Un rincón financiero dominado por mujeres

Los jefes de gobernanza corporativa en siete de los 10 inversionistas institucionales en acciones más grandes son ahora féminas

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Una vez al año, un pequeño grupo de personas a nivel ejecutivo que controla billones de dólares en empresas estadounidenses se reúne para almorzar en Manhattan. Entre los temas que discuten: presionar para tener una mayor voz en cómo son dirigidas las empresas.

Es una reunión de élite, pero no verá a un solo hombre de traje en la sala. El evento, llamado el almuerzo de Mujeres en Gobernanza, hace destacar a un raro rincón de las finanzas donde dominan las mujeres.

Las mujeres ocupan altos cargos en la gobernanza corporativa en muchos de los fondos mutuales y fondos de pensiones más grandes, decidiendo de qué manera votar sobre los directores del consejo de una empresa. Toman decisiones a nombre de maestros, empleados gubernamentales, médicos y la mayoría de las personas en Estados Unidos que tienen un plan de retiro.

7 de cada 10

Los jefes de gobernanza corporativa en siete de los 10 inversionistas institucionales en acciones más grandes son ahora mujeres, según datos recopilados por The New York Times . Esos inversionistas supervisan $14 billones en activos.

La gobernanza corporativa está desempeñando un papel creciente dentro del ecosistema más amplio del Estados Unidos corporativo. Cada primavera, las compañías que se cotizan públicamente en la bolsa celebran reuniones de accionistas y delinean la estrategia empresarial para el siguiente año. Accionistas como BlackRock, T. Rowe Price y State Street votan sobre la estrategia corporativa y temas que incluyen las designaciones y compensaciones del consejo de directores de la compañía.

Sus votos pueden influir mucho, dado las enormes participaciones accionarias que estas instituciones controlan en las compañías estadounidenses.

BlackRock tiene una participación accionaria de más del 5 % en 75 de las 100 compañías más grandes, según datos recopilados por Jerry Davis, profesor de la Escuela Ross de Negocios de la Universidad de Michigan. State Street tiene más del 5% en 23 de las compañías más grandes, mientras que Capital Group posee más del 5 % en 20 de las empresas más grandes.

Ese poder, sin embargo, es rara vez usado para enfrentar a las compañías. La mayor parte del tiempo, estos enormes inversionistas institucionales eligen votar con la administración.

Y su enfoque contrasta significativamente con el de billonarios activistas atrevidos como William A. Ackman y Daniel S. Loeb, quienes se han hecho de un nombre como agitadores corporativos. Estos inversionistas provocan el cambio por medio de golpear teatralmente a la puerta de las empresas y usar el tribunal de la opinión pública para amedrentar a las compañías para que cambien sus estrategias.

Sin embargo, las jefas de gobernanza corporativa en gigantes institucionales dicen trabajar discretamente detrás de bastidores para defender los mayores derechos de los accionistas.

Cuando Donna F. Anderson y su equipo en T. Rowe Price se preocuparon por la creciente lista de empresas públicas que estaban creando más de una clase de acciones, efectivamente dando a la gente de dentro de las corporaciones mayor influencia y voz en la compañía, usaron su voto para puntualizar algo importante. Anderson, jefa de gobernanza corporativa, creó una política para votar en contra de directores clave en compañías con estructuras accionarias de clase dual como la de Facebook.

Ahora, el equipo de Anderson está sopesando crear una política similar a favor de la diversidad de género en los consejos corporativos.

“Tenemos interés en ver más mujeres en los consejos porque hay datos de que un consejo más diverso toma mejores decisiones”, dijo Anderson, quien estuvo en Invesco antes de T. Rowe Price y ha estado trabajando en el campo de la gobernanza corporativa durante dos décadas.

Los esfuerzos por parte de los fondos mutuales para cambiar el comportamiento de una compañía usando el poder de un voto por delegación es un fenómeno muy reciente.

Durante décadas, los inversionistas institucionales poderosos automáticamente aprobaban las decisiones de las administraciones y los consejos corporativos. Igualmente, muchos ejecutivos superiores ponían poca atención a las preocupaciones de sus accionistas.

“Hace muchos años, de cada 10 cartas que escribíamos, generalmente recibíamos respuesta a la mitad”, dijo Anderson. “Ahora es el 100 por ciento”. Hoy en día, las compañías en las cuales T. Rowe Price tiene una participación accionaria grande incluso se acercan a la firma espontáneamente.

La crisis financiera del 2008 fue un punto de inflexión para los accionistas, dijo Anne Sheehan, directora de gobernanza corporativa en el Sistema de Retiro de los Maestros del Estado de California, el fondo de pensiones públicas.

Sheehan se unió al fondo de pensiones, conocido como CalSTRS, en octubre del 2008, en lo más profundo de la crisis financiera tras el colapso de Lehman Bros. “Fue empezar a toda marcha y ver cuál era el impacto que esa crisis estaba teniendo en nuestra cartera”, dijo.

La experiencia le abrió los ojos. “Lo vi como una oportunidad de hacer oír nuestras voces en el debate”, dijo Sheehan. “¿Qué estaban haciendo estos directores en nuestro nombre? ¿Cómo podían los accionistas defenderse?”

Los viejos muchachos

La crisis, añadió, “ puso en claro la prevalencia de la ‘Red de Viejos Muchachos’ dentro de las salas de consejo de estas firmas financieras que resultó en demasiado pensamiento de grupo”.

El equipo de gobernanza corporativa de CalSTRS cuestiona habitualmente a las empresas sobre una variedad de temas que incluyen diversidad de género y la brecha salarial entre los ejecutivos superiores de una compañía y los empleados de nivel más inferior.

Tener a mujeres en posiciones de gobernanza ha ayudado a llevar estos temas al frente de la discusión en las empresas, dijo Sheehan.

“Me recordó el viejo refrán: Si quieres que algo se realice, pon a una mujer a cargo”, añadió.

En BlackRock, Michelle Edkins y su equipo de 30 personas analizan si a ciertos directores corporativos se les está pagando demasiado y si han permanecido en su puesto más allá de lo que establecen sus mandatos. Si hay un problema, empiezan abriendo un diálogo con la compañía.

Edkins, quien se educó como economista en Nueva Zelandia y asumió su primer cargo en gobernanza corporativa en 1997 respondiendo a un anuncio en The Financial Times , dijo que las mujeres tendían a ser menos beligerantes que los hombres, lo que hacía más fácil abordar un problema y tratar de solucionarlo de esta manera.

“No nos reunimos con los directores ejecutivos y les decimos cómo remediar el problema”, dijo. “Es una diferencia de estilo y mi observación es que este desafío constructivo se le da más naturalmente a las mujeres”.

Pero para algunos críticos, este enfoque no está produciendo cambios con la suficiente rapidez.

Pero algunos expertos dicen que existe un potencial tremendo para que la red de mujeres en gobernanza corporativa marque una mayor diferencia.

Sostenbilidad y financiamiento