Organismo de supervisión advirtió que es cada vez más importante que las entidades gestionen adecuadamente sus riesgos porque los tipos de interés están muy bajos y hay abundante liquidez.

Por:  23 marzo, 2016
Danièle Nouy, la presidenta del Consejo de Supervisión del BCE, señaló que los recientes episodios de volatilidad generan preocupación no por la fortaleza de los bancos sino por su rentabilidad.
Danièle Nouy, la presidenta del Consejo de Supervisión del BCE, señaló que los recientes episodios de volatilidad generan preocupación no por la fortaleza de los bancos sino por su rentabilidad.

Fráncfort. La presidenta del consejo de supervisión del Banco Central Europeo (BCE), Danièle Nouy, instó este miércoles 23 de marzo a los bancos europeos a ajustar sus modelos de negocios para mantener su rentabilidad dados los bajos tipos de interés y los numerosos créditos problemáticos que tienen algunos de ellos.

Al presentar a la prensa en Fráncfort el primer informe anual de supervisión a los bancos de la zona del euro, Nouy dijo que "el ajuste de los modelos de negocio es el mayor reto que afrontan los bancos europeos".

"Creo que los bancos tienen margen de maniobra para realizar cambios, los bancos podrían trabajar de forma más eficiente", ha señalado la presidenta del consejo de supervisión del BCE.

"Los recientes episodios de volatilidad revelan incertidumbre en parte de los inversores, no necesariamente respecto a la fortaleza de los bancos, sino más bien respecto a su rentabilidad", dijo Nouy.

"La rentabilidad es un reto para los bancos por los bajos tipos pero también por los créditos problemáticos, por ello es una buena oportunidad para que revisen sus modelos de negocio", según Nouy.

Asimismo dijo a los bancos que "es cada vez más importante que gestionen adecuadamente sus riesgos" porque los tipos de interés están muy bajos y hay abundante liquidez.

Al recordar los recientes episodios de volatilidad en los mercados de valores y que las acciones de los bancos cayeron con fuerza, Nouy consideró que "muchos inversores están preocupados por la capacidad de los bancos de adaptar sus modelos de negocio y mantener su rentabilidad".

El BCE comenzó que la semana pasada a prestar dinero a los bancos a una semana al 0%. Cobra a los bancos un 0,40% a un día por el exceso de liquidez y les presta a un día al 0,25%.

Con esta bajada de las tasas de interés rectoras, el BCE quiere que los bancos presten a las empresas y hogares pero al mismo tiempo la nueva regulación les exige que tengan capital suficiente para cubrir posibles pérdidas en posiciones de riesgo, algo que el sector bancario considera un mensaje contradictorio.

La vicepresidenta del consejo de supervisión del BCE, la alemana Sabine Lautenschlaeger, dijo que el BCE prepara en estos momentos "una revisión de los modelos internos de los bancos" porque muchas instituciones financieras significativas usan modelos internos para determinar los requerimientos de capital.

Los supervisores del BCE han establecido desde hace un año un grupo de trabajo para lograr que los bancos reduzcan sus créditos problemáticos.

Pero Nouy también reseñó que los bancos afrontan otros retos por sus propias prácticas bancarias y por la digitalización de los servicios financieros, para la que algunos no se han preparado bien todavía.

Hizo hincapié en que "era necesario hacer lo que se ha hecho" en la regulación bancaria tras la crisis financiera global y en un sector bancario fragmentado en Europa.

El BCE supervisa desde noviembre de 2014 el sector bancario europeo de forma armonizada.

La entidad monetaria europea supervisa directamente 129 bancos de la zona del euro y otros 3.500 bancos más pequeños son supervisados por los bancos centrales nacionales.

El valor de los activos supervisados directa e indirectamente por el BCE asciende a 26 billones de euros, 2,6 veces el producto interior bruto (PIB) de la zona del euro.

Nouy consideró que "los bancos europeos se han vuelto más resistentes durante los últimos años al incrementar significativamente sus ratios de capital".