Educación y salud son parte de los nichos en los que ofrecería financiamiento cuando inicie operaciones

Por: María Fernanda Cisneros 11 noviembre, 2016

Credilat, la financiera de Grupo Monge –conglomerado que maneja tiendas de electrodomésticos, tecnología y otros– tendrá una estrategia de expansión enfocada en alianzas con comercios.

Empero, su objetivo es capturar a más clientes, más allá de su alcance mediante las tiendas Monge y El Verdugo, que son parte del grupo.

Esta entidad arrancará operaciones a mediados de noviembre, si el proceso de aprobación de las entidades supervisoras concluye según lo esperado por el grupo.

Según Hazel Valverde, gerente de Credilat, lo que resta no requiere de análisis por parte de los reguladores, si no que se trata de temas administrativos y documentación que ya fueron concluídos.

La financiera ya está legalmente constituida como una persona jurídica y solo está a la espera del banderazo de salida final para iniciar operaciones oficialmente.

Con el inicio de la cuenta regresiva para el inicio de operaciones, Valverde le comentó a EF sobre cuál será el foco de la operación y cuáles son los planes en el corto plazo.

Dentro de la estrategia de aliarse con comercios, por ahora, el grupo cuenta con convenios con El Lagar y El Colono para que vendan a crédito mediante el programa Flexipagos, pero quiere ampliar la lista de aliados.

La financiera permitirá tener más negocios adquirentes, a través de la apertura de mayores oportunidades de fondeo.

La búsqueda de comercios gira hacia bienes o servicios que generen un valor agregado a la población.

Por ello, las universidades es un sector que representa un alto atractivo para Credilat: el de la educación. Actualmente, están localizando socios adecuados al segmento y la población que están dirigidos.

Ingresando al nicho de educación, otros bienes o servicios complementarios se incorporarían a la cartera de opciones, como lo son las librerías.

El segmento de salud es otro de gran importancia, así como las ópticas. También, todo aquel medio de transporte o de trabajo, como motocicletas, vehículos e inclusive repuestos.

El segundo proyecto que se traza Credilat, es la apuesta por los servicios digitales.

A un plazo de 18 meses, la entidad financiera espera llevar a cabo su segunda etapa de trabajo para responder: ¿cómo acercarse a los clientes vía telefónica?

Primero llegaría la página web, que debe estar lista el día de inicio de operaciones, debido a que es una exigencia del regulador publicar los estados financieros en el sitio.

Inicialmente, se tratará de una página limitada, que posteriormente irá migrando a algo más amigable con el usuario y con los servicios integrados.

Segundo, se trabajará en una aplicación móvil que permitirá a los clientes transferir el dinero, revisar su estado de cuenta y otros.

Servicio al cliente

La inversión en plataformas digitales está ligada con una baja intención de abrir sucursales físicas. La apuesta estará enfocada totalmente a los servicios electrónicos, mientras que inicialmente se abrirá una única sucursal física, ubicada en Multipark, Escazú.

El proceso de apertura de una línea de crédito en la financiera, se mantendrá tal como funciona hoy en día.

Es decir, en la tienda se adquiere un artículo a través de financiamiento; se piden los documentos básicos y electrónicamente se trasladan a un centro de aprobación del crédito, que está ubicado en Multipark, en Escazú.

Posteriormente, se realiza una llamada telefónica en la que se toman algunos datos y en 15 minutos le indican si el crédito quedó aprobado y el monto.

En la tienda habrá un oficial de servicio al cliente sobre temas de la financiera para cualquier consulta de depósitos, cargas en la cuenta y otros.

La entrada en operación de esta financiera significa más que un nuevo participante en el mercado, ya que abre las puertas directamente a la bancarización de la porción de sus clientes que aún no cuenta con acceso al segmento financiero formal.

Por ahora, los servicios de financiamiento que brinda Grupo Monge lo constituyen como parte de la "banca en la sombra" del país, aquella que carece de regulación por no formar parte del sistema financiero formal.

Sin embargo, con la apertura de la financiera Credilat, esta compañía será regulada por la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), al mismo tiempo en que tendrá la posibilidad de captar recursos.

Cada uno de los clientes del grupo que cuenten con un financiamiento en Flexipagos, tendrán una cuenta cliente que permitirá bancarizar a aquellas personas que aún no han tenido la posibilidad de ingresar al sistema formal.

Lo anterior ayudará que los clientes tengan un récord crediticio que inclusive puede servir de referencia para que tengan acceso a otros servicios del sistema financiero nacional.

"Nosotros no nos vemos entregando préstamos de vivienda, pero puede ser que el cliente nuestro que tenga un buen récord crediticio", dijo Valverde.