Alza de las tasas de interés en dólares hace que los ahorros en colones pierdan atractivo

Por: María Esther Abissi 7 mayo
 La Tasa Efectiva en Dólares, registra un comportamiento al alza desde los primeros días de mayo.
La Tasa Efectiva en Dólares, registra un comportamiento al alza desde los primeros días de mayo.

Los depósitos a plazo en dólares siguen creciendo y uno de sus efectos es que presionan al alza el tipo de cambio.

Desde junio del 2016, los depósitos en dólares mantienen su ritmo de crecimiento por encima de los depósitos en colones y, en el primer trimestre del 2017, esas captaciones han tenido mejor desempeño al registrado en el mismo periodo del 2016.

Al cierre del primer trimestre de ese año, los depósitos mostraron un crecimiento de 7% con respecto al 2015.

Sin embargo, durante el mismo periodo del 2017, crecieron más y registraron una variación de 9% con respecto al 2016.

Para el primer trimestre de este año, los depósitos a plazo en dólares representaban el 76% del total de los depósitos, según datos del Banco Central.

Hay varios factores que influenciaron que las captaciones en dólares sean mayores que las de colones; entre ellos, el reciente incremento del tipo de cambio y la consecuente depreciación del colón.

infografia
Por esto, resulta más atractivo para los inversionistas mantener sus depósitos en moneda extranjera e, incluso, algunos han optado por extender el plazo de sus inversiones dado que el premio es sustancialmente más alto.

“La expectativa que hay con el tipo de cambio hace que a futuro los agentes económicos esperen obtener mayores réditos; mucho más que si lo hicieran invirtiendo moneda local”, admitió Gabriel Alpízar, gerente de Tesorería del Banco de Costa Rica.

Las bajas tasas de interés en colones, en contraste con los incrementos en las tasas de interés a nivel internacional y la mayor devaluación, son factores que hacen que los inversionistas busquen asegurar su dinero en una moneda más fuerte y estable.

Esta situación también implica que los bancos acumulen mucha liquidez en dólares, sobre todo por el bajo crecimiento que ha tenido el crédito en esta moneda, aseguró la Dirección Financiera del Banco Nacional.

“En colones, la liquidez ha crecido de forma muy modesta. Las participaciones del Banco Central desde octubre de 2016 han sido principalmente para contraer la liquidez y, en parte, con esto tuvieron que ver las ventas de dólares que realizó el Banco Central para frenar la depreciación del colón”, agregó la entidad.

Otra de las implicaciones que tendría esta tendencia está relacionado con el comportamiento de los bonos.

Alpízar considera que los precios de los bonos en dólares probablemente tiendan a bajar por el exceso de demanda que hay por colocar estos recursos (dada el alza en las tasas), mientras que en colones podrían verse lesionados por la activación de una política monetaria más restrictiva, aplicada por el Banco Central.

En abril anterior, el Central subió dos veces la Tasa de Política Monetaria (TPM) y la mantiene por el momento en 2,25%, para hacer frente a diferentes presiones inflacionarias en el corto y mediano plazo.

Tendencia se mantendría

A pesar de las modificaciones de la TPM, los efectos no pueden percibirse de forma inmediata, por lo que se espera que el mercado reaccione en los próximos seis u ocho meses y, con ello, se perciban menores variaciones en el tipo de cambio.

Lo anterior pues el alza en las tasas en colones volvería a hacer atractivo invertir en moneda nacional.

Empero, también se espera que la Reserva Federal de Estados Unidos aumente las tasas de interés al menos dos veces más este año, lo que también haría atractivo el ahorro en dólares.

Para Mauricio Hernández, gerente de Prival Bank Advisory & Strategy, la expectativa es que los depósitos continúen representando más del 70% de los depósitos totales como hasta ahora.

En el caso de que se cumplieran las expectativas, para los intermediarios el panorama resultaría en una mayor captación de divisas contra una demanda por créditos en colones, contrario a lo que se percibía años atrás, cuando el tipo de cambio se mantenía estable y las tasas de interés en colones eran más atractivas.