En setiembre pasado, el Ministerio de Hacienda captó 65% menos que lo que reportó en el mismo mes de 2014

Por: María Fernanda Cisneros 4 octubre, 2015
 La necesidad de captación del Ministerio de Hacienda para el segundo semestre de este 2015 es de ¢980.000 millones, cifra 10% mayor a los ¢890.000 millones que se proyectaron para el mismo período del año pasado.
La necesidad de captación del Ministerio de Hacienda para el segundo semestre de este 2015 es de ¢980.000 millones, cifra 10% mayor a los ¢890.000 millones que se proyectaron para el mismo período del año pasado.

Las subastas del Ministerio de Hacienda sedujeron menos a los inversionistas en setiembre, pues los participantes del mercado primario decidieron posponer sus operaciones, a la espera de una mejor situación fiscal y un alza en las tasas de interés.

El volumen de las captaciones de ese mes es el menor que se ha registrado por medio de este canal, durante el 2015.

El monto transado alcanzó unos ¢33.001 millones, cifra que no roza ni la sexta parte de lo negociado en promedio en los meses anteriores (¢210.264 millones).

Subastas en 2015
Subastas en 2015

En setiembre llegó la presentación del proyecto del presupuesto del Gobierno Central para el 2016, lo que no solo coincide con los bajos resultados sino que fue el punto de partida para que el atractivo de las subastas se disipara, según lo explican participantes del mercado y la misma cartera de Hacienda.

Con el anuncio del plan de gastos de ¢8 billones para el 2016, la alarma de la apremiante situación fiscal se encendió aún más, lo que multiplicó otras variables que ya de por sí generaban dudas en el inversionista.

Algunas de esas otras razones se resumen en la expectativa del alza de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos y el hecho de que algunas operadoras de pensiones complementarias –las mayores inversionistas de títulos a largo plazo– estén cerca del tope de inversión en bonos del Gobierno Central que dispuso la Superintendencia de Pensiones (Supen).

Entre tanto, un mal mes no es suficiente para vaticinar un cierre negativo del segundo semestre de este año, aunque históricamente el último trimestre del año suele tener menor dinamismo en las subastas.

Mercado pospone inversiones

Las subastas de este año han sido más dinámicas. A setiembre pasado, el volumen transado sumó ¢1,7 billones, luego de un crecimiento interanual de 4,8%.

Esa secuela estuvo motivada por un primer trimestre con resultados positivos, en donde la baja inflación, un tipo de cambio estable y el crecimiento del premio por invertir en colones desempeñaron un papel importante.

Sin embargo, el resultado mensual de setiembre fue el que se tropezó. En ese mes, se negoció un 65% menos que lo registrado hace un año (¢95.739 millones).

Luego de cumplir ocho meses de buenos resultados en subastas, el noveno mes del año llegó para alertar sobre las expectativas de los inversionistas.

Con la presentación del presupuesto para el 2016 en mano, la Asamblea Legislativa podría detener la reforma fiscal, a la espera de que la reducción del gasto sea la solución y no los impuestos.

El incremento en el gasto y la necesidad de financiar casi 60% del presupuesto, alerta sobre un alza de tasas de interés impulsado por las necesidades del fisco, dijo Vidal Villalobos, de Portfolio Advisory Group, Scotiabank.

Sumado a esto, la Fed renovó su plan de aumentar los tipos de interés de Estados Unidos.

Ante esto, los inversores piden mayor rentabilidad en sus subastas y perciben que sus expectativas están desligadas de la oferta del Gobierno.

De hecho, la menor captación estuvo en parte motivada por una baja en los rendimientos ofrecidos, dijo Luis Herrera, economista de Grupo Acobo.

Por ejemplo, la serie G200618 es la que más dinero ha transado este año, su rendimiento comenzó el año en 8,73%, pero se ubicó en 6,60%, en setiembre.

Mauricio Arroyo, subtesorero nacional, dijo que el mercado reacciona lento a los ajustes de tasas de interés, que se mantienen altas aunque no hay inflación.

El inversor acude al mercado secundario, con el que está compitiendo Hacienda, aún así se esperan mejores resultados en el resto del año, añadió Arroyo.