Autoridad monetaria prevé que para el tercer trimestre del año existirán presiones adicionales de la demanda agregada sobre la inflación

Por: María Fernanda Cisneros 5 abril

El Banco Central de Costa Rica (BCCR) anunció que a partir de este 6 de abril subirá la Tasa de Política Monetaria (TPM) a 2,25%, ante la existencia de presiones adicionales sobre la inflación.

La subida de 50 puntos base se da más de un año después del último cambio ejecutado en la Tasa.

La última ocasión en la que el ente realizó un ajuste en el indicador fue en enero de 2016, cuando la redujo de 2,25% a 1,75%, nivel que mantenía hasta el momento.

Entre tanto, la Junta Directiva del Central también decidió fijar la tasa de interés bruta de los depósitos a un día plazo (Don) en 0,95% anual.

Los cambios se decidieron en la sesión de este 5 de abril, de forma unánime.

La autoridad monetaria explicó, mediante un comunicado de prensa, que se fundamentó en siete aspectos para aplicar la modificación.

Primero, destacó que sus objetivos son mantener la estabilidad interna y externa del colón, así como asegurar su conversión a otras monedas.

En segunda instancia, explicó que le corresponde a la Junta Directiva determinar tanto la TPM como el Don.

En tercer lugar, destacó que la inflación, medida por la variación interanual del Índice de Precios al Consumidor (IPC), ha mostrado una lenta convergencia hacia su rango meta de entre 2% y 3%.

A febrero de este año, la última cifra disponible, la inflación se ubicó en 1,09%, dato con el que sobrepasó el 1% por primera vez en año y medio.

A pesar de que la variación interanual del IPC aun no llega al rango meta, la inflación subyacente "desde el segundo semestre de 2016 presenta una trayectoria coherente con los movimientos del IPC, pero con un nivel superior a éste en febrero último; no obstante, no alcanza el rango objetivo de inflación", explicó el BCCR.

La inflación subyacente busca identificar las tendencias inflacionarias de mediano plazo y sobre las cuales la política monetaria puede actuar.

El cuarto punto es que las estimaciones apuntan a que para el tercer trimestre de este 2017 la holgura de la producción tenderá a agotarse. Esto es una advertencia de que habrán presiones adicionales en la demanda agregada sobre la inflación.

Como quinta explicación, el BCCR explicó que las expectativas de inflación cumplieron 24 meses (en marzo) dentro del rango meta, pero en el último año su valor medio se ubicó cerca al límite superior de ese rango.

Sin embargo, la moda aumentó a 4% durante el último mes, luego de ubicarse en 3% por varios trimestres.

En una sexta explicación, el BCCR detalló que el ahorro financiero local se está dolarizando, lo que incide negativamente en la efectividad de la política monetaria y de forma indirecta, presiona las previsiones de la inflación.

Ante la ausencia de una solución al tema fiscal del país y la coyuntura internacional, "es preciso evitar un deterioro adicional en el atractivo por el ahorro denominado en moneda nacional", indicó el comunicado.

Por último, respecto a la decisión tomada este miércoles, abordó que la TPM actúa con rezago.