Entidades se alían a pulperías, ferreterías y otros para ampliar su cobertura y bancarizar a más población

Por: María Fernanda Cisneros 11 diciembre, 2016
 El servicio de corresponsalía representa una oportunidad de inclusión financiera, para bancarizar a más población.
El servicio de corresponsalía representa una oportunidad de inclusión financiera, para bancarizar a más población.

Los bancos estatales y públicos están optando por llevar los servicios bancarios más cerca de los clientes, mediante la figura de los corresponsales financieros.

Se trata de comercios aliados que sirven de canal entre el cliente y las entidades bancarias, para la realización de algunos trámites sencillos, a cambio de una comisión.

Así, un cliente puede pagar sus recibos de servicios públicos, una pensión alimentaria, realizar retiros de efectivo o hasta abrir una cuenta bancaria con solo ir a la pulpería, a la soda, al taller o la ferretería de la esquina, sin la necesidad de trasladarse a una sucursal, y accediendo a un punto comercial con horarios extendidos.

Esta estrategia amplía la cobertura de la banca y puede bancarizar a más población.

El sistema financiero cuenta con unas 1.000 sucursales físicas, pero este sector tiene potencial para añadir entre 10.000 y 15.000 corresponsales, afirmó Carlos Melegatti, director de Sistemas de Pago del Banco Central de Costa Rica (BCCR).

El Banco de Costa Rica (BCR) fue el último en unirse a la tendencia y lanzó su nueva marca Tucán el 1 de diciembre.

Sin embargo, otras entidades están implementando o abrirán el servicio próximamente.

En diciembre, Scotiabank lanzó la opción. Davivienda ya tiene alianzas con algunos comercios y ampliará los puntos de pago en 2017, mientras Banco Lafise habilitará el servicio en el 2018.

El Banco Nacional de Costa Rica (BNCR) y BAC Credomatic ofrecían esta opción desde el 2008 y el 2014, respectivamente.

Es común ver que los supermercados apuestan a los modelos de conveniencia para acercar sus servicios a los clientes.

Ahora, los bancos también están girando hacia esa tendencia pero utilizando comercios en vez de sucursales propias, lo que se traduce en ahorro.

El objetivo de estas entidades es muy claro: por medio la figura de la corresponsalía financiera pueden ampliar su cobertura; es decir, llevar sus servicios a más poblaciones, incluidas aquellas a las que sus sucursales aún no tienen alcance.

Este modelo hace posible abrir cuentas en la Isla de Chira, o pagarle a los pensionados de Barra de Tortuguero, donde la lejanía y la poca población impiden que sea factible invertir en una sucursal física, explicó el BCR.

La apuesta de los bancos

El plan piloto del BCR con Tucán arrancó en julio, pero anunció su apertura a inicios de mes.

Su cobertura actual alcanza los 620 corresponsales, pero la meta es llevarlos a los 15.000, dato que contrasta con las 250 oficinas que posee el BCR en el país.

Los comercios también ganan. En Tucán, las comisiones promedio por transacción son de ¢300, en el caso de apertura de cuentas y otros, y de 0,5% en los retiros de dinero.

Por su parte, los clientes de Scotiabank pueden realizar el pago de sus tarjetas de crédito, adelantos de efectivo y pago de servicios públicos, en los 73 puntos de Servimás.

La entidad estudia alternativas similares que amplíen las facilidades de pago a sus clientes.

Scotiabank Transformándose también está aliado a Servimás, Perimercado, farmacias Fischel y Grupo Monge.

Davivienda ofrece el pago de créditos personales y tarjetas de crédito en alianza con Megasuper, y mediante Servimás habilitó el pago de plásticos y retiro de efectivo. Para el 2017, ampliará los puntos de pago con su red de corresponsales.

Además de una mayor cantidad de aliados, ampliaría los servicios a transferencia entre cuentas clientes de Davivienda y otros, en zonas fuera y dentro de la GAM.

Desde hace ocho años, el Banco Nacional abrió BN Servicios, mediante el que se pueden cancelar tarjetas de crédito, préstamos, envío de remesas a Colombia, Nicaragua y Perú, entre otros. Además, está valorando nuevas opciones de servicio.

“Este sistema permite llevar los servicios financieros a zonas alejadas donde no existen sucursales cerca, lo cual fomenta la bancarización”, comentó Fabián Rodríguez, director de Canales Alternos del Banco Nacional.

La entidad cuenta con más de 3.000 comercios afiliados, con un alcance cercado al 90% del total de distritos del país.

Por su lado, BAC Credomatic abrió RapiBAC en 2014 y, a la fecha, también cuenta con 3.000 puntos en todos los cantones. También, pretende ampliar su oferta mediante un servicio ágil, sencillo y rápido.

Alejandro Rubinstein, gerente de Canales y Servicio al Cliente de BAC Credomatic, dijo que los corresponsales no son un sustituto de una sucursal o un cajero automático, sino más bien un complemento.

“Es primordial ofrecer a nuestros clientes este tipo de opciones. También ayudamos a los comercios. Les generamos tráfico”, comentó.