Liquidez crece más en moneda extranjera y en colones baja el ritmo, tras la dolarización de los ahorros y la subida en las tasas de interés

Por: María Fernanda Cisneros 15 julio

La liquidez en colones del sistema financiero evidencia un menor dinamismo en este año, como consecuencia de, entre otros factores, la dolarización del ahorro.

La subida reciente de las tasas de interés en colones desempeña un papel importante en ese resultado y su camino empinado se mantendrá hasta que los colones recuperen el atractivo que perdieron respecto de los dólares.

El límite de esa escalada lo dictará el Banco Central de Costa Rica (BCCR), sin descuidar su meta inflacionaria (ubicada entre 2% y 4%). “Históricamente, ha habido medio punto de premio (en colones por encima de dólares), pero pudiera ser que en las circunstancias actuales el premio tenga que ser un poco mayor, aun cuando después el banco deba hacer un ajuste”, indicó Olivier Castro, presidente del Central, al ser entrevistado por EF en junio.

El Financiero | Archivo
El Financiero | Archivo

De seguido, el alza de los tipos de interés tendería a estrechar la demanda de crédito en colones.

La liquidez en dólares, por su lado, muestra una realidad antagónica. Las arcas del sistema financiero cuentan con mayores saldos en esta moneda, explicado también por la aceleración que tuvieron los depósitos.

Esta vasta liquidez en moneda extranjera evitaría ajustes en la tasa, pero también una mayor depreciación del colón.

Ambos efectos llevarían a que la colocación de créditos en dólares aumente, y que contraste el menor dinamismo que espera el mercado en el crédito en colones, panorama que el Central pretende evitar.

Desde inicio de año, la autoridad monetaria proyectó un 2017 con una menor actividad crediticia dirigida al sector privado, respecto del año pasado.

El crecimiento esperado es de 7,9% (11,6% en 2016) y se fundamenta en un menor dinamismo en ambas monedas, aunque la mayor desaceleración la proyectó para los préstamos en dólares.

Las cifras corresponden a las proyecciones del Programa Macroeconómico 2017-2018, que se presentó a inicio del presente año.

Sin embargo, el BCCR podría ajustarlas en la revisión de este documento que debe publicarse a más tardar el próximo 31 de julio.

infografia

Escenario estresado en colones

En cifras, la liquidez del sistema financiero alcanzó los ¢19,4 billones en junio, tras un alza de 11%. Esta variación interanual refleja un dinamismo prácticamente estático respecto del año pasado.

Sin embargo, la composición de esa aceleración sí cambió.

Hace un año, la liquidez en moneda nacional era la más dinámica, pero hoy las arcas en dólares son las que están en apogeo.

La liquidez en colones pasó de un ritmo interanual de 13,9% en junio del 2016 a 6,7% al mismo mes del 2017. En dólares, el cambio fue de 6% a 19,9%, en el mismo periodo.

El giro que dieron las tasas de interés explica el resultado.

La decisión del Banco Central de normalizar el premio por invertir en colones llegó junto con algunas medidas. Primero, los incrementos en la Tasa de Política Monetaria (TPM). En lo que va de este año, la autoridad monetaria registra cinco subidas de TPM, que ahora se ubica en 4,50%.

Con el fin de acelerar la trasmisión de este indicador al resto del mercado, el BCCR también decidió reabrir Central Directo, mecanismo de captación.

Esto generó cautela en las decisiones de inversión y, por ello, se prefiere dejar parqueados los recursos en el corto plazo, al mismo tiempo que una cantidad de recursos están depositados en el Central (que ofrece mejores rendimientos), explicó Vidal Villalobos, gerente de estudios económicos de Prival Bank.

Por su parte, la Tasa Básica Pasiva (TBP) llegó a 6%, un nivel que registró por última vez el 2 de diciembre del 2015.

Esa subida se ha originado porque el Central está llevando los mecanismos de transmisión de las tasas hacia todos los espectros, mercados primarios, secundarios, curvas soberanos y TBP, entre otros, explicó Gabriel Alpízar, gerente de Tesorería del Banco de Costa Rica.

Por ahora, el comportamiento del crédito en colones se mantiene estable, con un repunte de 14,8%.

Sin embargo, las perspectivas dictan un escenario mucho más estresado.

Una liquidez más escasa se suma a la presión del déficit fiscal, el todavía estable crédito en colones y la defensa del BCCR del tipo de cambio –por medio de ventas significativas de dólares– para complicar el escenario, ya que para ciertos plazos la liquidez es poca y, por tanto, las tasas subirán más, explicó Adriana Rodríguez, gerente sénior de la unidad de Análisis Económico de Scotiabank.

En dólares, la previsión del dinamismo del crédito para el cierre de este 2017 es distinta.

De entrada, el que el mercado cuente con una mayor liquidez en dólares no necesariamente implica mejores facilidades de colocación. Lo anterior, debido a una regulación más estricta de colocación en dólares. Aún así, un tipo de cambio estable y tasas de interés sin subidas abruptas podrían incentivar la demanda en esta moneda.