Canjes de deuda y emisión de títulos valores en el mercado internacional permitirían no generar presión en las tasas de interés locales este año

Por: María Fernanda Cisneros 11 enero, 2015
 El último tracto de eurobonos podría no salirle más caro al país, gracias a un contexto internacional más favorable.
El último tracto de eurobonos podría no salirle más caro al país, gracias a un contexto internacional más favorable.

Los recursos de la última emisión de títulos valores en el mercado internacional no son suficientes para cubrir ni la mitad de los vencimientos de deuda que tiene el Gobierno en este 2015.

El monto de la colocación de deuda externa sería de un máximo de $1.000 millones, pero este dinero alcanzaría para cubrir solamente un 37,6% de las obligaciones de este año.

Aún así, esta emisión permitirá reducir la presión que la deuda pueda ejercer en el mercado local en estos meses, pero que sí se podría presentar en el segundo semestre del año, según varios analistas consultados por EF.

El Financiero | Archivo
El Financiero | Archivo

De la mano con los eurobonos, el correcto manejo de los canjes de deuda y estar en constante comunicación con los inversionistas del mercado –para conocer sus exigencias respecto a las tasas de interés– le permitirían al Gobierno maniobrar para obtener buenos resultados durante el 2015.

¿Cuánto se debe?

Al 30 de noviembre del 2014, la deuda total del Gobierno Central alcanzaba los $19.260 millones, según el Ministerio de Hacienda.

El Financiero | Archivo
El Financiero | Archivo

Los compromisos internos son más abultados, capturando el 78% de ese monto. Lo mismo sucede en moneda nacional, que concentra el 64% del saldo.

Este año, vence el 13,78% de esa deuda total, lo que equivale $2.653 millones. De este monto, el 98% correspondan a títulos de deuda interna.

El mes más crítico de este 2015, en lo que a vencimientos se refiere, es junio, con un total de $475 millones.

Al cavar más hondo, los desembolsos más importantes en colones llegarían en enero, junio y setiembre. Mientras tanto, en dólares, los pagos ocurrirán en mayo y noviembre, con $247 millones y $210 millones, respectivamente.

Es usual que se dé una focalización de desembolsos en estos mismos meses, sin embargo, el uso de los recursos captados con el eurobono no necesariamente se concentrará en esos periodos.

Su utilización ocurrirá durante todo el año de acuerdo con la dinámica de los ingresos y recursos de que disponga la Tesorería Nacional, siempre con el fin de evitar algún tipo de presión en las tasas de interés, explicó Helio Fallas, ministro de Hacienda.

Si la totalidad de la deuda se tuviera que cubrir con el eurobono, el dinero se agotaría en mayo, sin cancelar el monto completo de ese mes. Empero, el Gobierno también acudirá al mercado local para financiarse.

La estimación anterior toma en cuenta los datos al 30 de noviembre del año pasado, pero cabe aclarar que la deuda crece mes a mes, por lo que el panorama puede cambiar.

El contexto de los vencimientos

Aunque el nuevo tracto de eurobonos aún no ha llegado, el Ministerio de Hacienda inició el proceso para llevar a cabo la colocación el 25 de noviembre pasado.

Las emisiones de los dos años previos han tardado alrededor de nueve semanas en gestación, por lo que se podría esperar que el proceso finalice en los próximos días.

De hecho, la emisión podía llevarse acabo desde el 1 de enero de este año, según indica la ley.

Se trata del último tracto de la autorización del Poder Ejecutivo mediante la Ley 9070, de setiembre del 2012. Esta ley definió una colocación máxima de $1.000 millones por año, para un total de $4.000 millones.

Las anteriores emisiones se han concentrado en un plazo máximo de 30 años (vencimientos hasta el 2044), por lo que se espera que este último título se emita dentro de la misma curva.

Una particularidad de esta colocación es que sería la primera que se realiza sin contar con la calificación de riesgo de grado de inversión, luego de que Moody’s rebajara al país a un nivel de grado especulativo (de Ba1 a Baa3), en setiembre pasado.

En ese momento, se pensó que esta emisión de deuda externa elevaría el pago de intereses.

La expectativa de los analistas del mercado era que si el Gobierno colocaba un bono a un plazo de 30 años, el país debía ofrecer unos 0,30 puntos porcentuales más, respecto a la emisión anterior.

Sin embargo, el panorama internacional podría variar esa expectativa, dando como resultado una nueva colocación que podría no ser más costosa.

El premio que paga una emisión de este tipo, sobre los bonos del Tesoro de Estados Unidos (el título de referencia), depende de la coyuntura económica internacional y la local en el momento en que se lleve a cabo.

Si la emisión se ejecutara en los próximos días, llegaría en medio de una coyuntura de bajos precios del petróleo, mejoras en las economías de países latinoamericanos (tales como Brasil) y buen crecimiento y menor desempleo de Estados Unidos.

Por ello, el nuevo título de deuda externa no necesariamente tendrá un premio más alto, según explicó el ministro de Hacienda.

A nivel local, también ayudarían los resultados de la recaudación tributaria, así como la presentación y aprobación de los proyectos de reforma fiscal (impuesto al valor agregado y renta global), añadió Fallas.

Estos factores colaborarían con el fisco para encontrar los recursos necesarios conforme se presenten los vencimientos.

Según los analistas, este año podría concluir con buenos resultados en el manejo de la deuda, si el contexto antes mencionado y la emisión de deuda externa no ejercen presión en las tasas de interés del mercado local.

El año pasado, el incremento de tasas en colones fue menor al esperado, lo que dinamizó la colocación de créditos en esa moneda.

Por ejemplo, la Tasa Básica Pasiva (TBP) cerró el 2014 en 7,20%, 0,7 puntos porcentuales más que a como inició el año.

Este 2015, adicional al eurobono, de acuerdo con el calendario de subastas, la utilización de canjes será activa en el primer semestre. Así, será posible canjear deuda cara por barata, o alargar posiciones, explicó Carolina Hernández, jefe de estrategia de Aldesa.

Eso sí, la dificultad llegará en el segundo semestre del año, cuando se vería un aumento moderado de tasas de interés, a medida que los inversionistas demanden tasas más altas.

La presión se evidenciaría aún más si no se presenta una reforma fiscal.

Según Norman García, analista financiero de Acobo, la estructura por plazo que se está definiendo le permitirá al fisco que los vencimientos lleguen de forma paulatina en los próximos años. Así, tendrá control sobre las captaciones del mercado, aún cuando para el 2016 ya no se cuente con eurobonos.

Meses más críticos en el 2015

Los mayores vencimientos de Hacienda, por tipo de instrumento.

Colones

Dólares

Mes

Cero Cupón

Tasa fija

Tasa básica

Cero cupón $

Tasa Fija $

Enero

38,2

163,7

11,2

14,6

19,7

Marzo

32,3

1,14

46,9

4,8

18,7

Mayo

10,4

0,0

0,0

2,0

244,9

Junio

17,6

226,4

0,0

11,1

5,12

Setiembre

2,7

210,8

0,0

5,7

45,3

Noviembre

1,2

0,0

0,0

25,22

185,5