OCDE alerta sobre riesgo de burbujas de activos si persiste la baja inflación

El indicador se situó en marzo en el 0,5% en la zona del euro, muy por debajo del objetivo del Banco Central Europeo


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) advirtió del riesgo de burbujas en los precios de los activos en algunos países si persistiese la baja inflación en la eurozona durante un largo periodo de tiempo.

"Una política persistente de tipos de interés muy bajos está apoyando la actividad económica, pero si se mantiene durante un periodo largo podría alimentar burbujas en los precios de los activos en algunos países y retrasar la limpieza de los balances bancario", señala la OCDE en su último informe sobre la eurozona.

La inflación se situó en marzo en el 0,5% en la zona del euro, muy por debajo del objetivo del Banco Central Europeo (BCE), que es mantener los precios en niveles inferiores, aunque próximos al 2%.

Pese a ello, la entidad con sede en Fráncfort dejó hoy inalterados los tipos de interés en la zona del euro en el mínimo histórico del 0,25%.

En su informe, la OCDE prevé que la inflación cambiará poco en 2014, pero aumentará "algo" en 2015, al tiempo que afirma que los riesgos de deflación "podrían intensificar si la actividad (económica) permanece débil" en la eurozona.

Sostiene la OCDE que tener unas tasas de inflación sustancialmente por debajo del objetivo del BCE "dificulta el ajuste de los precios relativos en las economías".

La OCDE indica que las perspectivas de inflación para la eurozona a medio plazo siguen firmemente ancladas en línea con la definición de la estabilidad de los precios por parte del BCE, y afirma que la tasa subirá solo gradualmente, pues la falta de dinamismo de la economía solo se irá reduciendo lentamente.

Por ello, la política monetaria del BCE tendrá que permanecer acomodaticia durante un prolongado periodo de tiempo, tal y como ha indicado la entidad, recuerda la OCDE.

El anuncio del BCE de que seguirá dando liquidez ilimitada hasta al menos mediados de 2015 y a tipos de interés fijos debería, en opinión de la OCDE, garantizar suficiente liquidez una vez venza el programa de financiación barata a tres años a finales de 2014 y a principios del año próximo.

Por otro lado, el Banco Europeo de Inversiones (BEI) ha creado un programa especial para apoyar a las pymes, recuerda la organización con sede en París.

Sin embargo, agrega, si resurgiesen importantes incertidumbres, o si los riesgos de deflación se intensificasen, habría que evaluar medidas no convencionales adicionales.

El presidente del BCE, Mario Draghi, dijo hoy que el consejo de gobierno del organismo es "unánime en usar también medidas no convencionales" para evitar el riesgo de un periodo "demasiado prolongado" de baja inflación.

A juicio de la OCDE, los beneficios de esas políticas tendrían que ser evaluadas teniendo en cuenta potenciales consecuencias negativas importantes no intencionadas por el mantenimiento de una política altamente expansiva durante mucho tiempo.

Ello puede "retrasar el necesario reequilibrio de la economía (de la eurozona) al trasladar los riesgos al balance del BCE, ocultando debilidades en los balances del sector privado y socavando los incentivos para lidiar con los activos tóxicos", advierte.

"También puede alentar una asunción excesiva de riesgos que resulte en burbujas en los precios de los activos y en inestabilidad financiera", explica la OCDE, que añade que unos tipos de interés cercanos a cero pueden llevar, con el tiempo, a una asignación o distribución "pobre" de capital.

La OCDE afirma que hasta cierto punto una supervisión micro y macroprudencial de la banca puede ayudar a reducir los riesgos.

Con la vista puesta más adelante, señala que las expectativas de inflación podrían aumentar si surgiese la percepción de que el BCE puede vacilar para retirar los estímulos acorde a la cambiante perspectiva sobre la estabilidad de los precios.

La organización recalca que todo esto refuerza el caso de una unión bancaria en la eurozona, que podría ayudar a superar la fragmentación en los mercados financieros.

La OCDE afirma que, a medida de que la recuperación económica de la zona del euro avanza, los riesgos de deflación desaparecen y los canales de transmisión vuelven a funcionar, la política monetaria tendrá que ser progresivamente menos expansiva.

Sostenbilidad y financiamiento