Anuncio es parte del Programa Macroeconómico del 2016

Por: Sergio Morales Chavarría y César Augusto Brenes Quirós 5 enero, 2016
 El mercado cambiario muestra este año un exceso de oferta de la divisa que presiona su valor a la baja. El Banco Central ha insistido en que no tiene objetivos ligados al precio del dólar y que solo observa su tendencia general.
El mercado cambiario muestra este año un exceso de oferta de la divisa que presiona su valor a la baja. El Banco Central ha insistido en que no tiene objetivos ligados al precio del dólar y que solo observa su tendencia general.

La estabilidad cambiaria es una preferencia para el Banco Central de Costa Rica (BCCR). La entidad anunció este 5 de enero que aplicará un nuevo programa adicional de compra de divisas de hasta $1.000 millones que se aplicará entre el 2016 y el 2017. Con esta decisión se mantendría la participación activa de la entidad en el mercado cambiario.

Adicionalmente, el Central aún mantiene un nivel relativamente alto de reservas en comparación con meses anteriores. Para enero el monto neto es de $7.834 millones, en enero del 2015 era de $7.324 millones y hace dos años fue de $7.258 millones.

En el Programa Macroeconómico para el 2016 presentado hoy por el presidente de la entidad, Olivier Castro, se incluyó este plan para procurar un blindaje financiero que le permita atender eventuales exigencias ante choques externos.

Esas reservas son las que podría utilizar en caso de que quiera intervenir aún más en el mercado cambiario en caso de que lo perciba muy volátil o con cambios bruscos.

Uno tras otro

Al final de julio del 2014 la junta directiva autorizó un plan de compra de reservas de hasta $250 millones. Seis meses más tarde, el 31 de de enero del 2015, la entidad anunció un nuevo plan por $800 millones.

Desde el 31 de julio del 2014 a la fecha el Central ha comprado un total de $920,5 millones como parte de sus reservas, es decir, que de la sumatoria de ambos planes queda un saldo de $129,5 millones.

Esas compras de reservas le han servido al BCCR para impedir que baje el valor del dólar, pues cuando se han presentado excesos de oferta de la divisa la entidad ha entrado a comprar.

En el 2015 la cantidad de dólares en la economía fue superior a la demandada en las ventanillas de las entidades cambiarias. Dicho desbalance mantuvo estable y con presiones a la baja el valor de la divisa.

La entidad ha insistido en que el valor del dólar se ha mantenido en los niveles esperados y es congruente con una zona de equilibrio del tipo de cambio real. Por esa razón se ha negado a realizar ajustes al tipo de cambio nominal con el fin de generar una devaluación acelerada.

Castro también mencionó que el Central no ha abandonado la preocupación de que exista una alta demanda de crédito en moneda extranjera por parte de empresas y personas que no son generadoras de divisas. Negó que ese plan de compra de divisas por hasta $1.000 millones implique un mensaje de estabilidad en el tipo de cambio.

Para el jerarca, por el momento el BCCR ha evitado que en el corto plazo el valor del dólar tenga cambios abruptos, pero que ha dejado que siga la tendencia de largo plazo y que precisamente esa es la que se desconoce y que eventualmente podría perjudicar a los deudores.