Por: Andrea Rodríguez V. 25 septiembre, 2016
 La ampliación a cuatro carriles de la carretera Cañas-Liberia es uno de los incentivos que impulsarían la inversión fuera del GAM.
La ampliación a cuatro carriles de la carretera Cañas-Liberia es uno de los incentivos que impulsarían la inversión fuera del GAM.

Como efecto dominó.

En la medida en que el país descentralice su actividad económica y potencie nuevos polos de inversión, los desarrolladores verán más allá de la Gran Área Metropolitana (GAM) y, con ello, los fondos de inversión también ampliarán sus horizontes.

Entonces, ¿cómo le va al país impulsando en el primer eslabón de la cadena?

Los resultados son positivos pero aún incipientes. Hay tarea pendiente.

El mayor ejemplo de cómo se ha llevado actividad fuera de la GAM se refleja en la distribución de las empresas del Régimen de Zona Francas (RZF).

De acuerdo con el “Balance de las zonas francas: beneficio neto del Régimen para Costa Rica 2011-2015”, Heredia sobresale como la provincia que alberga un 41% (132) del total de empresas activas en RZF.

El dato se contrapone al 1% o 3% en provincias como Guanacaste y Limón, respectivamente.

Las autoridades del Gobierno admiten que se han hecho varios esfuerzos para revertir los números, pero han sido insuficientes.

Uno de ellos se dio con la reforma a la Ley de Zona Franca en 2010, donde se establecían beneficios diferenciados a las compañías que tomaran las zonas rurales como sus centros de operación.

Empero, la instalación de empresas fuera de la GAM no vio saltos exponenciales.

Al mismo tiempo, como parte de los esfuerzos, se señala la labor de promoción que desarrolla la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde), con una estrategia de promoción para cinco corredores geográficos fuera de los cantones de la Gran Área Metropolitana Ampliada (GAMA).

“El documento oficial destaca oportunidades y el potencial de distintas zonas de Costa Rica en el mercado internacional”, había defendido la institución en su lanzamiento oficial.

Una vez más, el instrumento es un paso en la dirección correcta, no así la solución.

Para Minor Rodríguez, gerente general de la Fundación Promotora de la Vivienda (Fuprovi), los esfuerzos deben ir más allá, y la necesidad de incorporar a más instituciones como las municipalidades se vuelve necesario.

“No hay participación activa de los gobiernos locales en las inversiones; alguien que diga ‘¿qué se ocupa para que usted construya aquí?’”, comentó Rodríguez.

Al mismo tiempo, a estas iniciativas se le suma la necesidad de mejorar otros factores esenciales en el clima de negocios del país. Hablamos de carreteras, capital humano calificado, acceso a servicios públicos y simplificación de trámites, entre otros.

Mientras eso sucede, varios esfuerzos, públicos y privados, invitan a pensar positivamente.

Se trata de la más reciente ampliación a cuatro carriles de la ruta Cañas-Liberia, obra con una inversión aproximada de $200 millones y 50,5 kilómetros de vía.

También está la inauguración de un centro de datos (Continum Datacenter) en el cantón de Tilarán en julio pasado.

“La gente que viene de afuera nos dice ‘¿dónde están los otros?’ Hay que romper esos paradigmas; no es fácil, pero a corto plazo sí podríamos ver resultados”, sostuvo Randall Fernández, gerente general de Colliers Costa Rica.

Etiquetado como: