Beneficio para los deudores se traduce en cuotas menores en préstamos, principalmente de vivienda

Por: María Fernanda Cisneros 27 marzo
 A pesar de la limitación al crecimiento del crédito establecido por el Banco Central a inicios del 2013, a la fecha existe mayor movimiento de los préstamos en dólares.
A pesar de la limitación al crecimiento del crédito establecido por el Banco Central a inicios del 2013, a la fecha existe mayor movimiento de los préstamos en dólares.

El margen de intermediación financiera de los bancos, tanto en colones como en dólares, mostró una tendencia a la baja en el periodo 2005-2016.

En colones, el cálculo varió de 13,5% a 6,8% en esos doce años, mientras que en dólares, pasó de 6,6% a 3,7%.

Estos datos se desprenden de un análisis realizado por la Asociación Bancaria Costarricense (ABC), con datos de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

Este margen muestra la diferencia entre la tasa de interés activa (la que cobra el banco por los créditos) y la tasa de interés pasiva (la que paga el banco por el dinero de los ahorrantes).

De este modo, el cálculo evidenciará qué tan eficientes son las entidades bancarias para captar ahorros de los clientes y colocarlos en créditos a personas y empresas.

La reducción en colones tiene dos componentes: por un lado, los bancos se han visto beneficiados por un entorno económico de inflación más baja y el segundo factor es el esfuerzo realizado por estas entidades para mejorar su eficiencia, explicó Ronulfo Jiménez, asesor económico de la ABC.

La Asociación afirmó que el crédito es más barato hoy porque las tasas que se pagan son menores y también las condiciones de financiamiento que ofrecen las entidades han mejorado, como la oferta de plazos más prolongados para cancelar una deuda de vivienda.

La tasa activa, en colones, se ubicó en 10,7% el año pasado tras una reducción de 12,1 puntos porcentuales respecto al 2005.

Esa baja está explicada en su mayoría por una baja en el margen de intermediación y en segunda instancia por la merma de la tasa pasiva.

La disminución de la tasa activa impacta a todo aquel que cuente con un crédito. El impacto se percibirá en un cambio en la cuota mensual.

Una familia con un crédito de vivienda por ¢40 millones, a 20 años plazo pagaba en 2005 una cuota mensual constante de ¢638.829, con una tasa activa promedio de 20,4%.

En el 2016, por ese mismo crédito, la cuota mensual constante era de ¢421.150, con una tasa activa promedio de 11,9%.

El ejemplo previo, generado por la ABC, muestra que la cuota de ese préstamo se redujo ¢217.679 entre 2005 y 2016.

En dólares, la caída se explica por la disminución de las tasas que pagan los deudores en esta moneda. Sin embargo, la tendencia no es tan marcada como en la moneda nacional.

La tasa activa en la moneda extranjera pasó de 8,5% a 6,5%, en el periodo estudiado, una reducción de solo dos puntos porcentuales.

Factores externos también impactan al margen de intermediación, y uno de ellos es el encaje mínimo legal, que actualmente es de 15%.

Entre tanto, el margen de intermediación no representa las ganancias de un banco,medido a que también se utiliza para cubrir costos operativos, incobrables y pago de impuestos. El sobrante de estas reducciones sí pasa a las utilidades.

El 1,13% del 6,6%, que representa el margen total en colones, se destina a pago de impuestos. En dólares, el monto por impuestos corresponde a un 0,52%.