FINANZAS

Mediano plazo lideró en la emisión de bonos en la Bolsa en 2014

Expectativa del alza en las tasas de interés y déficit fiscal motivaron esta tendencia, que prevalecería durante este 2015

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes
  • Gráficos
  • /finanzas/emisiones-vencimiento-mediano_plazo-Bolsa_Nacional_de_Valores_ELFCHA20150102_0001_5.jpg
    326x204
    Mediano plazo lideró en la emisión de bonos en la Bolsa en 2014
    / 02 ENE 2015
  • /finanzas/emisiones-vencimiento-mediano_plazo-Bolsa_Nacional_de_Valores_ELFCHA20150102_0002_5.jpg
    326x204
    Mediano plazo lideró en la emisión de bonos en la Bolsa en 2014
    / 02 ENE 2015

index

Durante el 2014, las emisiones de bonos realizadas en la Bolsa Nacional de Valores (BNV), en el mercado primario, se inclinaron por los vencimientos a mediano plazo, con una menor preferencia por corto plazo, y un bajo atractivo del largo plazo.

La prolongada espera de la subida de las tasas de interés en la economía estadounidense, así como el déficit fiscal del país, serían las principales razones por las que los emisores optaron por este tipo de operaciones en el transcurso del año anterior.

La expectativa es que esta tendencia prevalezca en el 2015.

El corto plazo es aquel en el que se emiten transacciones con vencimientos que llegarán en menos de un año; el mediano plazo, con lapsos entre uno y cuatro años, y el largo plazo, aquel que se extiende a más de esos cuatro años.

En total, el mercado recibió $48.303 millones en emisión de bonos, de los que $20.019 millones correspondieron a inversiones con vencimientos en el mediano plazo, mientras que el corto plazo capturó $16.318 millones, y el resto fue para aquellos bonos a más de cuatro años, según la BNV.

Esto, dista de lo percibido en el 2010, cuando el corto plazo era el que predominaba, seguido del largo plazo.

En el 2014, la mayoría de emisores adoptaron la nueva tendencia y el Banco Popular fue el que más transó dinero con vencimientos en el mediano plazo.

La entidad bancaria sumó emisiones por un total de $500,5 millones, de los cuales el 74% se transó en colones.

Estos recursos formaron parte de la cobertura necesaria para mantener los indicadores de calce de plazos por monedas según la normativa, evitar concentraciones de vencimientos al corto plazo y financiar el crecimiento de la cartera de crédito, dijo Gerardo Abarca, director financiero del Banco Popular.

La participación de este banco estuvo presente en todos los meses del año, pero en julio realizó la emisión por el mayor monto en un solo tracto, de más de $24 millones.

Respecto a los vencimientos, el mayor pago en un solo tramo llegaría en julio del 2016, por una cifra de $85,6 millones; mientras que sería en este año cuando el banco tenga el mayor pago por varios vencimientos.

A este banco le sigue el Fideicomiso del Proyecto Técnico Garabito con una emisión total que supera los $129 millones, cifra que fue transada en dólares.

En el tercer lugar se ubicó el Banco Agrícola de Cartago, con un monto de $115,6 millones, la mayoría de estos en la divisa estadounidense.

El mayor monto de las emisiones de este banco vencen el 29 de enero del 2018.

Por otro lado, la mirada estuvo puesta en la moneda nacional. Los colones capturaron el 69% del volumen total transado con vencimiento al mediano plazo. Los dólares intentaron seguirle el paso pero terminaron con un 30% de los bonos emitidos.

Al analizar las cifras de las emisiones en la BNV, en general, el mercado de valores viene reduciendo la cantidad de operaciones que realiza año con año. En el 2014 fue de 85.534, una diferencia de 13.758 respecto del 2013.

En términos generales, se percibió una caída de un 17,4% en el volumen transado entre el 2013 y el cierre del 2014 (datos al 4 de diciembre).

Todos los mercados de negociación reportaron el mismo efecto, aunque la merma fue más leve en el primario (1,2%) y más fuerte en el secundario (27%).

¿Por qué la tendencia?

El liderazgo que tomó el mediano plazo en el 2014, obedece a varios factores, algunos políticos y otros del entorno económico a nivel local e internacional.

El primero de estos factores es la expectativa de que las tasas de interés mantengan una tendencia al alza. Esto se percibió en el comportamiento de la Tasa Básica Pasiva (TBP) que llegó a un nivel máximo de 7,25%.

Además, la espera de una subida de tasas por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) también impulsó a las entidades emisoras a optar por vencimientos a este plazo. Según analistas consultados por EF, esta espera podría prolongarse hasta el segundo semestre del 2015.

La baja en la calificación de riesgo del país es otra de las causas que pudo generar la preferencia por este plazo.

En el caso de las entidades bancarias que son emisores, la demanda que antes estaba enfocada en el corto plazo se va trasladando hacia el mediano o largo plazo, por la necesidad de mantener los indicadores de liquidez y calce de plazos acorde a la normativa prudencial vigente.

Los cambios de normativa de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), un mayor crecimiento de la cartera de crédito respecto a años anteriores y la colocación de préstamos a más largo plazo motivaron esa tendencia, comentó Abarca, del Banco Popular.

Entre tanto, este contexto se podría percibir también en el 2015, debido a que la mayoría de variables que causaron preocupación el año pasado siguen sin resolverse.

El mercado vigilará tanto el manejo que el Gobierno le dé al déficit fiscal, como el futuro de las reformas a los impuestos de venta y renta.

Según Marco Chaves, gerente financiero del Banco Cathay, la emisión del tracto de eurobonos pendiente aliviaría la situación del Gobierno pero, sin reformas, el 2016 podría ser complicado.

En el 2015 la estrategia de diversificación de las entidades bancarias se mantendría, y el mediano plazo seguiría representando una opción para disminuir el riesgo de liquidez.

El pago del Fondo de Capitalización Laboral en marzo del 2016 también jugará a favor del mediano plazo, según explicó Gerardo Porras, gerente general de Bancrédito.

Sostenbilidad y financiamiento