Ambas variables en el país están estrechamente ligadas al comportamiento de la economía estadounidense.

Por: Juan Pablo Arias 20 junio, 2014
En Venezuela, el Estado regula la compra y venta de divisas.
En Venezuela, el Estado regula la compra y venta de divisas.

El anuncio que hizo la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED), que mantiene su programa de estímulo monetario y las tasas de interés cercanas a cero, dan un respiro al tipo de cambio e intereses locales.

Ambas variables en el país están estrechamente ligadas al comportamiento de la economía estadounidense.

"Mantener las tasas (de interés) cercanas a cero permite que se abarate el precio del dólar en todo el mundo. Además, la Reserva Federal compra bonos del tesoro, eso implica que la Reserva Federal suelta dinero todos los meses, lo que ayuda a que las tasas de interés y los tipos de cambio se mantengan bajos", explicó el analista financiero Wáltyer Chinchilla.

Para Adriana Rodríguez, jefa de Estrategia de la firma Aldesa, el hecho de que tampoco se mencionara presiones inflacionarias en el documento de la FED, ayuda a que se mantenga el nivel de los rendimientos que pagan las emisiones en dólares.

"Si los rendimientos en dólares suben habría un impacto al alza sobre el tipo de cambio porque empresas y personas compran dólares para ahorro e inversión", indicó Rodríguez.

Según la analista, de mantenerse el nivel de tasas de interés, el país podría aspirar a un rendimiento más bajo en la colocación de eurobonos. Caso contrario sería si las tasas suben en Estados Unidos, pues se reduciría el atractivo de colocar en mercados extranjeros.

Largo plazo

En un periodo más extenso, Costa Rica podría enfrentar presiones en las mismas variables. "Debemos esperar a ver qué sucede a largo plazo, cuando la Reserva Federal comience a recoger liquidez (cantidad de dinero en la economía)", alertó Chinchilla. En ese momento habrá incentivo al alza para las tasas de interés y el tipo de cambio.

Chinchilla comentó que un alza en las tasas en dólares provocaría también un incremento en los intereses en colones, que subirían para competir con los rendimientos externos. Posteriormente, habría un impacto sobre la inflación local por un efecto cambiario.