Por: Sergio Morales Chavarría y César Augusto Brenes Quirós 7 septiembre, 2015

Costa Rica sumó en agosto su segundo mes con deflación en este 2015 debido a que el nivel de precios cerró con una variación interanual del -0,74%, el más bajo desde que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) realiza el cálculo.

La variación de la inflación, medida por el Índice de Precios al Consumidor (IPC), está por abajo del rango meta desde abril del 2015, según la nueva base del índice que se publicó en junio pasado. El Banco Central de Costa Rica (BCCR) mantiene la meta de inflación en 4% con un margen de un punto porcentual hacia arriba y hacia abajo, para este año.

Para agosto, la variación acumulada desde enero anterior (inflación acumulada) fue de -0,44%.

Desde setiembre del 2014, es decir en los últimos doce meses, en ocho de estos el IPC ha tenido una variación negativa, es decir, han descendido los precios de un mes a otro.

Hace 12 meses, la situación era diferente, pues la medida acumulada era de 5,44%, mientras que la interanual fue de 5,49%. En el primer semestre del año pasado, hubo un aumento del dólar en el mercado local y un incremento en los precios del petróleo, que incidieron en la inflación.

Sin embargo, desde la segunda mitad del 2014 hasta la fecha, los precios de las materias primas y los combustibles cayeron a niveles históricos y siguen sin levantarse.

Los bienes y servicios que propiciaron el descenso del indicador en agosto fueron los precios de los paquetes turísticos, los automóviles, el servicio de alojamiento y algunos productos específicos como la papa, la sandía, los televisores y los teléfonos celulares.

Por otro lado, en los incrementos, el tomate, la cebolla, el chile dulce, la carne, la gasolina, el alquiler de vivienda y algunos servicios médicos tuvieron ajustes al alza.

Según el INEC, de los 315 bienes y servicios que componen la canasta del IPC, un 49% reportó aumentos, un 42% aplicaron rebajas y un 9% permanecieron sin variaciones.

Por grupos, el denominado como entretenimiento y cultura es que tuvo el mayor peso en la variación negativa que tuvo el IPC. Su cambio fue de -0,74% y aunque no tiene una de las ponderaciones más altas, la magnitud del cambio logró influenciar el índice general.

Junto con la inflación baja, el país tiene un crecimiento de la producción lento en los últimos meses. Para el 2015, el BCCR espera una crecimiento real del PIB del 2,8%.

También existe una tendencia a la baja en las tasas de interés señalada por el ritmo de la Tasa Básica Pasiva (TBP) que se ubica en 6,5%, pero esta condición no ha podido hacer que la economía repunte.