NUEVO INFORME DEL COMITÉ DE VIGILANCIA

Supen cuestiona ritmo de gastos del régimen del IVM

Superintendencia insiste en que cada año hay una mayor descapitalización de este sistema de pensiones


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes
  • Archivos

La Superintendencia de Pensiones (Supen) volvió a llamar la atención a la administración del régimen de pensiones de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) por el crecimiento de mayor proporción de sus gastos sobre los ingresos.

Supen elabora y remite anualmente un informe al Comité de Vigilancia del IVM, en el que suele señalar las condiciones financieras que presenta este régimen obligatorio de retiro.

Según el informe fechado en junio del 2013, pero publicado hoy, el IVM presenta un problema estructural calificado como importante debido a que en su estado de resultados el aumento de los gastos está por encima de los ingresos. "La entidad debe analizar con profundidad el tema de los gastos y buscar fostalecer los ingresos", indica el documento.

El IVM ha tenido que utilizar recursos de los rendimientos generados por inversiones desde el 2009 para cubrir gastos corrientes. Lo anterior produce un efecto de descapitalización del régimen, problema que Supen considera como estructural.

"El crecimiento en los gastos totales en el año 2012 es superior en un 10,6% a los ingresos totales, con una disminución de un 25% en los excedentes, con lo que se confirma una capitalización cada vez menor de la reserva", señala el informe.

La tasa de crecimiento entre el 2008 y el 2012 fue del 93%. Sobre esto el informe agrega: "Se reitera que la situación anterior, así como los riesgos actuariales que se han identificado en el IVM, se vienen señalando desde años atrás, advertencias que la Dirección Actuarial de la CCSS siempre ha tratado de desestimar y desacreditar".

Entre otras de las conclusiones, se insiste en que el IVM es deficitario e insolvente en el largo plazo, pues en la valuación actuarial del 2010 se señaló que el faltante alcanzará ¢19,2 billones con un periodo de proyección a 100 años.

Sostenbilidad y financiamiento