Plataforma del Gobierno acumuló ¢1,3 billones en captaciones entre enero y agosto de este 2016

Por: María Fernanda Cisneros 27 septiembre, 2016
 Entre mayo y diciembre del 2014 el Ministerio de Hacienda debe destinar un total de $1.710 millones para pagar vencimientos de bonos.
Entre mayo y diciembre del 2014 el Ministerio de Hacienda debe destinar un total de $1.710 millones para pagar vencimientos de bonos.

A partir de octubre, el Ministerio de Hacienda habilitará la colocación de bonos de deuda estandarizada a través de Tesoro Directo (TD).

Se trata de la tercera etapa del plan piloto que la autoridad hacendaria anunció desde el arranque de operaciones de la plataforma electrónica, en enero.

TD es un sistema de comunicación electrónico mediante el que Hacienda ofrece títulos de deuda a entidades públicas, en tiempo real, a través del Sistema Nacional de Pagos Electrónicos (Sinpe), del Banco Central de Costa Rica (BCCR).

La plataforma permite a las instituciones adquirir títulos valores de acuerdo a plazos, monedas y tipos de instrumentos, al mismo tiempo que obtienen un registro automatizado de las operaciones.

Hasta el momento, la oferta únicamente es de operaciones de deuda individuales, con títulos denominados Over The Counter (OTC).

La nula bursatilidad de estos títulos ya causó roces en el mercado bursátil, ya que no pueden ser negociados en el mercado secundario.

Esto cambiará en los primeros días de octubre, cuando Hacienda realizaría las primeras colocaciones de bonos estandarizados en TD, lo que de forma inmediata habilitará la posibilidad de que estos títulos sean negociados en el mercado secundario, entre más inversionistas.

Mediante Tesoro Directo se permitirá colocar deuda estandarizada de corto plazo (títulos cero cupón), además de la opción ya vigente de OTC. Además, Hacienda valorará la incorporación de otros títulos.

Según Mauricio Arroyo, subtesorero nacional, la semana pasada, el BCCR publicó la norma que habilita la colocación de deuda estandarizada mediante TD, utilizando Sinpe, y desde entonces han capacitado a puestos de bolsa y a las entidades participantes de Sinpe, sobre la realización de órdenes de inversión con esta nueva opción.

El beneficio de la utilización de TD es claro: al Gobierno, le permite ahorrar recursos (tanto operativos como financieros), ampliar la cartera de inversionistas y diversificar las fuentes de fondeo. Entre tanto, los inversionistas ven un ahorro en los costos de intermediación (comisiones y tiempo).

Las cifras y antecedentes de TD

"Tesoro Directo ha superado las expectativas. Nos ha permitido financiar vencimientos, evitar ir a subastas y por lo tanto no ejercer presión en las tasas de interés", dijo Arroyo.

El saldo acumulado a agosto de este 2016 alcanzó los ¢1.330.117 millones y las instituciones públicas financieras no bancarias capturaron el 74% de ese saldo.

Solo en el mes de agosto, las negociaciones fueron de ¢291.865 millones, cifra menor a la registrada en julio (¢352.219 millones).

En colones, la cifra fue de ¢264.173 millones y el 79% pertenece a operaciones con un plazo de entre 0 y 3 meses. En dólares, el saldo fue de $50 millones y 86% es de las operaciones se ubicaron de 1 a 3 años plazo.

Hacienda lanzó la plataforma electrónica en enero de este año y con su operación se habilitó una nueva forma de colocar directamente títulos de deuda con instituciones públicas. A partir de ese momento el sistema automatizó las captaciones, que antes se realizaban también de forma directa pero manualmente y mediante comprobantes.

Por ejemplo, en 2015, este tipo de captaciones alcanzaron la cifra de ¢1,2 billones, tras un repunte de 20% respecto del 2014. Este mismo crecimiento es con el que Hacienda espera que cierre TD en este 2016.

La primera etapa del plan piloto constaba de la participación de 14 entidades que podían, de forma automatizada, optar por operaciones de deuda individuales. Seguidamente, el segundo paso, era incluir al resto de entidades del sector público. La tercera etapa, incluía los bonos estandarizados y la posibilidad de que participara también el sector público.

La segunda etapa no se pudo cumplir, ya que falta la aprobación de la junta directiva del BCCR.

A futuro, se ven algunas oportunidades de mejora dentro de la tercera etapa, ya que inicialmente las colocaciones de bonos de deuda estandarizada se realizarán en ventanilla, pero la idea es que a partir de 2017 se puedan realizar a modo de subasta, explicó Arroyo.