Indicadores de precios que excluyen elementos volátiles se recuperaron luego de dos meses a la baja

Por: María Esther Abissi 14 octubre

Los índices de inflación subyacentes —calculados por el Banco Central— retomaron la tendencia al alza tras 2 meses a la baja.

Según datos del Central, durante este año la inflación subyacente (que, en general, excluye precios volátiles) pasó de 0,9% en enero, a 1,7% en setiembre pasado, acercándose al límite inferior del rango meta fijado por esta entidad (medida por el IPC), del 3%.

Los indicadores subyacentes determinan los movimientos de los precios atribuibles a presiones monetarias, eliminando efectos de distorsión que puedan causar estacionalidades o situaciones coyunturales, por lo que son datos más exactos de inflación.

El Financiero | Archivo
El Financiero | Archivo

El Índice de Inflación Subyacente con Exclusión Fija por Volatilidad (IEV), por ejemplo, inició el año en 0,94%, y hoy está en 1,57%. El incremento de 0,63 puntos porcentuales se registró entre los primeros seis meses del año. Sin embargo, tuvo una tendencia a la baja durante julio y agosto y repuntó en setiembre.

Otros indicadores, como la Inflación Subyacente con Exclusión Fija de Agrícolas y Combustibles (IEF) y la Inflación Subyacente Media Truncada (IMT), también mantuvieron el mismo comportamiento.

Este tema, así como el de las tasas de interés y el tipo de cambio serán abordados durante el evento Trilogía 2018, que EF realizará este 19 de octubre en el Hotel Real Intercontinental a partir de las 2 p.m. Los expositores serán tres reconocidos economistas: Gerardo Corrales, Luis Liberman y Édgar Ayales.

infografia
Factores de influencia

Hay varios factores que han influenciado al comportamiento de estos indicadores, entre ellos, tres grupos de consumo que están presentando variaciones altas en el IPC: salud, educación y bebidas alcohólicas.

“Estos grupos son los que están forzando al alza la inflación subyacente y son los que, durante julio y agosto, hicieron que la inflación fuera prácticamente nula con variaciones mensuales bajas, ya que los tres tuvieron variaciones menores”, explicó el economista, Melvin Garita.

Adriana Rodríguez, gerenta de análisis económico de Scotiabank, aseguró que las tendencias alcistas del tipo de cambio en el último año y medio, y los factores de segunda ronda de los ajustes en las tarifas de los bienes y servicios regulados, pesan sobre los costos de producción y, por tanto, en los precios de venta de muchos bienes y servicios, generando ajustes en los índices.

Sin embargo, Rodríguez sostiene que la coyuntura actual de menor liquidez, tasas de interés más altas y la desaceleración significativa del consumo pueden tener parte del peso en la tendencia observada hasta el momento.

Para el Banco Central, la situación refleja esencialmente el comportamiento de los determinantes macroeconómicos de la inflación en el corto y largo plazo que evolucionan consecuentemente con sus expectativas.

Eduardo Prado, gerente del Central, explicó que las expectativas de inflación están ancladas al rango meta, y la brecha del producto indica que no hay presiones en la demanda.

“Los agregados monetarios y el crédito, determinantes de la inflación en el largo plazo, evolucionan de manera consecuente con la meta de inflación, por lo que es esperable que los indicadores tiendan a converger al rango meta”, aseguró.

Esta expectativa de retorno de la inflación hacia el rango meta podría verse también influenciada por las tasas de crecimiento de la economía externa, que son cada vez mayores.

Luis Liberman, exvicepresidente de La República, afirmó que el precio del petróleo está un poco más alto de lo que estuvo el año pasado, otro factor que empujaría los precios en Costa Rica hacia arriba hacia el cierre del año.

El también economista afirmó que como se espera que los precios se mantengan en medio del rango estipulado por el Banco Central, no debería preocupar el nivel de las tasas de interés durante el próximo año.

En relación con este tema, Prado aseguró que están vigilantes a los determinantes macroeconómicos de la inflación, para modificar, en el caso de que sea necesario, la postura en las acciones de política monetaria, considerando que normalmente, actúan con rezago y se necesitaran ajustes para mantener la inflación dentro del rango para lo que resta del 2017 y durante el 2018.

 Para el Banco Central, la situación de la inflación subyacente refleja esencialmente el comportamiento de los determinantes macroeconómicos de la inflación en el corto y largo plazo, y evolucionan de acuerdo con el rango meta.
Para el Banco Central, la situación de la inflación subyacente refleja esencialmente el comportamiento de los determinantes macroeconómicos de la inflación en el corto y largo plazo, y evolucionan de acuerdo con el rango meta.
Etiquetado como: