Empresarios menos optimistas

Creen que termina un año bueno y vendrá uno igual, pero menos piensan que el futuro será mejor

  • Facebook (Recomendar)
  • Tweetea!
  • /finanzas/Empresarios-optimistas_ELFINF20121112_0001_5.jpg
    326x204
    Empresarios menos optimistas
    / 12 NOV 2012

index

  • /finanzas/economia_ELFCHA20121109_0007_5.jpg
    326x204
    Lo mejor y lo peor del Gobierno
    / 11 NOV 2012
  • /finanzas/economia_ELFCHA20121109_0008_5.jpg
    326x204
    Economía no mostrará grandes cambios
    / 11 NOV 2012
  • /finanzas/economia_ELFCHA20121109_0009_5.jpg
    326x204
    Clima de negocios es positivo
    / 11 NOV 2012
  • /finanzas/economia_ELFCHA20121109_0010_5.jpg
    326x204
    Precios no subirán
    / 11 NOV 2012

index

El 2013 se vislumbra como bueno, más no mejor. Ese es el pronóstico que tienen las grandes empresas en el país.

Esa es la percepción recopilada de 132 altos ejecutivos consultados por el Barómetro de Empresas elaborado por la firma Deloitte, que cada semestre mide la percepción empresarial.

En la actual medición cayó a la mitad la cantidad de empresarios que señalaron estar ahora mejor que hace un año, pues ese porcentaje pasó de ser el 40% en abril anterior (fecha de la última medición) a representar solo el 20%.

En el mismo sentido, hoy son más lo que dicen estar igual que hace un año, en detrimento de la proporción de los que aseguran estar mejor.

Sin duda, el positivismo se modera, una afirmación que, además, se reafirma en otras mediciones realizadas por la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones de Empresa Privada (Uccaep), para el tercer trimestre del año, y de la Cámara de Comercio, de agosto anterior.

De hecho, el Índice Empresarial de Confianza de la Uccaep ha caído un 15% desde la primera mediación del año y el Índice de Confianza del Sector Comercial suma ya dos trimestres en camino descendente.

En general, el ánimo de los empresarios está respondiendo a la desaceleración de la economía que, según datos del Índice Mensual de Actividad Económica (Imae), abandonó sus sorprendentes niveles de 7% de crecimiento desde abril.

Las cosas, sin embargo, siguen bien a la vista de estos grandes participantes de la economía, pues un 96% espera hacer crecer o mantener la producción de sus compañías en el 2013.

De hecho, un alto porcentaje (61,2%) sigue pensando que su empresa avanzará positivamente en los próximos 12 meses. .

Estabilidad

Ese menor positivismo, aun así, se sustenta en un desempeño estable de las principales variables macroeconómicas, como la inflación y el tipo de cambio.

“La inflación está controlada, el tipo de cambio es estable y además hay crecimiento. Es un escenario donde el positivismo se justifica”, señala Alan Saborío, socio director de la firma Deloitte.

A futuro, el panorama no varía. Las proyecciones son de una inflación que no superará el 5,5% en el 2013. El 70,2% opina que la inflación el próximo año se ubicará entre el 4,5% y el 5,5%.

Estos empresarios no ven mayores presiones al alza en la inflación, pues un 56,2% de los consultados, (51,1% en abril anterior) cree que los precios de los productos o servicios que ofrece su empresa se mantendrán igual.

De hecho, el mantener bajo control la inflación es el rubro mejor calificado por la mayoría (55,7%) a la hora de valorar la gestión gubernamental. Eso refleja confianza en el cumplimiento de las metas inflacionarias establecidas por el Banco Central.

Respecto al tipo de cambio, la mayoría cree que oscilará entre los los ¢500 y los ¢510 por dólar durante el próximo año, un dato que revela la expectativa de una leve depreciación de la moneda nacional frente al dólar.

La estabilidad en el escenario macro, sin embargo, no da para que este semestre haya una mejora en la expectativas de contratación de estas grandes empresas.

Un 60,2% de los encuestados aseguró que no planea ni aumentar ni reducir su personal en los próximos 12 meses.

En general, se visualiza un escenario de continuidad de las condiciones actuales, pero de menos optimismo.

Otra prueba es que un 57,6% de los consultados afirmó que no esperan cambios sustanciales en el desempeño de la economía, porcentaje que aumentó considerablemente respecto a abril del 2012, cuando apenas un 34,4% tenía esa opinión.

Dinamismo

Aunque los empresarios ven en positivo el desempeño general de sus negocios a futuro, el recorte de sus expectativas no parece justificar un menor dinamismo de su producción.

Un 53,1% de los empresarios aseguró que la productividad en el 2103 de estas empresas será más alta que el año anterior, un dato que supera el 35,9% de consultados que hace seis meses tenían esa expectativa.

Solo una muy pequeña minoría ( 3,8%) cree que la productividad de su empresa bajará en los próximos 12 meses.

En contrapeso, el Banco Central sí proyecta un crecimiento de 4,2% para el próximo año, dato menor al 4,5% esperado al cierre del 2012.

En general, las proyecciones sobre el crecimiento económico del país lucen desanimadas.

El último dato del Imae reveló un dinamismo cercano al 3%.

En concordancia con lo anterior, el sector manufacturero también tiene expectativas a la baja.

El presidente de la Cámara de Industrias, Juan Ramón Rivera, cree que en el 2013 la producción del sector crecerá apenas un 3%, dato menor al 5% de crecimiento esperado con el que la industria cerrará este año.

Las expectativas industriales, sin embargo, son de una mejora del dinamismo hacia el segundo semestre del próximo año.

El sector comercio, por su parte, espera un 2013 en el cual el comercio siga creciendo de forma moderada. En la actualidad, el Imae del sector avanza a un rimo de 4,5%.

Arnoldo André Tinoco, presidente de la Cámara de Comercio, cree que el sector se verá favorecido en los próximos meses por un tipo de cambio estable, la apertura de nuevos centros comerciales y el crecimiento del consumo interno.

Mercado interno

La apuesta al mercado interno toma fuerza para el 2013. Francis Durman, presidente del Grupo Montecristo, así lo afirma.

Esas expectativas se sustentan en un comportamiento del crédito que a lo largo del 2012 ha aportado muchos recursos al consumo, lo que se evidencia en un dinamismo del sector financiero que alcanza niveles del 8%.

Para el próximo año, ese crecimiento se mantendría, aunque con expectativas más moderadas, a criterio del economista de la firma Ecoanálisis Alberto Franco.

“Veo el consumo interno creciendo en términos reales en el 2013, pero a un tasa moderada” explica el economista.

A su juicio, las altas tasas de interés están poniéndole freno al consumo, una situación que se mantuvo en el 2012 y que continuaría en el próximo año.

El analista económico sugiere que no habrá un crecimiento fuerte de la economía, lo que junto con los altos rendimientos, hacen suponer que los salarios reales crecerán apenas marginalmente.

Este criterio se respalda con la opinión de los grandes empresarios consultados por el Barómetro de Deloitte, que advierten, en su mayoría (58%) que los salarios crecerán entre un 2,5% y un 3,5% en el 2013, un dato menor a la inflación esperada.

Las tasas altas se mantendrían en el 2013 por la continuidad del financiamiento del déficit fiscal y el compromiso del Banco Central de mantener baja la inflación en el rango meta, lo que le obligará a competir por recursos en el mercado y presionar los tipos al alza.

“Son las presiones al alza en los tipos los que la emisión de los eurobonos podrá mitigar solo un poco”, explica Franco.

Gobierno

Entre tanto, la valoración general sobre la gestión de la labor del Gobierno sigue siendo de desaprobación.

Un 57,4% de los empresarios dijo desaprobar la gestión de Laura Chinchilla, un porcentaje similar al mostrado seis meses atrás.

Entre los factores peor evaluados está la infraestructura, en el que un 65% desaprueba lo hecho por el Gobierno.

Se trata de tema que será clave para el sector empresarial en el 2013 y sobre el cual hay acuerdo de que es prioridad para todos los sectores.

A la lista de pendientes se suma el suministro y costo de la energía, la simplificación y racionalización de trámites y permisos, y avanzar en una solución al déficit fiscal.

Entre los temas mejor evaluados, además del control de la inflación, están la inserción del país en mercados internacional, que también es visto por la mayoría (30%) como una tarea lograda, seguido de la reducción de la inseguridad, que un 22% lo menciona como un logro del Gobierno.

Por el contrario, junto con la percepción de una mala gestión en materia de infraestructura, un 56% cree que el Ejecutivo no ha cumplido con la tarea de reducir la pobreza, seguido de un 43% que tampoco aprueba la gestión en materia de empleo y un 38% que opina lo mismo en el tema del crecimiento económico.

En conclusión, para el próximo año el clima en el que se desempeñarán las empresas en el país será bueno, pero no se visualiza ningún despegue, hecho influido por el entorno internacional que sigue siendo de incertidumbre.

El Barómetro

En la sexta edición del Barómetro de Empresas participaron 132 altos ejecutivos de grandes compañías, cuya facturación conjunta supera los ¢1,5 billones y emplean a más de 45.000 personas.

El trabajo de campo se realizó del 6 de setiembre al 8 de octubre anterior vía un cuestionario autoaplicado por Internet.

Los sectores más representativos dentro de la muestra, fueron los vinculados a “Otros servicios” y “Agronegocios, procesamiento de alimentos y bebidas”, que sumaron el 19,4% del total de participantes.

El capital de la mayoría de las empresas consultadas (53%) es nacional, seguido de las empresas de capital extranjero (33,3%) y por último las de capital mixto, que representaron un 13,7% del panel.

La encuesta Barómetro de Empresas se realiza semestralmente y mide expectativas y tendencias empresariales que permiten obtener una visión general sobre la evolución de la economía.

Fuente Barómetro de Empresas Deloitte.

INCLUYA SU COMENTARIO