Entidad pretende que el 90% de su cartera se coloque en colones

Por: César Augusto Brenes Quirós y Sergio Morales Chavarría 22 enero, 2014
El Banco Popular habilitó la línea 2202-2020 para aquellos clientes que requieran mayor información
El Banco Popular habilitó la línea 2202-2020 para aquellos clientes que requieran mayor información

El Banco Popular se impuso la meta de colocar ¢550.000 millones en crédito para este 2014, un aumento de casi 15% con respecto a lo registrado durante el año pasado (¢480.000 millones).

El objetivo fue anunciado esta mañana por Giovanni Garro, gerente general de la entidad, en una conferencia de prensa donde se presentaron los resultados 2013 de la institución.

De acuerdo con Garro, el banco le dará énfasis a la colocación de crédito en colones, pues el 90% de la cartera se comprondrá de esta moneda. El gerente dijo que la tendencia reciente de devaluación del colón frente al dólar hará que para el consumidor esta sea una mejor opción.

Del total presupuestado, ¢320.000 millones (58%) será parte de su cartera financiera, mientras que la cartera de desarrollo y de vivienda abarcarán el 27% y 15%, respectivamente.

Otro de los planes de la entidad financiera consiste en la duplicación de la fuerza de ventas para fortalecer el servicio al sector privado y el crecimiento en sucursales con la apertura de 7 nuevos puntos en todo el país. Hoy la institución atiende en 103 agencias.

Resultados 2013

El año pasado, el banco registró un crecimiento en su cartera de crédito del 9,2% y aprobó 116.5000 créditos, para un promedio de ¢4,2 millones por solicitud.

Con respecto a la utilidad, la institución registró ¢30.614 millones, un 17% menos que lo reportado en 2013. En este 2014, la expectativa es mantenerse en niveles similares a los del periodo anterior.

De acuerdo con el gerente general, la disminución obedece al tope de crédito impuesto por el Banco Central y a una economía internacional que aún no se recupera de la recesión, entre otros factores.

Por otro lado, el banco cuenta hoy con 615.000 cuentas de ahorro activas, 7.000 cuentas corrientes, 50.000 certificados de depósito a plazo y un indicador de morosidad del 2,8%.

En 2013 destinó ¢7.932 millones a 200 familias que no eran sujeto de crédito a través de su Fondo de Vivienda y ¢1.450 millones a 100 microempresarios del sector informal y agrícola con su Fondo Especial de Desarrollo.

Actualmente, esta institución mantiene un indicador de suficiencia patrimonial del 16%, cifra que se ha mantenido estable en los últimos años y que le ha permitido a la entidad captar más créditos de alto riesgo para pymes y personas físicas de escasos o medios recursos.

Este y otros factores permitieron que la calificadora internacional Fitch Ratings le otorgara recientemente la calificación de riesgo BB+ de largo plazo.