Inflación negativa y una Tasa Básica Pasiva en un máximo de 5,75% son parte de los pronósticos para los meses de abril a junio

Por: María Fernanda Cisneros 19 abril, 2016
 La estabilidad de precios sería el factor que favorecería la dinámica del consumo durante el 2016, sumado a una expectativa creciente de la producción, sin embargo el déficit fiscal y el desempleo pueden jugar en contra.
La estabilidad de precios sería el factor que favorecería la dinámica del consumo durante el 2016, sumado a una expectativa creciente de la producción, sin embargo el déficit fiscal y el desempleo pueden jugar en contra.

La producción de Costa Rica crecerá entre un 2,5% y 3,5% entre abril y julio próximo, según las estimaciones del Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica (IICE).

La institución entregó este martes su informe de proyecciones económicas para el segundo trimestre, para el que augura un camino muy similar a lo visto en el arranque del 2016.

Las previsiones del informe se enfocan en tres puntos medulares: crecimiento económico, inflación y tasas de interés.

Tomando en cuenta que el PIB acumulado repuntó 2,84% en el 2015, la tasa más baja desde la crisis económica, la actividad económica del país luce opaca.

Sin embargo, a futuro se prevé una mejora en la economía de Estados Unidos, lo que daría impulso al país.

A esto se le suman la expectativa de que en este 2016 estarían ausentes los factores climáticos que el año pasado afectaron las cosechas de piña y banano.

Se estima que el tipo de cambio se mantenga estable, lo que incide en la competitividad del sector exportador nacional, mientras que monedas de países competidores se han devaluado frente al colón.

En la acera de los precios, el IICE pronostica un rango interanual entre una cifra negativa de 0,5% y 0%, en el tanto el petróleo se mantenga estable.

En marzo, los resultados del Índice de Precios al Consumidor (IPC) mostraron una inflación interanual de -1,09% .

A finales del segundo mes del año y durante marzo rige una baja del 24% en el precio de los combustibles que se trasladó al IPC, generando una reducción mensual de 0,91%.

Las principales razones de la rebaja de la inflación son la disminución del precio doméstico de los combustibles, la baja en los commodities, la estabilidad del tipo de cambio y la holgura en la capacidad productiva de la economía.

La última variable que analiza el informe son las tasas de interés, en particular la Tasa Básica Pasiva (TBP).

En este caso, la proyección es que se ubicará entre 5,25% y 5,75%, mantendiendo la reducción por el ajuste metodológico. No obsatnte, en la medida en que las tasas en las entidades financieras experimenten aumentos, se compensaría el término de ajuste y la tasa puede subir.