sesiones, consiguieron en esta sesión el mejor resultado diario desde hacía muchos años.

Las bolsas remontaron después de que en la víspera muchas registraran su peor resultado en cuatro años con descensos medios del 5% por el desplome de los mercados internacionales ante la desaceleración de la economía china.

La depreciación del euro, que al cierre de la sesión se cambiaba a $1,14 (ayer subió a $1,17) se convirtió en uno de los sustentos del avance.

La tendencia a la baja del euro se acentuó por la decisión del Banco Popular de China de rebajar los tipos de interés de los préstamos y los depósitos a la banca un cuarto de punto, con lo que se sitúan en el 4,6% y el 1,75%, respectivamente.

El banco central chino también recortó en medio punto porcentual el coeficiente de caja (reservas) que exige a la banca, lo que aceleró el avance de las plazas europeas después del mediodía. Previamente, habían contado con el inesperado avance de la confianza empresarial en Alemania (índice IFO) en agosto.

La subida del precio de las materias primas (el petróleo Brent llegó a subir $2 por barril, hasta $44,5, aunque al cierre bursátil se negociaba a $43,5, en tanto que el cobre remontaba casi el 2%) se reflejaba en el alza de la cotización de las empresas del sector de materias primas.

La medida monetaria expansiva adoptada por China con el ánimo de revitalizar su actividad y el retroceso del euro también influyeron en otras industrias exportadoras, como las automovilísticas o las firmas de lujo.

Lea también: Los mercados se encomientan a los bancos centrales en épocas de turbulencia.

Wall Street falló al final y Asia no reaccionó

No obstante, Wall Street no pudo mantener la buena marcha que estaba teniendo a lo largo del día y cerró con pérdidas en sus principales indicadores bursátiles, aunque con descensos menores de los que hubo en la sesión del lunes.

El Dow Jones de Industriales, el principal indicador del corro neoyorquino, bajó un 1,29%; el selectivo S&P 500 perdió un 1,35% y el índice compuesto del mercado Nasdaq cedió un 0,44%. Los tres indicadores tuvieron el lunes unas pérdidas superiores al 3%.

La última hora de operaciones fue la que amargó la sesión. Aunque el Dow Jones llegó a ganar durante la jornada un 2,8%, el impulso se perdió completamente una hora antes del cierre, y poco a poco fue perdiendo posiciones, hasta cerrar en rojo.

Los comentaristas atribuyeron el brusco cambio al hecho de que las órdenes de compra cayeron bruscamente al final porque no había nadie interesado en hacerse con valores, entre otras razones porque el mercado está a medio ritmo por la época vacacional.

Wall Street recibió un impulso inicial a partir del dato de que en julio la venta de casas nuevas en EE.UU. aumentó un 5,4%, frente al 7,7% de caída que hubo en junio pasado.

Para entonces los mercados europeos estaban anotando avances, aunque desde Asia seguían llegando datos sobre una nueva caída en algunos mercados, como continuación del derrumbe que hubo en la jornada del lunes.

"Todavía hay un montón de incertidumbre alrededor de China (...) La gente está muy asustada", dijo el analista de la firma Eagle Asset Managment, Ed Cowart, a The Wall Street Journal.

A pesar del entusiasmo inicial, los analistas aún ven razones de preocupación por el impacto que puede tener en el resto del mundo la desaceleración económica en China, y creen que la recuperación en los mercados va a llevar más tiempo.

"Esto no va a ser un proceso de un día", dijo a la cadena financiera CNBC el jefe de los operadores bursátiles de la firma UBS, Art Cashing, que lleva medio siglo negociando en Wall Street.

"Esto te indica que la situación global no está resuelta, que aún hay temas pendientes", agregó.

El cambio de giro tanto en el Dow Jones como en el S&P 500 fue el más pronunciado hacia la baja desde el 29 de octubre de 2008, una época en la que se estaba incubando una grave crisis financiera con un fuerte impacto internacional.

Algunos analistas creen que mañana miércoles se puede repetir una tendencia parecida, con una inestabilidad que puede prolongarse hasta que Wall Street recupere ritmo después de la época vacacional, ya en septiembre.

El curso que tuvo Wall Street se vivió en una jornada de nuevas caídas en los mercados de Asia.

La Bolsa de Shanghái cerró con una caída del 7,63%, después de haberse derrumbado en la víspera un 8,49%. Por primera vez desde diciembre de 2014, el mercado bursátil más importante de China terminó por debajo de los 3.000 puntos.

También sufrió la Bolsa de Tokio, con un descenso del 3,96% en el índice Nikkei 225, algo menor que el 4,61% de pérdida que tuvo la víspera, en el denominado "lunes negro".

Entre tanto, en América Latina sí se vivieron sesiones de recuperación. El índice Ibovespa de la bolsa de Sao Paulo, principal plaza del subcontinente, cerró el día con una subida del 0,47%, en tanto, México terminó con un alza del 1,3%.

Sostenbilidad y financiamiento