Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal, advirtió que un alza de tasas "podría desacelerar levemente el ritmo de recuperación" del mercado laboral

Por:  27 marzo, 2015
Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos
Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos

Washington.- La Reserva Federal (Fed) estadounidense "piensa seriamente" en elevar sus tasas directrices este año, por primera vez desde la crisis financiera, aunque esta alza pueda frenar "levemente" la reactivación, declaró la presidenta del banco central Janet Yellen el viernes.

El Comité de política monetaria de la Fed "piensa ahora seriamente comenzar -en el correr del año- a reducir la política monetaria excepcionalmente flexible actualmente en vigencia", dijo Yellen en un discurso pronunciado en San Francisco.

"En conformidad con nuestro comunicado anterior, el Comité estima que un alza de las tasas de fondos federales sigue siendo improbable durante la reunión del Comité monetario de abril", previsto para el 28 y 29 del mes próximo, indicaba el comunicado emitido por la Fed al término de la reunión realizada a mediados de marzo.

El banco central había innovado sin embargo en la semántica a fin de enviar una señal a los mercados que esperaban la decisión. En el comunicado final no hace referencia a la "paciencia" que había invocado en las últimas dos reuniones para justificar un statu quo monetario.

"Ese cambio en el mensaje de orientación no significa que el Comité haya decidido una fecha para una primera alza de tasas", agregaba la Fed.

"Todavía no llegó el momento propicio", reiteró Yellen el viernes.

La presidenta de la Fed insistió sin embargo en los riesgos ligados al incremento de tasas, que quiere condicionar a la continuación del crecimiento económico en Estados Unidos.

Evocando la reducción de la tasa de desempleo en el país, que cayó a 5,5%, Yellen advirtió que un alza de tasas "podría desacelerar levemente el ritmo de recuperación" del mercado laboral.

Pero "una actitud demasiado prudente podría tener consecuencias indeseables sobre la estabilidad financiera", alentando tomas de riesgos excesivos en los mercados, señaló.