Por: Sergio Morales Chavarría y César Augusto Brenes Quirós 10 septiembre, 2013

Los consumidores en Costa Rica son cada vez más pesimistas sobre la posibilidad de hacer compras de grandes artículos para su hogar, pues en agosto pasado una mayoría del 69% consideró que es un mal momento para hacer estas erogaciones.

Ese porcentaje ha mostrado una tendencia creciente en los últimos meses, pues en mayo pasado era de 55,3%, es decir, el aumento en término de tres meses ha sido de 13,7 puntos porcentuales por parte de quienes están desconfiados para este tipo de compras.

Los que piensan que es un buen momento para comprar representan un 17,5% y los que mantienen una posición indiferente un 11,3%.

Porcentaje de consumidores que tiene desconfianza respecto a la realización de compras grandes de electrodomésticos.
Porcentaje de consumidores que tiene desconfianza respecto a la realización de compras grandes de electrodomésticos.

La cantidad de hogares que considera un mal momento para comprar artículos como lavadoras, refrigeradoras o televisores es el mayor desde junio del 2009, cuando el país salía de una crisis económica que también impactó.

Entre febrero y junio de ese año se presentaron los porcentajes más altos de pesimismo para compras en la historia del ICC, a saber del 74,3%, lo que indica, en otras palabras, que siete de cada diez personas dijo no tenía buen ánimo para hacer ese tipo de de consumo.

Las razones de la desconfianza para el consumo manifestadas por los consumidores son, en primer lugar, el ingreso insuficiente (56%), luego los precios altos (28%) y de tercer razón está la prioridad que tienen otros gastos (7%).

Estas opiniones son recopiladas mensualmente en el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) de EF. El estudio lo elabora la firma Unimer y es una encuesta a 400 hogares acerca de la condición actual, presente y futura de las condiciones económicas del país y de las personas.

El ICC establece que los artículos discresionales son aquellos no son de primera necesidad o que no son indispensables para vivir. La compra de este tipo de artículos puede ser pospuesta, mientras que los de primera necesidad no.

Además de los grandes artículos, el ICC también sondea el estado de ánimo para compra de casa y de vehículo. Sobre los bienes inmuebles, un 59,5% piensa que es un mal momento para adquisición; este grupo se ha mantenido relativamente estable en los últimos meses.

Para la compra de carro, un 55% tenían una opinión negativa en agosto, pero este porcentaje es menor a la desconfianza de junio pasado en este rubro que era de 65%.