CES BUSCAN QUE EL 35% DE LA POBLACIÓN NO BANCARIZADA INGRESE AL MERCADO

Al menos cinco entidades financieras más abrirán cuentas simplificadas

Las Cuentas de Expdiente Simplificado (CES) permiten a las entidades abrir cuentas de fondos a clientes clasificados como de bajo riesgo, utilizando un régimen de documentación más simple


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Al menos cinco entidades financieras pondrán a disposición del público la apertura de Cuentas de Expediente Simplificado (CES), que buscan abrir el acceso de servicios financieros a clientes que hoy no cuentan con esta posibilidad por no cumplir con los requisitos que establece la industria.

El Banco Nacional de Costa Rica (BNCR), el Banco Popular y de Desarrollo Comunal (BPDC), Bancrédito, BAC San José y Banco Lafise, planean poner en marcha esta herramienta de inclusión financiera y se encuentran en proceso de ofrecerla a sus clientes. La meta de las entidades es tenerla disponible en el transcurso del mes de febrero.

El Banco de Costa Rica (BCR) fue la primera entidad en dar luz verde al programa, que fue lanzado el año pasado por el Gobierno y el Banco Central de Costa Rica (BCCR).

Estas cuentas de fondos utilizan un régimen de documentación y diligencia simplificado, con el fin de ampliar el acceso de clientes que están calificados en un perfil de bajo riesgo.

El objetivo de la puesta en marcha de esta herramienta es ampliar la inclusión financiera de la ciudadanía que, hasta el momento, no ha tenido acceso a servicios bancarios, así como promover la eficiencia y seguridad del sistema de pagos nacional.

La expectativa es que las CES permitan que el 35% de los ciudadanos mayores de 15 años, que hoy no cuentan con servicios financieros formales  (1,4 millones de personas), puedan abrir una cuenta de fondos en una entidad financiera.

Uno de los objetivos es que la población de bajos ingresos amplíe sus oportunidades de acceder a los servicios de sistema financiero, al eliminar requisitos que hasta el momento impide que estas personas sean calificadas como posibles clientes.

El hecho de que una mayor parte de la población disponga de acceso a los servicios financieros, redunda en una mayor utilización de medios electrónicos de pago en sustitución del efectivo, explicó el Banco Central.

El proyecto establece tres tipos de cuentas que están sujetas a un tope de depósito mensual.

Por el lado de las entidades, el principal beneficio es la reducción de costos mediante una operación distinta con una menor documentación, de modo que concentren sus esfuerzos en la supervisión de clientes que manifiestan riesgos para la legitimación de capitales y el financiamiento al terrorismo.

Para los bancos, las CES significan generar más transaccionalidad electrónica y menos en efectivo, con los costos que estas últimas implican, fomentar el uso de sus medios electrónicos e ingresos adicionales por transaccionalidad, explicó Gerardo Porras, gerente de Bancrédito.

Sostenbilidad y financiamiento