Por: Gabriela Mayorga López 19 octubre, 2012
Edgar Ayales, ministro de Hacienda
Edgar Ayales, ministro de Hacienda

Al cierre de setiembre el comportamiento de los ingresos y gastos del Gobierno Central advierten que el déficit fiscal al cierre del año podría resultar menor al 4,5% del Producto Interno Bruto (PIB) que se tiene previsto.

En lo que va del año el déficit acumulado en los primeros tres trimestres suma los 3,2% del PIB, una cifra que se repite, pues en el mismo periodo del 2011 el dato fue el mismo. Ese año el déficit fiscal cerró en 4,1%.

El Ministro de Hacienda, Edgar Ayales, dijo sin embargo que se mantiene la meta de 4,5%, aunque reconoció que puede ser menor.

Pese a lo anterior, Ayales aseguró que la capacidad administrativa para continuar la reducción del déficit fiscal es limitada, y advirtió que reformas más profundas son necesarias. El jerarca aseguró tener el proyecto de presentar un texto sustitutivo a la reforma fiscal, la cual tendría que ser aplicada por la próxima administración.

Los ingresos tributarios a setiembre crecieron a un ritmo de 10,2% y los gastos un 9,2%. En el caso de los ingresos, el impuesto de renta fue el más dinámico pues creció un 12,2%, un dato más alto al 9% que se había registrado en el mismo periodo del año anterior. El impuesto de ventas mantiene un crecimiento cercano al 10%.

Los gastos crecen un poco más que en el año pasado, cuando subieron un 9,2% un aumento que Hacienda justifica debido a una mayor ejecución de proyectos de inversión que crecieron casi un 11%. Sin embargo, el rubro de remuneraciones, que aunque crece menos que el año pasado, aun mantiene un ritmo acelerado. El gasto por salarios y pluses salariales creció en el acumulado un 9% en el 2012, en el 2011 habían crecido un 12,4%.

Presupuesto 2013

Ayales espera que la discusión en la Asamblea Legislativa del Presupuesto Nacional de la República 2013, no consuma mucho tiempo, ya que es apenas un 5% del total de recursos presupuestarios, lo que puede ser utilizado por el Gobierno para hacer su política fiscal. El resto aseguró se consume entre remuneraciones y destinos específicos.

"Si en realidad se quiere tener una discusión presupuestaria habría que cambiar la ley por el lado de los gastos, habría que preguntarse por qué del 6% al Poder Judicial, por qué del 8% a educación", aseveró Ayales.