Puestos de bolsa dudan que alcance la meta de colocación, luego de que la incumpliera en el primer semestre

Por: María Fernanda Cisneros 19 agosto
 Cambio en la deuda. Entre junio de 2016 y junio de 2017, la composición del saldo de la deuda interna total pasó de 9,11% a 19,26%, en deuda ajustable; de 76,96% a 70,10%, en deuda fija; y de 13,93% a 10,64% en deuda indexada.
Cambio en la deuda. Entre junio de 2016 y junio de 2017, la composición del saldo de la deuda interna total pasó de 9,11% a 19,26%, en deuda ajustable; de 76,96% a 70,10%, en deuda fija; y de 13,93% a 10,64% en deuda indexada.

El Ministerio de Hacienda insistirá en captar dinero mediante colocaciones de títulos tasa fija, pero el mercado no está seguro de esta estrategia e, incluso, asegura que obligará al Gobierno a ofrecer rendimientos más altos.

La intención de Hacienda se dio a conocer en la presentación del plan de endeudamiento interno para el segundo semestre de este 2017.

Lo anterior, a pesar de que incumpliera la meta que se había trazado para la colocación del instrumento en la primera mitad del año debido a que la demanda de bonos de los inversionistas se desviara hacia otros instrumentos ajustables o en dólares.

La insistencia de Hacienda obedece al objetivo de mantener los niveles de sostenibilidad del portafolio de la deuda pública, de modo que exista poca exposición a los cambios en tasas de interés y tipo de cambio.

Además, pretende propiciar el alargamiento de los plazos y fomentar la formación de precios mediante la colocación de emisiones benchmark a tasa fija de 3, 5, 7 y 10 años plazo, explicó Mauricio Arroyo, subtesorero nacional.

A pesar de la intención de Tesorería Nacional de reducir el componente incertidumbre del Gobierno, se enfrentará con un periodo electoral y con expectativas de tasas de interés al alza en los meses que restan de este 2017.

Eso podría dificultarle, una vez más, el cumplimiento de su estrategia de colocación interna.

infografia

Estrategia enfrentará tropiezos

Solo en la segunda mitad del año en curso, Tesorería atenderá vencimientos por $1.506,9 millones (unos ¢892.326 millones).

Para atender esas obligaciones, el monto máximo de colocación será de ¢1,1 billones, considerando colocaciones en bolsa y en ventanilla (mediante la plataforma Tesoro Directo –TD–).

La estrategia muestra que, de ese requerimiento máximo, el 40% se colocaría mediante títulos tasa fija, 25% a tasas variables y 15% en dólares. El 20% restante llegará al mercado con títulos cero cupón, en colones y dólares, a través de TD cada jueves.

Ante estas cifras, la primera duda del mercado es si este plan podrá alcanzarse.

Durante el primer semestre, Hacienda colocó solo un 15% en títulos tasa fija (la meta era 50%), debido a un fuerte dinamismo en la colocación de bonos a tasa variables y fija en dólares, por “la coyuntura del mercado”.

Esto cambió la composición de la deuda. La deuda fija pasó de 76,96% en junio de 2016 a 70,10% en junio de 2017.

¿Qué pasó entre enero y junio? El mercado empezó a reservar sus fondos, a la espera de una subida de tasas de interés, luego de que el Banco Central anunció medidas –como la reactivación de Central Directo y la solicitud de $1.000 millones al Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR)– para normalizar el premio por invertir en colones tras la turbulencia del tipo de cambio.

Posteriormente, llegó el mensaje del Gobierno sobre la austeridad en el presupuesto y la falta de liquidez, y eso agudizó las expectativas de los inversionistas.

El mercado apostó por instrumentos tasa fija pero a muy corto plazo y con montos reducidos, mientras, aumentó la colocación en instrumentos ajustables como el Título Ajustable Soberano (TPRAS) y demandó más títulos en dólares, explicó Vidal Villalobos, gerente de Estudios Económicos de Prival Bank.

Ahora, a pesar de la intención del Gobierno de reducir los riesgos de la deuda y captar más tasa fija en colones, la coyuntura que dibujó Hacienda en la presentación de su plan de deuda persiste. La presión en las tasas de interés no se ha desvanecido, el faltante fiscal se agudiza y el periodo electoral calienta.

Aldesa, por su lado, estima que la colocación de Hacienda en el segundo periodo será similar a la del primer semestre, si se mantienen al alza el tipo de cambio y las tasas en colones.

Esa valoración de riesgos ya está en la mente de la Tesorería.

“La coyuntura económica del país, las políticas de inversionistas institucionales que obedecen a regulación desfasada, así como las expectativas de los agentes económicos sobre los macroprecios, son variables que podrían afectar la colocación de tasa fija en la segunda mitad del año”, explicó Arroyo.

De entrada, casi la mitad de las colocaciones de Hacienda se ejecutan directamente con instituciones del Estado y esto alivia un poco la presión en las tasas.

Otro 25% se negocia con operadores de pensiones y por eso Hacienda quiere conversar con la Superintendencia de Pensiones para eliminar los límites que tienen estas empresas de invertir en bonos del Gobierno.

Respecto al sector privado, si Hacienda quiere colocar más tasa fija en colones, deberá ofrecerle al mercado una tasa mayor.