Consumo de los hogares crecerá un poco más en el 2014

Proyección de EF es de 3,8%, un porcentaje más alto con respecto a lo que esperaba del 2013

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Gráficos
  • /finanzas/Comportamiento-gasto_ELFCHA20140124_0004_5.jpg
    326x204
    Comportamiento del gasto
    / 24 ENE 2014
  • /noticias/Proyeccion-consumo-hogares-EF-Unimer-consumidor_ELFCHA20140124_0002_5.jpg
    326x204
    Consumo de los hogares crecerá un poco más en el 2014
    / 24 ENE 2014
  • /noticias/Proyeccion-consumo-hogares-EF-Unimer-consumidor_ELFCHA20140124_0003_5.jpg
    326x204
    Consumo de los hogares crecerá un poco más en el 2014
    / 24 ENE 2014

index

El 2014 tendrá un consumo privado más dinámico que el año pasado, gracoas a que se espera un poco más de crecimiento económico.

Según el pronóstico de EF, el gasto de los hogares en la economía local (consumo) crecería cerca de un 3,8%, porcentaje que representa una mejoría con respecto al 2013 en unas décimas porcentuales.

¿A qué se debe el incremento? Desde la segunda parte del año pasado, la actividad productiva de Costa Rica se aceleró y se espera que ese ritmo continúe en buena parte de este año.

Lo anterior daría como resultado un mayor aumento del Producto Interno Bruto (PIB), que, en su mayoría, está compuesto por lo que se denomina el gasto de consumo final de los hogares.

El pronóstico de EF es elaborado por la empresa Unimer utilizando el cálculo el Índice de Confianza del Consumidor (ICC), medición relacionada con la cantidad de trabajadores cotizantes a la Caja Costarricense del Seguro Social y el nivel de los salarios reales.

Esta estimación incluye tres escenarios posibles para el consumo, desde uno pesimista hasta uno mucho más optimista. Esto crea una banda en la que se estima que el crecimiento estará entre un 3,3% y un 4,1% este año.

El cierre del 2013

Por su parte, la cifra oficial en el crecimiento del consumo privado la entrega el Banco Central de Costa Rica (BCCR) y es actualizada cada seis meses con las revisiones de los programas macroeconómicos.

El dato final para el 2013 y la proyección para este año será dada por la entidad emisora antes del próximo 31 de enero.

Por ahora, se habla de un crecimiento en el consumo de 2,7% para el año pasado y de 3,6% para este periodo, según el Programa Macroeconómico revisado en julio pasado.

Sin embargo, Rodrigo Bolaños, presidente del Central, adelantó el mes pasado que las proyecciones de crecimiento para el 2013 serían mayores a las vislumbradas en julio.

Según el jerarca, el consumo sería más cercano al 3,1%.

En el cálculo de EF, para el cierre a diciembre pasado, se estimaba un dato de 2,8% bajo el supuesto de una desaceleración, pues en el pronóstico anterior el porcentaje era superior en 0,6 puntos porcentuales.

Sin embargo, para el Central, más bien el nivel de gasto de las gente fue mayor al esperado, pero eso fue por el ajuste que se hizo en julio pasado, cuando más bien indicó que el crecimiento de la producción podría llegar al 4%.

De acuerdo con las cifras de EF, los ajustes fueron en seguimiento a una disminución con respecto a lo que se esperaba inicialmente.

Aspectos como tener una de las inflaciones más bajas en décadas, una actividad económica que se acelera, un desempleo que tendió a la baja, un tipo de cambio estable y también tasas de interés que bajaron y se estabilizaron son los que se asocian al resultado del año pasado, que al final no fue tan bajo como se esperaba.

Hairo Rodríguez, subgerente general del Banco Cathay, explicó que a la hora de descomponer el comportamiento del consumo por trimestre se nota más bien como hay un desempeño con valores que están por encima del 4%, pero que la tendencia apunta al descenso.

Esa disminución se debe, en el criterio de Rodríguez, al comportamiento de la economía meramente local, pues se encuentra similitud a la hora de comparar el consumo interno con el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) que excluye la actividad de las zonas francas (empresas exportadoras).

“Esta asociación (IMAE y consumo interno) me parece bastante más acertada, tanto en términos de desempeño y evolución, así como en el trasfondo económico, ya que una porción muy importante del desempeño, bueno o malo de las zonas francas, finalmente sale del país”, dijo Rodríguez.

Una leve mejora en el 2014

El leve repunte estimado para este año por EF coincide con las expectativas en el mercado, las cuales reconocen un mejor año en que el anterior, en términos económicos, pero tampoco igualan a las que había entre el 2010 y el 2012.

José Luis Arce, economista de la firma Consejeros Económicos y Financieros (Cefsa), coincide con el nivel del 3,8% debido, entre otras cosas, a un mejor desempeño económico de otros países y a condiciones más estables en el flujo del crédito local por las tasas bajas.

Jean-Luc Rich, gerente general de Scotiabank, también concuerda con el ritmo del consumo privado e incluso maneja el propio en 3,6%.

Para Rich, la tasa histórica de crecimiento promedio del consumo revela que el pronóstico es razonable.

“Desde el 2005, solamente en el 2007 –durante la bonanza económica– este dato se ubicó con un crecimiento del 7,50%. En la crisis del 2009, esta tasa solo fue de 1,70%; al excluir los datos extremos la tasa promedio de crecimiento en el consumo es de 4,15%”, detalló.

Tanto Rich, como las otras fuentes consultadas, aseveran que un factor importante este año para los participantes en la economía serán las elecciones presidenciales, pues algunos esperarán los resultados antes de tomar decisiones que finalmente afectarán el comportamiento del consumo.

Sin embargo, el economista Andrés Víquez observa con recelo lo que pueda suceder con la actividad económica. Para una franca recuperación del gasto privado, tendría que presentarse un mayor crecimiento productivo, una reducción del desempleo y una mayor disminución de las tasas de interés en términos reales; o bien, que suban los salarios.

Las expectativas para este año están en contra de esas condiciones, pues más bien se espera un leve repunte de los intereses.

Víquez agrega que la proyección se vuelve poco clara a la hora de considerar que las finanzas públicas son deficitarias y con una tendencia de deterioro.

El exbanquero y empresario Carlos Fernández cree más bien que el comportamiento para este año será moderado y que buena parte dependerá si el crédito de los bancos se enfoca aún más a consumo y no tanto a financiar empresas.

Fernández ve un tímido crecimiento en el crédito dentro del sistema financiero, pues los consumidores mantendrían temor a que indicadores de referencia como la Tasa Básica Pasiva se eleven y, por lo tanto, estrujen el ingreso disponible de las familias.

Además, dijo Fernández, un pronóstico que no iguala o supera a los anteriores más altos que fueron de 4,5% se explica porque los niveles de empleo y salarios seguirán creciendo, pero no a niveles sobresalientes.

El ritmo de producción se mantendrá estable o solo un poco más dinámico, lo que hace prever que las nuevas contrataciones tendrán números conservadores. Por otro lado, la inflación controlada lleva a ajustes salariales ajustados, explicó Fernández.

Entre las expectativas, se reconoce que el 2014 será mayor que el año pasado, que no tendrá un crecimiento sobresaliente, pues es acorde al desempeño de la producción. Al mismo tiempo, se vislumbran amenazas que podrían hacer polvo ese aumento, el principal es el prolongamiento de la incertidumbre que produciría una segunda ronda electoral.

Metodología

Proyección de consumo: El pronóstico de consumo está integrado por tres factores en su fórmula que son el Índice de Confianza del Consumidor (ICC), la cantidad de empleo con las cifras mensuales reportadas a la Caja Costarricense de Seguro Social junto con el nivel de salarios ajustados a nivel real al utilizar el Índice de Precios al Consumidor (IPC).

Cálculo: Se emplea una ecuación ajustada y validada con un coeficiente de correlación que demuestra un error mínimo entre componentes.

Sostenbilidad y financiamiento