El faltante financiero del país inició el año en ¢222.581 millones, un 0,8% del Producto Interno Bruto (PIB).

Por: María Fernanda Cisneros 24 febrero, 2015

Entre enero del 2014 y el mismo mes de este año, el faltante entre los ingresos y gastos del Gobierno Central aumentó en ¢28.046 millones, lo que se traduce en un crecimiento de un 14,4%.

El déficit financiero inició el año en ¢222.581 millones, es decir, un 0,8% del Producto Interno Bruto (PIB).

Los gastos totales cerraron en ¢525.993 millones en ese mes, con un crecimiento de un 10,5% respecto al mismo mes del año pasado.

Los gastos corrientes también percibieron un repunte, en este caso, de un 9,4% para un total de ¢509.991 millones.

Al desglozar las variables que componen este rubro, las que más crecieron entre un año y otro fueron: bienes y servicios (25,9%), cargas sociales (16,8%) y las transferencias al sector externo (82,5%).

En la otra acera, los ingresos corrientes también se incrementaron, pero un 8,3%, cerrando en ¢303.412 millones en enero pasado.

Las ventas y los ingresos por exportaciones reportaron decrecimiento entre un año y otro.

En el 2014, el gasto del Gobierno Central registró la menor tasa de crecimiento de los últimos tres años, lo que le permitió concluir el año con un déficit financiero de 5,6% del PIB, menor al 6% proyectado a inicio del periodo.

Para este año, se espera que el faltante cierre en un nivel similar, es decir, un 5,7% de la produccion según el Banco Central.