Superintendente de Valores anuncia su plan de acción de corto plazo

Carlos Arias quiere mejorar el mercado secundario y hacer cambios en regulaciones a intermediarios bursátiles


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El desarrollo de un modelo de protección al inversionista, el establecimiento de requisitos a los oferentes de valores en función de los compradores y una definición más clara de los tipos de inversionistas, son parte de las acciones del plan de trabajo para el corto plazo que el nuevo superintendente de Valores, Carlos Arias, dio a conocer anoche a los participantes del mercado bursátil.

Arias participó en una conferencia organizada por la Bolsa Nacional de Valores. Él asumió la jefaruta de la Superintendencia General de Valores (Sugeval) el pasado 4 de julio y a la fecha ya tiene algunas recomendaciones de cambios que desea para el sector bursátil.

En su presentación, Arias detalló algunos de los temas que a su criterio son susceptibles de cambios, ya sea para lograr más transparencia o bien, para hacerlos más eficientes.

El funcionario aclaró que, por el momento, se trata de ideas tras sus primeros dos meses al mando de la Sugeval y que precisamente recurre a exponerlas para tratar de encontrar soluciones entre los diferentes participantes.

Apuntes

Presicamente en su exposición afirmó que es necesario el establecimiento de nuevos requisitos o su replanteamiento para las operaciones de mercados internaciones o mercados over the counter (sobre mostrador); en estos últimos el inversionista puede hacer sus compras directamente.

Otras de las propuestas de Arias es la creación de un registro o proceso de certificación para algunos participantes del mercado que en este momento no son tocados por la Sugeval de manera directa. Estos son los gestores de portafolios, los estructuradores o bancos de inversión y suscriptores.

De la misma manera, el jefe de la Sugeval insistió en que es necesario redifinir los conceptos de inversionistas que existen en este momento.

Parte de la propuesta es dividirlo en no calificados y calificados. Para estos últimos se incluye una subdivisión con institucionales, sofisticados y los profesionalmente gestionados. En el caso de los institucionales su credencial lo aportará la superintendencia que corresponda en caso de ser supervisado.

Para los que no están bajo una supervisión, Arias propone que se certifique o demuestre su conocimiento técnico sobre el manejo de los riesgos que enfrenta por una tercera entidad. Sin embargo, esta parte es una de las que aún falta por definir, por ejemplo, la entidad a la que le correspondería verificar los conocimientos de los inversionistas.

Entre otras de las preocupaciones está la correcta formación de un mercado secundario, pues actualmente este es poco líquido y una formación de precios podría mejorar mediante nuevos mecanismos para dar precios a instrumentos que son ilíquidos.

Al respecto, Arias considera que deben existir mejores prácticas y relaciones conlos emisores, especialmente los de origen financieros con los que, mediante coordinación, sería posible mejorar productos.

Sobre las reglas del negocio, algunas de las que deben ser mejoradas son: el reglamento de oferta pública restringida; el de fondos de inversión en lo que se refiere a derecho de receso de los fondos y políticas de liquidación; el de intermediarios; así como un  replanteamiento al de capital de riesgo y ajustes en lo vinculado a conflictos de interés.

Sostenbilidad y financiamiento