Microfinanzas de Costa Rica están subdesarrolladas y enfrentan mucha competencia

Costa Rica está en el lugar 32 con 39,7 puntos en el ranking mundial


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Las normas estrictas y la ausencia de una entidad que coordine hacen que los sistemas de microfinanzas de Costa Rica se estanquen respecto a otros países de América Latina.

En un ranking que tomó en cuenta a 55 países, Costa Rica está en el lugar 32 con 39,7 puntos (en una escala de 0 a 100). La posición es la misma que la medición del 2010, pero el puntaje es mejor, pues anteriormente alcanzó 42,4.

El informe "Microscopio global sobre el entorno de negocios para las microfinanzas 2012" fue encargado por el Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin) a la Unidad de Inteligencia de The Economist. 

"El entorno para las microfinanzas en Costa Rica está subdesarrollado y enfrenta una fuerte competencia de los bancos estatales, sobre todo del Banco Nacional de Costa Rica, que participa en el mercado de microcrédito, pero también actúa como prestamista de segundo piso. A pesar de lo anterior, son pocos los requisitos para operar en el mercado o ampliar la escala de operaciones", dice el estudio.

En Costa Rica existen sistemas financieros específicos para pequeñas y medianas empresas como el Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD), pero el mismo informe resalta que aún le fata por madurar.

Desglose de pendientes

La nota para cada país se divide dos aspectos. El marco regulatorio, que incluye el reconocimiento legal de las instituciones microfinancieras, la capacidad nacional de regulación y supervisión, las políticas sobre depósitos y las distorsiones del mercado; por otro parte, el marco institucional se refiere a normas y transparencia de la presentación de informes financieros, centrales de riesgo, determinación de tasas de interés, resolución de conflictos, y políticas para ofrecer microfinanciamiento a través de nuevos agentes y canales.

En marco regulatorio Costa Rica obtuvo 45 puntos, el mismo puntaje que el reporte anterior, cerca de la realidad que presentan Guatemala y Nicaragua. 

Esta nota se debe a que las instituciones financieras reguladas se apegan a normas estrictas de contabilidad y gestión interna, pero el grado de calidad y transparencia de la contabilidad varía en las instituciones no reguladas.

En cuanto al marco institucional, la nota baja más a 35 puntos, similar a países africanos. Se debe principalmente a la ausencia de un vehículo especializado para las microfinanzas, pues la mayoría de las instituciones microfinancieras están constituidas en forma de organizaciones no gubernamentales no reguladas, que tienden a ser pequeñas y a estar subcapitalizadas. 

Sostenbilidad y financiamiento