Proyecto de ley que pretende convertir al Bancrédito en un banco de fomento está listo y se daría a conocer el martes en Consejo de Gobierno

Por: María Fernanda Cisneros 16 junio
A partir del 14 de julio, Bancrédito dejará de realizar operaciones de intermediación financiera y cerrará sus sucursales.
A partir del 14 de julio, Bancrédito dejará de realizar operaciones de intermediación financiera y cerrará sus sucursales.

La junta directiva del Banco Crédito Agrícola de Cartago (Bancrédito) presentará este 16 de junio a la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) la propuesta que indica cómo la entidad se desligará del negocio de intermediación financiera.

Sin embargo, los detalles específicos del plan no serán dados a conocer hasta que la Sugef le de el visto bueno, según confirmó el comisionado del Consejo Económico del Gobierno, Mariano Segura.

Paralelamente, el proyecto de ley mediante impulsado por el Gobierno, que quiere convertir el banco en uno de fomento, ya está listo y se daría a conocer este martes 20 de junio.

Entre tanto, según lo estipulado por el Gobierno, este viernes 16 de junio era el último día para que una comisión presentara el plan para desligar al banco de la intermediación (captación de recursos y giro de créditos).

La comisión está conformada por el presidente de la Junta Directiva y el gerente de Bancrédito; el gerente del Banco Central y Segura.

Segura afirmó que la propuesta incluirá el paso a paso para que el Banco abandone la intermediación, cómo procederá a vender su cartera de créditos y pasivos, y por último, el listado de negocios que potenciará la entidad para sobrevivir cuando este proceso de separación concluya.

Según había enlistado Gerardo Porras, gerente de Bancrédito, esos negocios son los fideicomisos, la comercializadora de seguros, la recaudación de impuestos de salida aérea y terrestre, y la administración de las tiendas libres de impuestos que tiene el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) en aeropuertos.

También están las tarjetas prepagadas y el almacén de depósito fiscal y agrícola.

Por otro lado, el Comisionado explicó que el Gobierno ya tiene listo el proyecto de ley que presentará como propuesta de a qué se puede dedicar Bancrédito para ser sostenible en el largo plazo.

Los detalles del texto de ley se darían a conocer el próximo martes en el Consejo de Gobierno con el fin de conocer si hay observaciones y se espera que ese mismo martes o el miércoles siguiente se presente a la Asamblea Legislativa.

La propuesta gira entorno a que el banco fomente los proyectos de infraestructura y obra pública, y también se estudia la incorporación de la utilización de la figura del fideicomiso.

Plan de fortalecimiento

El nuevo plan de fortalecimiento no sustituye al plan de sostenibilidad financiera que Sugef aprobó a inicios de abril de este 2017.

La propuesta anterior incluyó acciones para mejorar las utilidades del banco, tales como el plan de movilidad laboral, la venta de activos y de bienes adjudicados, y estas medidas se mantienen en ejecución.

La decisión de sacar a Bancrédito de la industria de intermediación se tomó posteriormente, es decir, no estaba incluida en el plan presentado en abril, y se ejecutó para darle mayor liquidez a la entidad y atender los posibles riesgos del mercado.

El nuevo plan que presentará la junta directa de Bancrédito este 16 de junio, se complementará con el anterior en aspectos como la movilidad laboral, que es aun más necesaria ahora que el banco se desliga del negocio de intermediación, pero también dará una guía sobre el futuro del banco y los negocios que potenciará, explicó Segura.

Retiro de fondos de clientes

Sobre el proceso de abandono del negocio de intermediación, Bancrédito ya ha dado algunos pasos. Esta semana dio a conocer que los clientes deben retirar los fondos de sus cuentas corrientes o de ahorro a más tardar el 15 de julio.

Esa es la fecha límite para completar el trámite de traslado a otra entidad, del pago de pensiones, planilla, servidores y servicios públicos.

Si el retiro no se hace dentro del periodo estipulado, el dinero irá a un fideicomiso y será devuleto solo mediante un proceso de reclamo, según explicó el banco en un comunicado de prensa emitido el 12 de junio.

Además, desde el 30 de mayo, el Banco suspendió la apertura de nuevas cuentas de ahorro, cuentas corrientes y las multipropósito, la entrega de tarjetas de crédito, las solicitudes de crédito y créditos revolutivos.

Respecto a las deudas, los clientes deben continuar cancelándolas al banco hasta que se ejecute el proceso de venta de la cartera.