Ministerio de Hacienda continuará consolidando su apuesta por canjes de bonos

Con dos nuevos intercambios este semestre, Gobierno central tratará de no presionar tasas

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Este año, el Ministerio de Hacienda le apostó con mayor fuerza a la utilización de los canjes de títulos de deuda.

El monto canjeado acumulado a julio de 2014 fue de ¢252.862 millones, más de dos veces el promedio de los dos años anteriores, según cifras de Tesorería Nacional.

Este instrumento le permite al Gobierno reestructurar su flujo de caja de corto plazo, renovando títulos de propiedad con vencimientos muy próximos, por otros con plazos mayores; de lo contrario tendría que subastarlos y generar una nueva emisión.

El beneficio para Hacienda es tener más liquidez y bajar la presión en las tasas de interés en el corto plazo.

En los últimos tres años, el monto que representan los canjes del total colocado en el mercado de valores, ha aumentado cada año: creció 22% en el acumulado de este año, mientras que el año anterior el repunte fue de 8,4% y en el 2012 de 5,7%.

Los títulos de tasa fija denominados en colones fueron los que registraron una mayor participación en canjes, que representaron 62% del total intercambiado.

Los títulos de tasa fija en dólares ocuparon el segundo lugar con 22%, seguidos de tasas ajustable (15,4%) y bonos cero cupón (0,4%).

A los títulos recomprados les faltaban entre un mes y un año y siete meses para vencer, y fueron canjeados por bonos nuevos con un plazo de tres y hasta 30 años, lo que demuestra el interés de Hacienda de alargar la deuda.

Un mayor número de puestos de bolsa mostraron interés en los canjes, tanto para la compra como para la venta; esto ha impulsado ese alargamiento de la deuda, explicó Mauricio Arroyo, subtesorero nacional.

El perfil de los canjes ha mejorado en los últimos tres años: se han canjeado más títulos y los intercambios se realizaron a montos importantes.

Destaca el título de propiedad tasa fija serie G240914 que registró ¢81.666 millones en 2013 y 2014; le sigue la G250913 con ¢66.014 millones por canjes en 2012 y 2013.

En lo que va de este año, el mayor canje fue de ¢66.721 millones, cifra más alta registrada en un solo intercambio en los últimos dos años.

La cantidad de series canjeadas subió, pasó de cinco en 2013 a once a agosto del 2014.

“Ha mejorado en mucho desde el 2012 al presente año. Es una estrategia que el mercado la va entendiendo mejor, y esto favorece al Ministerio de Hacienda, por lo que estos canjes están siendo toda una estrategia financiera muy exitosa para el emisor público”, dijo Norman García, analista financiero de Grupo Acobo.

Continúa el interés

Dos nuevos títulos serían cambiados en este segundo semestre, uno que estaba planeado para la última semana de agosto y otro en octubre.

Adicionalmente, se está estructurando un canje especial de títulos ajustables a la tasa básica no estandarizados, por uno estandarizado, pero los detalles se darán a conocer en setiembre, dijo Arroyo.

La principal razón de este cambio recae en que los títulos estandarizados son más bursátiles; lo que los hace apetecibles tanto para los intermediarios como para los inversionistas finales.

Además, Hacienda quiere reunirse con entidades que no han participado de los canjes, especialmente con las que más han mostrado resistencia a estas operaciones.

En este momento, Hacienda no necesita llevar a subastas tantos recursos como antes pues aún le queda dinero de la última colocación de eurobonos realizada en abril, lo que se convierte en un incentivo para optar por canjes, explicó Vidal Villalobos, de Portfolio Advisory Group Scotiabank.

La valoración que hacen los puestos de bolsa sobre el uso de esta herramienta es positiva.

Su utilización ha logrado el objetivo eliminando la presión sobre las tasas de interés en el corto plazo, explicó García.

Según Carolina Hernández, jefe de negociaciones bursátiles de Aldesa, la participación y los resultados han sido beneficiosos, pues se ha podido canjear deuda de corto plazo o de intereses más altos por deuda a largo plazo.

Sostenbilidad y financiamiento