Cartera crecería 8,6% en el 2016; estatales subirían 3,4%

Por: Sergio Morales Chavarría y César Augusto Brenes Quirós 24 abril, 2016
 Los bancos afirman que la demanda de prestamos en dólares se debe, en parte, a la estabilidad del tipo de cambio.
Los bancos afirman que la demanda de prestamos en dólares se debe, en parte, a la estabilidad del tipo de cambio.

Los bancos privados son los responsables de impulsar el crecimiento de los créditos en dólares este año y soportan, en mayor medida, el aumento reportado por la banca en Costa Rica.

Para toda la industria, la proyección de crecimiento anualizada es de un 1,5% del crédito en colones y del 6,5% en dólares, a partir del comportamiento del primer trimestre del 2016.

Esos números demuestran que la actividad crediticia en moneda nacional estaría alejada de la meta del Banco Central de manera considerable, pero que el aumento de los préstamos en moneda extranjera estaría dentro de lo esperado.

 Bancos privados aceleran crédito en dólares a pesar de medidas del Banco Central
Bancos privados aceleran crédito en dólares a pesar de medidas del Banco Central

En el Programa Macroeconómico 2016-2017, el Central estipuló que el crecimiento del crédito para el sector privado en dólares será de un 6,5% y en colones del 11%.

Ahora bien, si se toma ese parámetro estimado por el Central y se aplica por separado para bancos públicos y los privados, los últimos excederían la meta, pues en los primeros tres meses de este año, la tasa de crecimiento de la cartera crediticia fue de 2,1%, lo que significa un 8,6% de manera anualizada.

Incluso, algunos bancos privados ya anunciaron que la colocación de préstamos en esa moneda seguirá creciendo más, dada las condiciones de tipo de cambio y tasas en el mercado.

Gráfico: Créditos y su potencial crecimiento en el 2016.
Gráfico: Créditos y su potencial crecimiento en el 2016.

La proyección del Central sobre la cartera de dólares llamó la atención, pues cae fuertemente en comparación con el año pasado (aumento del 14,1%).

infografia
Los intermediarios estatales. entre tanto, reportan crecimientos más bajos en ese rubro y la proyección anual ronda el 3,4% de incremento en esa cartera.

De hecho, al momento de considerar el total de saldos y su crecimiento potencial para el final del 2016, las colocaciones de los bancos estatales y la parte en colones de los privados es lo que se trae hacia abajo el porcentaje de crecimiento del crédito total.

Además, al comparar el incremento entre marzo del 2016 y marzo del 2015, se observa que los préstamos en dólares crecen el doble respecto a los de colones.

El riesgo

Los créditos en dólares han sido una preocupación histórica para el Banco Central. La anterior administración y la actual lo han advertido, pues se trata de una cartera importante de recursos sobre la que no se tiene el control.

El riesgo principal se presenta entre los deudores que no son generadores de dólares, pues deben asumir cualquier variación en el tipo de cambio, lo que a su vez repercute en un aumento de la cuota mensual del crédito.

A marzo pasado, del total de préstamos concedidos por los bancos al sector privado, el 51% estaba en dólares y el restante 49% en colones.

Entre los factores que favorecen la preferencia de los clientes por los dólares están las tasas de interés inferiores –que producen cuotas mensuales más bajas– y la la estabilidad de más de un año en el tipo de cambio y que el propio Banco Central ha tratado de mantener.

Sigue el crecimiento

Por ahora, algunas entidades bancarias esperan sostener el ritmo de crecimiento crediticio que han tenido hasta ahora.

Leonardo Acuña, subgerente del Banco de Costa Rica (BCR), detalló que la expectativa es alcanzar un crecimiento similar al proyectado por el Central, cercano al 10% y con un mayor énfasis en colones.

De forma similar contestó Jorge Bonilla, director general de crédito del Banco Nacional, quien espera cerrar próximo al 10% en total para el final del 2016.

En la banca privada, las expectativas son más atrevidas.

Para Ingrid Guzmán, subgerente de Scotiabank, el aumento en préstamos en dólares se mantendría porque existe un menor costo por endeudarse a pesar de que las tasas de referencia se han elevado levemente y del aumento en el encaje mínimo legal.

Otra de las justificaciones mencionadas por Guzmán es la volatilidad histórica de la Tasa Básica Pasiva que, sumada al creciente déficit fiscal, incide en la decisión de los clientes de tomar deudas de largo plazo en colones.

“Parece no haber mucha confianza en la población, considerando que la oferta bancaria en moneda local se concentra en tasas variables”, agregó.

Añadió que en el sector comercial, muchos empresarios realizan sus compras de inventarios y ventas en moneda extranjera, de manera que evitan el riesgo cambiario, el cual más bien se traslada al cliente.

Federico Chaves, director de finanzas de Davivienda, detalló que, en esa entidad, el incremento anualizado en ambas monedas ha sobrepasado claramente las metas de autoridades.

En colones es de 45% y en dólares del 13,5%.

“El dinamismo de las carteras en dólares se mantendría en la medida en que los diferenciales de las tasas de interés sean significativos, aunado al hecho de que el tipo de cambio mantiene un nivel de volatilidad prácticamente nulo”, añadió Chaves.

Percepción

La percepción de un menor riesgo cambiario es para los banqueros una de las razones de esa mayor actividad en las operaciones en dólares, a pesar de que en Estados Unidos la Reserva Federal dijo claramente que las tasas subirán aunque de manera paulatina.

Marco Chaves, gerente financiero de Banco Cathay, dijo además que el mercado local tiene suficiente liquidez o recursos disponibles para enfrentar esa demanda de préstamos.

Por su parte, Jonathan Valembois, gerente de finanzas de Banco Lafise, explicó que todo es el resultado de generar expectativas de estabilidad en el valor del dólar propiciadas por el Banco Central y el Gobierno.

“Aunque las tasas en colones hayan bajado y las de dólares amenacen con subir, los clientes toman su decisión sobre su experiencia y expectativas de mediano y largo plazo, no con base en las cifras presentes”, afirmó Valembois.