ESPECIAL HABLEMOS DE DINERO 18

Pymes pueden recibir capital de tres fondos

Se requiere ser una empresa legalmente constituida e inscrita como pyme ante el MEIC para recibir recursos


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Vídeos

Además de los créditos que ofrecen diferentes bancos y financieras, el micro y pequeño empresario cuentan con otras modalidades diferentes para obtener recursos para su negocio.

El Fondo para el desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas (Fodemipyme), por ejemplo, otorga avales para que las pequeñas y medianas empresas (pymes) completen los requisitos para solicitar un crédito.

Existen también los recursos no reembolsables del Fondo Propyme, dedicados exclusivamente a proyectos de innovación tecnológica.

El Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD) es otra de las opciones, dedicado principalmente a aquellos negocios que no suelen ser atractivos para la banca tradicional por su nivel de riesgo.

Para optar por alguna de estas alternativas se requiere ser una empresa legalmente constituida e inscrita como pyme ante el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC).

Un respaldo ante otras entidades

El Fondo para el desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas (Fodemipyme) fue creado por la Ley 8262 y administrado por el Banco Popular y de Desarrollo Comunal.

Se encarga de otorgar avales, financiamiento de intangibles y Servicios de Desarrollo Empresarial. Para ello cuenta con tres fondos: Avales y Garantías, Crédito y el de Servicios de Desarrollo Empresarial.

Carlos Mario Alpízar, director de Banca Empresarial del Banco Popular, explicó que el primer fondo se constituyó con aportes del Banco para respaldar el compromiso asumido por una mipymes o una empresa de la economía social solidaria ante una entidad crediticia por un préstamo,  o ante una institución estatal  o privada, en la venta u oferta de bienes y servicios o emisión de títulos valores.

“Permite otorgar créditos a mipymes que, por insuficiencia de garantía, no cuentan con esa posibilidad en el sistema bancario nacional”, externó Alpízar.

El aval otorgado por Fodemipyme puede alcanzar hasta el 75% del total del crédito con un tope máximo de ¢99,7 millones.

Existe también el Fondo de Crédito, que  permite el financiamiento de hasta $150.000 para los siguientes planes de inversión: capacitación o asistencia técnica; desarrollo tecnológico; transferencia tecnológica; conocimiento, investigación, desarrollo de potencial humano; formación técnica profesional y procesos de innovación y cambio tecnológico.

Por último, los Servicios de Desarrollo Empresarial son recursos que se transfieren a cooperativas, entidades públicas, privadas y no gubernamentales, como aporte no reembolsable, para que éstos a su vez brinden servicios de acompañamiento y gestión empresarial hacia las mipymes.

Fondos no reembolsables

Aún con tasas diferenciadas o apoyo para presentar garantías, algunos pequeños empresarios no tienen capacidad para asumir una deuda grande.

Para este segmento existe el Fondo Propyme, un programa de apoyo económico que pone a disposición fondos no reembolsables, destinados a financiar actividades y proyectos que mejoren la capacidad de gestión y competitividad, a través de proyectos de innovación y desarrollo tecnológico.

Estos recursos son administrados por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt).

Dado que se trata de un fondo especializado en innovación y desarrollo tecnológico, no se financian materias primas, salarios, servicios básicos, compra de maquinaria u otros elementos relacionados con capital de trabajo.​

Propyme financia hasta el 80% del total del proyecto con fondos no reembolsables, por lo que el solicitante de contar con 20% como contraparte. Los recursos provienen del Presupuesto Nacional.

Para acceder a estos recursos, periódicamente el sitio web del Micitt publica las fechas en las que las empresas se pueden postular mediante un formulario en línea.

Los proyectos a financiar deben contener un componente innovador, es decir, algo nuevo o significativamente mejorado que genere valor en el mercado, detalló Adelita Arce, jefe de la Secretaría Técnica de Incentivos del Micitt.

Además, deben presentar una unidad de implementación que esté debidamente inscrita en el Registro Científico Tecnológico (RCT) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conicit). Esta unidad puede ser la misma empresa, pero aplican algunas restricciones si se hace de esta forma.

Durante este 2015 Propyme está dirigido a financiar ​proyectos de investigación en alta tecnología que permitan incrementar el valor de los productos, procesos o servicios mediante la investigación y diseño de ​tecnología.

Crédito para sectores rezagados

El objetivo del Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD) es financiar e impulsar proyectos productivos, viables y factibles técnica y económicamente, de sectores económicos que ante eventos coyunturales son de poco interés para la Banca Comercial.

Ofrece diferentes productos de financiamiento, como el crédito para sector agropecuario y comercial, para microempresarias, descuento en facturas, capital semilla y el otorgamiento de avales. Dependiendo del producto que se requiera, los recursos están disponibles en uno u otro banco o financiera.

Algunas de las entidades con recursos disponibles son Acorde, Financiera Desyfin, Mucap, así como todos los bancos públicos, entre otros. El listado completo se puede consultar en el sitio web www.sbdcr.com.

Para un crédito comercial, por ejemplo, se financia hasta el 100% del proyecto por un lapso de hasta 180 meses, con una Tasa de Desarrollo establecida por el ente fiduciario.

Otro de los productos es “Adelante Mujeres”, destinado a inversiones en capital de trabajo o compra de activos para actividades productivas lideradas por mujeres en zonas de menor desarrollo socioeconómico. Se otorgan hasta ¢3 millones por un plazo de entre cinco y ocho años con Tasa de Desarrollo.

Este Sistema se alimenta con recursos del Fideicomiso Nacional para el Desarrollo (Finade), el 5% de las utilidades de los bancos públicos (Fondo de Financiamiento para el Desarrollo) y el peaje bancario que aportan los bancos privados (Fondo de Crédito para el Desarrollo).

Además, de estos fondos, el mercado financiero tiene opciones de crédito comercial para las pymes. Entidades como Banco Popular, el Banco Nacional o BAC San José tienen líneas específicas para este sector.

Conozca más información sobre estas opciones en el suplemento Hablemos de Dinero que circula esta semana en la edición impresa de El Financiero.

Sostenbilidad y financiamiento