Resultado es más elevado que el 3,4% registrado hace un año debido a alza en los gastos y crecimiento menor en los ingresos

Por: María Fernanda Cisneros 20 octubre

La diferencia entre ingresos y gastos totales del Gobierno Central generó un déficit fiscal del 4% del Producto Interno Bruto (PIB) a setiembre de este 2017.

Este nivel es mayor al registrado en el mismo periodo de 2016, cuando el faltante cerró en 3,4% del PIB, según cifras del Ministerio de Hacienda.

El pago de los intereses de la deuda continúa presionando las finanzas públicas, mientras el gasto de capital y las transferencias también incrementaron.

La mitad del aumento en el déficit obedece, precisamente, al pago del servicio de la deuda pública.

Empero, a esto se deben sumar las consecuencias de los recientes eventos climatológicos, que requerirán nuevos recursos que no estaban presupuestados, aseguró Fernando Rodríguez, ministro de Hacienda a.i., mediante un comunicado de prensa.

El déficit primario (que excluye intereses) llegó a 1,6% del PIB, mientras en setiembre de 2016 fue de 1,3%.

En setiembre de este 2017, los gastos totales del Gobierno crecieron 10%, 7,5 puntos porcentuales más que hace un año.
En setiembre de este 2017, los gastos totales del Gobierno crecieron 10%, 7,5 puntos porcentuales más que hace un año.

Los gastos totales, por su parte, crecieron un 10% en este periodo, 7,5 puntos porcentuales más que hace un año.

La mayor presión proviene de los intereses, que pasaron de un crecimiento del 8% al 22,8% entre setiembre de 2016 y el mismo mes de 2017.

Por su lado, el gasto de capital y las transferencias llegaron a 1% y 5,5% del PIB, respectivamente. Ambas cifras son mayores que hace un año.

Las remuneraciones fueron la única partida de egresos que registró una caída en la proporción del PIB y los gastos en bienes y servicios se mantiene sin cambios.

Del otro lado, los ingresos totales crecieron un 5,8%, 3,8 puntos porcentuales menos que al noveno mes del año pasado.

Por el lado de los ingresos, el impuesto sobre la renta muestra de nuevo un crecimiento de dos dígitos (12,2%) y pasó de 3,2% a 3,4% como proporción del PIB.

Sin embargo, las entradas tributarias en general bajaron el ritmo de crecimiento. Su dinamismo fue de 6,1%, 2,7 puntos porcentuales menos que hace un año.

Hacienda insiste en que la reducción de la importación de vehículos continúa impactando la recaudación del impuesto general sobre las ventas y del selectivo de consumo.

La recaudación del impuesto a la propiedad de vehículos cayó 10% en setiembre, respecto al mismo mes del año pasado.