Crédito aviva optimismo bancario

Entidades financieras engordarían sus carteras por encima de las previsiones del Banco Central

  • Facebook (Recomendar)
  • Tweetea!
  • /finanzas/crecimiento-credito-presento-desaceleracion-mayo_ELFCHA20130104_0007_5.jpg
    326x204
    El crecimiento del crédito presentó desaceleración desde mayo del 2012.
    / 05 ENE 2013

index

Año nuevo, más crédito. Esa es la consigna del sector bancario local para este recién estrenado 2013.

El optimismo se palpa en las previsiones de crecimiento de sus carteras de crédito.

En general, estas superan el 10% de aumento en el crédito al sector privado proyectado para este año por el Banco Central de Costa Rica en la revisión del Programa Macroeconómico de julio del año pasado.

En Banco Cathay prevén que cuando se deshoje el calendario su cartera de préstamos haya engordado en un 20%; en Banco Lafise la meta es alcanzar un crecimiento del 25%, y en Banco Bansol, un 50%.

Entre los públicos, el Banco de Costa Rica (BCR) proyecta que sus colocaciones crecerán 12%.

El Banco Nacional no adelantó una cifra, pero espera “crecer un poco más que el resto del sistema”, aseguró Bernardo Alfaro, subgerente general de Crédito y Finanzas de la entidad.

Las estrategias difieren pues cada entidad financiera se enfoca en atacar segmentos específicos del mercado. Pero habrá nichos que se convertirán en campos de batalla pues están en la mira de varios bancos.

Competencia

Sin duda, el crédito de consumo será uno de los principales segmentos donde la competencia arreciará en este 2013.

Hacerse con parte importante de los créditos de este tipo de financiamiento está entre las prioridades de entidades como Scotiabank y el Banco de Costa Rica.

“Previendo que este será un año de estabilidad económica, seremos más agresivos en consumo, especialmente con el producto de tarjetas de crédito”, comentó Mario Hernández, subgerente de Banco Lafise.

No están solos, Banco Bansol alista una campaña que Wálter Espinoza, su director financiero, califica de “innovadora” en tarjetas de crédito. La promesa es brindar un producto diferenciado a sus clientes.

En noviembre de 2012, los créditos de consumo representaban el 21% del total de colocaciones, según datos derivados de la información crediticia publicada en la página web de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

El financiamiento para compra o reparación de vivienda es otro de los campos de batalla. Estos créditos son el pez gordo del mar crediticio nacional, pues representan un 32% de las colocaciones según la Sugef.

El crédito al sector productivo está también en la mira de los bancos, aunque cada cual tiene intereses específicos.

Lafise procurará financiar a aquellas empresas con alto potencial exportador. Mientras que la construcción, servicios y agroindustria están entre las industrias que atraen la atención del Banco Nacional.

Las pequeñas y medianas empresas (pymes) están entre los clientes que Banco Popular buscará cortejar este año. Misma meta comparten Banco Cathay y Promérica.

Sustento al optimismo

El desahogo que significó la merma en la Tasa Básica Pasiva (TBP) en las postrimerías del 2012 es una de las principales razones que alimenta las expectativas de crecimiento en el crédito.

“La TBP ha venido bajando y se podría observar una baja un poco mayor en el resto del año, eso también tendría un efecto de generar mayor crecimiento del crédito”, aseguró el economista Luis Mesalles.

La TBP es el promedio ponderado de las tasas que las entidades financieras pagan a sus ahorrantes para los plazos de entre 150 y 210 días. Además, se usa como componente variable de los intereses que los bancos cobran por financiamiento.

El año pasado estuvo marcado altos niveles en la TBP. El 4 de octubre llegó a 11%, cifra que no registraba en los últimos tres años.

La presión sobre los deudores impulsó al Gobierno a emitir $1.000 millones en eurobonos por los complicados mares de la Asamblea Legislativa y obligó al Banco Central a introducir cambios en el cálculo de la TBP.

El combo de acciones ha surtido efecto. La tasa recibió el 2013 con una reducción al 9,10%.

Los nubarrones en el panorama de los banqueros son la tendencia a la desaceleración que presentó el crecimiento del crédito al sector privado desde mayo de 2012, después de un fuerte arranque en enero.

El menor dinamismo se presentó en consonancia con una desaceleración en el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) que pasó de un crecimiento interanual del 7,1% en enero a 2,4% en octubre.

Estos puntos negros no oscurecen el horizonte para los bancos e, incluso, los más conservadores esperan colocar por encima de la meta del Central.

INCLUYA SU COMENTARIO