FINANZAS

Reserva Federal de EE. UU. dejó sin cambio las tasas de interés

Comité del banco central espera que las condiciones económicas evolucionen de tal forma que solo se hagan ajustes graduales en los rendimientos.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Washington. La Reserva Federal de Estados Unidos decidió mantener las tasas de interés sin cambio este 1 de febrero.

De esta manera, los rendimientos de referencia se mantienen en un rango de 0,50% y 0,75%, el cual se fijó en la última reunión de dos días del banco central estadounidense, en diciembre pasado.

No obstante, el Comité Abierto de Política Monetaria (FOMC) de la entidad señaló que el crecimiento económico continúa, que el mercado de trabajo sigue sólido y que mejora la confianza de empresas y consumidores.

Empero, la Fed no dio indicios de inquietud por los recortes de impuestos y aumentos de gasto público prometidos por Trump.

Las tasas interbancarias se mantienen entre 0,50% y 0,75%, según el comunicado, que además señala que la decisión se tomó por unanimidad.

"El comité espera que las condiciones económicas evolucionen de forma tal, que permitan hacer solo ajustes graduales a la tasas federales", agrega el comunicado que parece casi idéntico al divulgado tras la reunión de diciembre.

El FOMC no expresó preocupación por la inflación que está en leve aumento pero que aún permanece "por debajo del objetivo de 2%". Sin embargo, la nota ya no menciona a los bajos precios de la energía como un factor de lastre para la inflación.

La nota se cuidó de hacer alusiones directas a la incertidumbre sobre los planes económicos que aplicará Trump para cumplir su promesa de estimular el hasta ahora lento crecimiento de la mayor economía del planeta.

"Los riesgos a corto plazo sobre las perspectivas económicas siguen siendo equilibrados", afirmó.

Los miembros de la Fed se han mostrado cautelosos ante la posibilidad de aumentar muy rápidamente las tasas de interés. Y probablemente seguirán en esa línea mientras Trump va dando forma a una política económica que incluye imponer barreras arancelarias, romper acuerdos de libre comercio, rebajar impuestos, aumentar el gasto público para infraestructura y eliminar reglamentaciones a la actividad económica.

Las medidas específicas deberán ser definidas y por eso ya el mes pasado, varios miembros del FOMC habían expresado su "considerable incertidumbre" sobre las perspectivas económicas.

Con el desempleo ya muy bajo y con los salarios y la inflación empezando a subir, varios analistas temen que ese audaz y ambicioso plan de Trump recaliente la economía y dispare los precios.

Si eso ocurre, la Fed debería aumentar más las tasas más rápidamente lo cual, muy probablemente, desataría un enfrentamiento entre Trump y Janet Yellen, presidenta de la entidad.

Recientemente, Yellen dijo que Estados Unidos está en camino de alcanzar los objetivos de la Fed en materia de inflación y empleo pero también dijo que la entidad estará muy atenta a los pasos que dará la nueva administración.

Yellen considera positivo aumentar el gasto público siempre y cuando estimule la productividad para que no se desate una escalada de la inflación.

Los analistas y los mercados esperaban que la Fed mantuviera las tasas en la deliberación concluida este miércoles. Lo que en cambio esperaban eran señales de que la entidad buscará aumentarlas más temprano que tarde.

El comunicado del FOMC repitió que seguirá atento a la evolución de la inflación y el desempleo, evaluando "los indicadores de presiones y expectativas inflacionarias y analizando los acontecimientos financieros e internacionales".

La Fed también señaló que las inversiones de las empresas siguen siendo "débiles" pese a que el gasto de los hogares está creciendo. Sin embargo, indicó que la confianza de hogares y empresas ha mejorado.

* Noticia en ampliada y corregida después de su publicación.

Sostenbilidad y financiamiento