ENCUESTA Y PRONÓSTICOS ECONÓMICOS DE LA UNIVERSIDAD DE COSTA RICA

Optimismo de empresarios aumenta para el segundo trimestre del año

Pronóstico económico estima una inflación ubicada entre 1% y 2% y un crecimiento económico en desaceleración


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

La Encuesta Trimestral sobre Opinión de Empresarios (ETOE), elaborada por el Instituto de Inversiones en Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica, revela que el optimismo de las empresas se coloca en un nivel de 56,9 puntos para el segundo trimestre de 2015, resultado que es tres puntos porcentuales más alto que el del trimestre anterior (54,8) y es el mejor de los últimos tres segundos trimestres de cada año.

Si el indicador se ubica por encima de una nota de 50 significa que el índice está en una posición positiva.

a muestra de esta encuesta fue de 409 empresas y establecimientos de diversos sectores económicos, y fue aplicada vía telefónica del 5 al 23 de marzo del presente año.

El análisis considera las expectativas de generación de empleo, ventas o producción, utilidades, posición competitiva y efecto cambiario, las cuales en su mayoría presentaron resultados positivos para los meses de abril, mayo y junio.

El positivismo es aún más notable en los sectores comercio, construcción y manufactura, que crecieron en 8,6, 7,8 y 6,5 puntos, respectivamente.

El resto de nichos económicos reportaron una baja, aunque sin llegar a un terreno pesimista.

Sin embargo, el alza del ánimo empresarial no se traduce en una mayor contratación, pero sí hay más estabilidad. Más del 63% de los empleadores espera mantener su personal, mientras que las posibilidades de crear nuevos puestos de trabajo se ubican entre 15% y 29% en los distintos sectores. Comercio y construcción capturan las cifras más positivas, con 29% y 27%, respectivamente.

El balance neto de empleo, es decir la diferencia entre nuevos empleos y despidos, mejoró de forma importante en construcción y comercio, pero empeoró en el campo agropecuario y otros servicios.

Al comparar ese balance con los últimos cinco años, el resultado sería el mejor para comercio, el peor para construcción, el segundo más bajo para manufactura y el promedio de agricultura.

Por su lado, las expectativas de ventas o producción mejoraron significativamente en tres sectores:  comercio (29,8 puntos porcentuales), construcción (27,4 puntos porcentuales) y manufactura (17,1 puntos porcentuales), lo que les permitió cerrar con una proyección de crecimiento en este rubro de 60%, 59% y 52%, respectivamente. Lo anterior, en contraste con el primer trimestre del 2015.

La estimación de las utilidades que las empresas obtendrían entre abril y junio se deteriorarían en agropecuario y otros servicios, únicamente.

Mientras, la posición competitiva mejora en todos los sectores, en los que se fortalece este rubro entre 1 y 21 puntos porcentuales, situándose por encima del 91%.

El panorama de nuevas inversiones se mantiene bajo, aunque es mayor que el del primer trimestre del año. En total, el 74,6% de los empresarios no espera invertir en nuevos proyectos.

El 13,8% que sí realizará inversiones, lo hará en alquiler de nuevos locales, mantenimeinto de maquinaria y compra de uniformes de empleados, en el caso de agropecuarios. En manufactira, invertirán en equipos de producción, nuevos edificios y capacitaciones al personal.

Proyecciones económicas a la baja

La UCR también realiza un pronóstico del desempeño de la economía costarricense, y para el segundo trimestre del año estima una desaceleración de los principales indicadores.

Se espera un crecimiento económico ronde entre 2,5% y 3,5%, insuficiente para lograr disminuciones significativas en la tasa de desempleo y pobreza, por lo que, en un efecto en cadena, no se espera resultados favorables en esas dos áreas tampoco.

Según el informe, si continúa el lento crecimiento, es de esperar que aumente la tasa de desempleo y el porcentaje de las familias pobres del pais.

Por el lado de la inflación, la expectativa es que se ubique en un nivel de entre 1% y 2% a final de junio, un nivel mucho más bajo del que arrojo en marzo pasado (3,05%)

La drástica disminución en el precio internacional del petróleo y de otras materias primas, la revaluación del colón frente al dólar, y la relativa debilidad de la demanda interna serían las causas de esa estimación.

En el campo de las tasas de interés, la proyección es que se mantengan en un rango de 6,8% a 7,3%.

Sostenbilidad y financiamiento