¿El 'crack' petrolero desestabilizará a los grandes bancos?

Las entidades financieras que financiaron el boom del petróleo de esquisto en Estados Unidos miran nerviosas la posibilidad de impagos


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Nueva York. - El derrumbe del crudo a valores nunca vistos en 12 años preocupa a los bancos, que financiaron con miles de millones de dólares el boom del petróleo y gas de esquisto en Estados Unidos.

"Los bancos son el reflejo de la economía", dice Justin Fueller, analista de la calificadora Fitch quien comentó: si los bancos tosen, es porque las cosas no están bien.

En las últimas dos semanas entidades financieras estadounidenses anunciaron que destinan reservas para cubrir eventuales impagos de clientes vinculados a la explotación y producción de petróleo y gas.

La precaución no es infundada dada la imparable caída de precios del petróleo que hace un año y medio se vendía a $100 y ahora está a menos de $30.

Esa depreciación es hija de una sobreoferta mundial que no encuentra cómo reducirse debido a que los grandes productores se rehúsan a producir menos. Además, la economía de China, el mayor importador mundial de petróleo, está en serias dificultades, lo cual reduce la demanda.

EL ANTECEDENTE Arabia Saudita gana pulso contra Venezuela al interno de la Opep

En problemas

En el actual nivel de precios las corporaciones vinculadas a la energía pierden por semana unos $2.000 millones, estimó la firma AlixPartners.

El JPMorgan Chase, el principal banco de Estados Unidos, ya reservó $124 millones para cubrir eventuales impagos y está dispuesto a reservar $750 millones más, si el crudo se mantiene en el entorno de los de $30 durante mucho tiempo.

Otro banco estadounidense, Citigroup, se cubre con $300 millones y podría aumentar esa cifra porque prevé para el primer trimestre perdidas de $600 millones en créditos del sector de la energía.

"Eso no alcanza", estima Gregory Volokhine, gerente de carteras de Meerschaert. "Tengo la impresión de que (los bancos) no nos dicen todo", dijo.

"El problema actual de los bancos es que ninguno está en condiciones de cuantificar el riesgo" vinculado al petróleo estima Richard Bove de la firma Rafferty Capital.

La incertidumbre derribó el KBW, el índice que agrupa a los valores bancarios que cotizan en Wall Street. El KBW bajó casi 15% desde enero; su mayor caída desde febrero de 2009 cuando Estados Unidos vivía las horas más negras de su crisis financiera.

La exposición del Bank of America a la energía era de $21.300 millones a finales de diciembre, en tanto que la de Citigroup era de $20.000 millones, la de Wells Fargo $17.000 millones y la de JP Morgan $13.000 millones.

El banco Goldman Sachs otorgó créditos por $10.000 millones a empresas de energía y Morgan Stanley prestó $4.000 millones a compañías de ese sector.

El pago de esos créditos es considerado incierto. Algunas compañías deudoras quebraron y otras suspendieron proyectos y realizaron masivos despidos de empleados.

El monto de los créditos peligrosos en 2015 era de $34.200 millones, según la Reserva Federal y entidades reguladoras de los mercados de Estados Unidos.

Ecos del pasado

En 2015 quebraron 39 pequeñas y medianas empresas del sector energético de Estados Unidos, según un estudio del gabinete Haynes and Boone.

"Algunas compañías no sólo no podrán afrontar sus deudas sino que tendrán que despedir a muchas personas que tienen que saldar créditos inmobiliarios, compra de autos y otros créditos al consumo" explicó Richard Bove.

Este peligro de contagio a otros sectores de la actividad económica inevitablemente evoca demonios como el de los créditos hipotecarios "tóxicos" que desencadenaron la pavorosa crisis de 2008.

LEA:La Gran Apuesta: Cuando el riesgo se vuelve cómico y aterrador

Bove apunta sin embargo que el peso de los créditos del sector energético es "débil" en comparación con aquellas hipotecas "subprime" que en 2008 eran al menos la mitad de los préstamos concedidos por los bancos estadounidenses.

Además "el dinero se presta a menudo a ExxonMobil, Chevron y otras empresas solventes mientras que el dinero de las hipotecas 'subprime' estaba en manos de particulares que se iban debilitando", alega el analista.

Otra diferencia es que los balances de los bancos son más sanos que los de 2008, afirma Justin Fueller.

Obligados por organismos reguladores del mercado a reforzar sus fondos propios, las entidades financieras están ahora mejor preparadas para absorber pérdidas, según el experto.

Directivos de grandes bancos señalan también que la cantidad de préstamos a la energía equivale, promedialmente, a solo el 3% del total de los créditos otorgados.

Jamie Dimon, presidente del JP Morgan, asegura que usualmente los créditos tienen como garantía activos como plataformas o pozos petroleros y el banco podría venderlos para recuperar su dinero. Siempre y cuando haya quienes quieran comprarlos...

Sostenbilidad y financiamiento