Hacienda señala esfuerzos por reducir el déficit primario, pese a las presiones que generan los intereses en el déficit financiero

Por: Manuel Avendaño Arce 20 enero

El déficit fiscal acumulado de Costa Rica alcanzó el 5,2% del Producto Interno Bruto (PIB) a diciembre del 2016, la cifra es medio punto porcentual más baja que la registrada un año atrás.

El déficit cerró el 2016 con niveles más bajos que los proyectados por el Banco Central y el Ministerio de Hacienda, que habían estimado inicialmente, un déficit fiscal del 6% del PIB para el año pasado.

El déficit fiscal acumulado durante el 2016 sumó los ₡1,6 billones en términos nominales.

Las cifras de cierre del 2016 fueron presentadas este viernes en conferencia de prensa por Helio Fallas, ministro de Hacienda; Fernando Rodríguez, viceministro de Ingresos; y José Francisco Pacheco, viceministro de Egresos.

Los datos muestran una reducción importante en el déficit primario -ingresos menos gastos, sin sumar intereses-. Esa cifra pasó de 3,0% del PIB en 2015 a 2,4% del PIB en 2016.

Al cierre del 2016, el gasto corriente mostró tasa de crecimiento más baja de últimos siete años.
Al cierre del 2016, el gasto corriente mostró tasa de crecimiento más baja de últimos siete años.

El balance de ingresos y gastos muestra una mejora en la situación fiscal. Por segundo año consecutivo la tasa de crecimiento de los ingresos superó la de los egresos.

Fallas explicó que la mejora en el balance de ingresos y gastos que se refleja en el déficit primario se debe a una serie de medidas que se tomaron desde el 2014 para mejorar los ingresos tributarios.

En ese contexto, Fallas agregó que los ingresos tributarios por recaudación de renta siguen creciendo en cifras de dos dígitos.

Los gastos totales también mostraron una leve disminución pasando de 19,9% en 2015 a 19,8% en 2016, en este apartado pesó una reducción de un punto porcentual en los gastos corrientes, frente a los gastos de capital que se mantuvieron iguales entre ambos años.

Los gastos de capital con respecto al PIB mantiene su nivel más alto de los últimos seis años.

Dentro del gasto corriente, las remuneraciones y las compras públicas mostraron una desaceleración entre 2016 y 2015. Por ejemplo, el gasto en salarios de empleados públicos pasó del 7,2% del PIB el año pasado a 7% del PIB en 2015.

El gasto corriente presentó la tasa de crecimiento más baja de los últimos siete años.

Urge reforma

Helio Fallas fue enfático en que el país necesita urgentemente aprobar la reforma fiscal que hace fila en la Asamblea Legislativa, a la espera de que se dilucide el debate sobre empleo público.

Fitch Ratings degradó la calificación de riesgo de Costa Rica este jueves de BB+ a BB y cambio la perspectiva de negativa a estable.

La decisión de Fitch se une a las bajas en la calificación que también aplicaron Moody's y Standard & Poor's al país en 2016.

Sobre esta situación el ministro de Hacienda aseguró que ya habían alertado al Gobierno y al Congreso que se podría dar una caída en las calificaciones del país que a la postre puede ocasionar problemas para obtener financiamiento mediante inversiones.

"No creemos que se vayan a presentar cancelaciones de inversiones en este momento, no tenemos noticias sobre eso, pero podrían darse. No estamos en ese punto todavía, pero es un riesgo que debemos considerar", agregó Fallas.

El titular de Hacienda considera que estamos en un punto donde todavía se puede resolver la situación del déficit fiscal con la aprobación de la reforma planteada por el Gobierno desde 2015.

Reforma fiscal "light"

En el Congreso se habla de la posibilidad de aprobar una reforma fiscal "light" que incluya la aprobación del proyecto de ley de Impuesto al Valor Agregado (IVA) con una tasa de 13% en lugar de una de 15%, como lo plantea el actual texto que está en la corriente legislativa.

Fallas aseguró que no se puede hablar de una reforma "light", porque el país requiere medidas pronto para que generen resultado de largo plazo.

Costa Rica busca obtener financiamiento internacional con el Banco Mundial, el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Estos organismos piden al país aprobar al menos el IVA para girar una financiamiento por $1.000 millones que permitirían reestructurar la deuda actual.

Para Fallas, estás posibilidades de obtener recursos ayudarían a mejorar la situación fiscal del país que tiene una deuda del 44,9% de PIB a diciembre del 2016.

Además, sin aprobar IVA y renta en el Congreso se reducen las opciones para que Costa Rica pueda ingresas al la OCDE, concluyó Fallas.

Etiquetado como: