Intercambios de bonos pretende ayudar a bajar el presupuesto del 2015

Por: Sergio Morales Chavarría y César Augusto Brenes Quirós 2 noviembre, 2014
 Hacienda tiene emisiones de bonos con un saldo superior a los ¢2 billones para hacer canjes en el 2015.
Hacienda tiene emisiones de bonos con un saldo superior a los ¢2 billones para hacer canjes en el 2015.

Los canjes de bonos de deuda serán una opción para liberar parte de la presión que tiene el Ministerio de Hacienda por conseguir recursos y, al mismo tiempo, evitar que las tasas de interés se disparen en el 2015 .

El Gobierno pretende seguir llamando a los dueños de sus títulos con vencimiento el próximo año para ofrecerles nuevos valores, con un mayor plazo y, de esa manera, evitar el pago de esas deudas.

Para el próximo año, Hacienda tiene planeado llamar a cambio instrumentos cuyos montos colocados suman ¢667.937 millones y $413 millones, entre un total de ocho series.

El Financiero | Archivo
El Financiero | Archivo

A octubre del 2014, se habían logrado cambiar ¢286.717 millones, cantidad que es más alta con respecto al promedio de canjes realizados entre el 2011 y el 2013, que fue de ¢116.000 millones, según las cifras aportadas por Mauricio Arroyo, subtesorero nacional.

De los cambios que se han hecho a lo largo del 2014, ¢167.700 millones correspondieron a activos que vencen en el 2015.

Según Arroyo, Hacienda se ha acercado a los propietarios de bonos y eso es lo que ha ocasionado el aumento de los canjes durante este año.

El Financiero | Archivo
El Financiero | Archivo

Un mes después de haber presentado el presupuesto de la República, la autoridad hacendaria propuso un recorte que incluía evitar el pago de unos ¢100.000 millones mediante la utilización de canjes.

Sin competencia

Este tipo de operación es diferente con respecto a las subastas porque el emisor está en capacidad de hacer solamente una oferta a la hora de la sustitución y no debe enfrentar la posible competencia en precios o rendimientos.

Marco Chaves Rodríguez, analista de mercados del puesto de bolsa INS Valores, explicó que en un entorno económico con presiones al alza en las tasas de interés, los canjes ejercen menor presión sobre los rendimientos en el mercado en comparación con la que el emisor recibe en una subasta tradicional.

“En los canjes de deuda, los títulos que estarían comprando los inversionistas son colocados a un único precio, por lo que no existe oportunidad para la especulación o de exigir un rendimiento mayor que la referencia del emisor”, dijo el especialista.

Para Francisco Rodríguez, gerente general del puesto de bolsa Popular Valores, estas operaciones no afectarán el costo para Hacienda, pues es una gestión sobre los vencimientos que están por venir y, anticiparlos, puede representar mejores condiciones a las que enfrentaría en el propio momento del vencimiento.

Según Hacienda, la normativa impide revelar quiénes son los inversionistas o dueños de los bonos que pretenden ser canjeados, pero es posible afirmar, de manera general, que entre los propietarios están los fondos de pensiones, bancos públicos y algunas entidades del Estado.

“El Ministerio busca reducir las presiones de refinanciamiento mediante un alargamiento del plazo al vencimiento de los títulos”, agregó Arroyo.

Inversionistas moderados

José Manuel Arias, gerente general de la operadora BAC Pensiones, explicó que en los intercambios se suele ofrecer un premio o mejor rendimiento a los inversionistas en los nuevos instrumentos, pero con una única oferta y sin competencia entre los inversionistas.

La necesidad expresa y el nivel de déficit fiscal coloca a Hacienda contra la pared, pues los inversionistas conocen esa situación y eso conlleva a pedir tasas más altas, incluso en los canjes.

Arias detalló que, desde el lado de los inversionistas, se tiene poder de negociación en un canje cuando se posee más de la mitad de la emisión que se pretende cambiar y, de esa manera, se puede intentar obtener un mejor rendimiento a la hora del cambio.

No obstante, ese poder relativo en la negociación es un arma de doble filo, dado que si no se realiza el cambio, el inversionista entonces debe buscar en cuál instrumento coloca el dinero y corre con el riesgo de no encontrar instrumentos suficientes y con las características deseadas en el mercado local.

Popular Pensiones también ha participado en los intercambios, confirmó su gerente, Marvin Rodríguez. A la fecha conserva una porción minoritaria de los bonos que el Gobierno pretende cambiar.

Desde de la perspectiva de Rodríguez, ellos acuden a los canjes cuando consideran que lograrán un mejor precio de venta de los títulos de corto plazo con respecto a los precios que imperan en el mercado secundario.

Otra de las razones que los motiva a participar es si logran mejor rentabilidad al aumentar los plazos de vencimiento con los bonos que se adquieren.

La posibilidad de otorgar rendimientos más altos dependerá de la necesidad de recursos que tenga Hacienda. Por el momento, la entidad se ha negado a conceder mejores condiciones para los inversionistas, dijo Alexánder Chavarría, encargado de inversiones locales de la operadora de pensiones Vida Plena.

Para los próximos canjes, Hacienda tiene a la mano varias series de bonos en colones y dólares con plazos de tres a 20 años.

En instrumentos denominados en moneda extranjera tiene un total disponible de $510 millones en emisiones.

Para los títulos en colones posee ¢1,54 billones en activos de tasa fija y ¢808.038 millones en emisiones con tasa variable.

Bonos llamados a cambio

Títulos por canjear por Hacienda para bajar el presupuesto.

Bono/Vencimiento

Tipo

Monto colocado

Moneda

G$20/05/2015

Tasa fija

179,31

Dólares

G$27/05/2015

Tasa fija

59,7

Dólares

G$25/11/2015

Tasa fija

174

Dólares

G28/05/2015

Tasa fija

157.430,35

Colones

G24/06/2015

Tasa fija

224.243,60

Colones

G23/09/2015

Tasa fija

183.846,65

Colones

B112000-10/08/2015

Tasa variable

47.857

Colones

B182000-07/12/2015

Tasa variable

54.559,17

Colones