Sector público no bancario demandó $6,6 millones diarios en Monex

Mercado cambiario pierde el 37% del volumen con la salida de este participante

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes
  • Gráficos
  • /finanzas/Monex-tipo_de_cambio-Banco_Central-dolar-divisas-sector_publico_ELFCHA20140704_0001_5.jpg
    326x204
    Sector público no bancario demandó $6,6 millones diarios en Monex
    / 04 JUL 2014
  • /finanzas/Monex-tipo_de_cambio-Banco_Central-dolar-divisas-sector_publico_ELFCHA20140704_0002_5.jpg
    326x204
    Sector público no bancario demandó $6,6 millones diarios en Monex
    / 04 JUL 2014

index

El sector público no bancario (SPNB) demandó, en promedio, $6,6 millones diarios en el primer semestre del 2014 del mercado de divisas Monex y de las reservas que tiene el Banco Central de Costa Rica (BCCR).

El monto puede ser una pista –basada en datos históricos– de lo que el Central tendrá que manejar ahora a su discreción, es decir, las compras de dólares del Gobierno.

La cifra proviene de la demanda neta (compras menos ventas) de dólares que han tenido las entidades estatales en la primera parte del año. El acumulado entre enero y junio sumó $807,5 millones, esa cantidad equivale al 37% del total negociado en el Mercado de Monedas Extranjeras (Monex).

Es el tamaño neto que ha tenido la demanda de dólares de entidades como la Refinadora Costarricense de Petróleo.

El pasado 26 de junio, el Central cambió el mecanismo con el que el SPNB hacía las compras de dólares y que, a partir de ese momento, consiste en que todas las instituciones del Estado comprarán y venderán sus divisas directamente con él y este después se encargará de ir al mercado a compensar los egresos e ingresos que tengan sus reservas.

La medida fue tomada para evitar presiones adicionales al mercado cambiario en ciertos días y, consecuentemente, tratar de reducir la volatilidad en el precio que tenga el dólar.

A partir de este momento, el BCCR se encargará de administrar esa oferta y demanda, que ha sido este año de $134,6 millones mensuales en promedio.

Hasta el momento, la autoridad monetaria no ha manifestado el mecanismo que implementará para programar las compras y ventas de dólares en el Monex.

No obstante, sus participantes pueden saber que, si distribuye equitativamente el monto neto de esas necesidades, dicha cantidad sería de $6,6 millones cada día si se toma en cuenta lo que ocurrió durante el primer semestre.

Al considerar solamente junio pasado, la demanda diaria supuesta hubiera sido de $2,6 millones.

Desde finales de enero del 2014, el valor del dólar aumentó y se presentaron variaciones cambiarias que el Central y el mercado interpretaron como violentas.

Por esas oscilaciones en el precio, el Central incluso implementó un nuevo tipo de intervención para alinear el valor del dólar con la tendencia de largo plazo.

La entidad no dio más detalles de los mecanismos que utilizará para la nueva administración de las compras y ventas de dólares del sector público, por ejemplo, si las operaciones las planearía por semana, por mes o por un monto determinado.

Solamente informó que las variaciones acumuladas en 12 meses de sus reservas monetarias internacionales no podrán variar más del 3% del saldo que se considere como reservas adecuadas. Pero no definió en qué consisten esas reservas adecuadas.

El 3% de las reservas reportadas a junio era de $225 millones. Al contabilizar por mes, la demanda del sector público no supera esa cifra.

EF consultó al BCCR para determinar con más claridad cómo se aplicaría la medida, pero no hubo respuesta al cierre de esta edición.

Se espera en el mercado

El Central pretende reducir la volatilidad al administrar por completo las compras, pero todos esos dólares que se demanden terminarán en el mercado.

Por el momento, la cantidad de divisas que el sector público requiere en el futuro es desconocida para el público general. La autoridad no divulga previamente cuánto se va a requerir.

La única información que existe al respecto, son las operaciones anteriores. Con base en esas operaciones y las del sector privado en el Monex, el Central ha dicho que las compras de instituciones de Gobierno no guardan correspondencia con la estacionalidad de los flujos de divisas.

Por ejemplo, en marzo del 2014 se negociaron más divisas en el Monex, un total de $588 millones. Pero el SPNB tuvo mayores necesidades en abril, con $213,4 millones.

El cálculo de la demanda promedio diaria en el 2014 es una pista de la labor que puede llegar a hacer el Central en el Monex a partir de ahora.

El dato básico es que, con base en el primer semestre del 2014, el BCCR necesitaría comprar $6,6 millones por día para tener un efecto neutro sobre sus reservas.

Sin embargo, el mercado nunca funciona de una forma tan plana. El Central tendrá que evitar compras ciertos días y otros, tendrá la libertad de hacer demandas más fuertes que le eviten pagar más caro.

El expresidente del BCCR Francisco de Paula Gutiérrez explicó que hay varias consideraciones que la autoridad debe atender a partir del esquema propuesto.

La primera de ellas es evitar la tentación de esconder la presión de más demanda con el fin de evitar que suba el tipo de cambio.

Este comportamiento le implicaría utilizar solamente sus reservas para saciar la demanda pública de dólares. Para Gutiérrez, es importante que el Central no trate de ir contra el mercado y, más bien, encuentre el momento exacto cuando tenga que participar.

Otra de las consideraciones es la frecuencia con la que acuda al Monex a reponer sus ventas internas, pues debe evitar ajustes o transacciones fuertes, dijo el economista.

Mauricio Hernández, gerente del Portfolio Advisory Group de Scotiabank, adelantó que el Monex pierde a partir de ahora un demandante neto que hará bajar el volumen de negociación en ciertos momentos. “La menor demanda debería en principio reducir la presión al alza de tipo de cambio”, agregó el especialista.

La salida de negociaciones del SPNB hace que algunos participantes del mercado tengan poco incentivo para entrar a especular, pues lo hacían con el fin de lograr ganancias a costa de la volatilidad que generaban las entidades públicas.

Hernández también dijo que el efecto del BCCR en el mercado dependerá de su comportamiento en la gestión de lo que denominó el nivel adecuado de reservas y que para lograrlo no afecte la tendencia del mercado.

Sostenbilidad y financiamiento