Aunque el proceso se puede realizar directamente desde una computadora, fue necesarias algunas llamadas e ir físicamente a la sucursal para firmar contratos y retirar la tarjeta

Por: Sergio Morales Chavarría y César Augusto Brenes Quirós 16 marzo, 2016

Hace pocos días, intenté comprobar si desde la computadora y con el número de cédula podía abrir una cuenta simplificada, tal y como lo anuncia la publicidad reciente del Banco de Costa Rica (BCR).

El resultado de la prueba es que efectivamente sí se puede abrir una cuenta de manera casi inmediata luego de llenar un formulario en el sitio web del banco.

Sin embargo, no me escapé de tener que ir a una oficina a firmar el contrato, recibir la tarjeta de débito y todos los papeles asociados a la cuenta.

La cuenta de expediente simplificado es una iniciativa del Banco Central de Costa Rica (BCCR) y utiliza un régimen de documentación y diligencia simplificado, con el fin de ampliar el acceso de clientes que están calificados en un perfil de bajo riesgo.

El objetivo es ampliar la inclusión financiera de la ciudadanía que, hasta el momento, no ha tenido acceso a servicios bancarios.

El BCR fue el primer banco en habilitar esta opción, y decidí probarla con el fin de ver con cuánta facilidad una persona se puede bancarizar, pues la promesa es que con solo llenar un documento virtual y el número de cédula, uno se convierte en cliente bancario.

infografia

Al final, la experiencia me enseñó que en ocho pasos y en un total de dos días hábiles, logré una cuenta de ahorros en colones y otra en dólares.

Estos son los ocho pasos:

  1. Visitar la página del BCR www.bancobcr.com donde se encuentra el formulario.
  2. Dicho formulario no es visible en la primera página. Acudí a la sección de productos y servicios para personas y, posteriormente, a una pestaña de cuenta simplificada en donde explica en qué consiste, los requisitos y condiciones de servicio, pero no está el enlace donde pueda formalizar la petición. La información anterior me sirve para conocer que existen tres niveles de cuentas y qué depende del monto.
  3. Opté por llamar a uno de los números de atención indicados en la página (2211-1111) y una funcionara me indica que ella puede llenar el formulario o bien, indicarme en donde lo puedo encontrar exactamente. Escogí esto último.
  4. La encargada de atención al cliente me indica que el formulario se encuentra dentro de la sección de servicios a personas, solo que en la parte de tarjetas de débito. Al fin aparece un apartado de "Solicitudes de BCR Tarjetas" y posteriormente en otro menú la sección "Apertura de cuenta simplificada". Hasta el momento llevo cuatro pasos y una llamada.
  5. Ingresé al formulario y proporcioné los datos requeridos: nombre completo, nacionalidad, teléfono, dirección electrónica y física. La tercera parte del formulario resulta de interés pues explica el tipo de cuenta a escoger (ahorro o corriente), la moneda, el monto máximo a movilizar y la oficina en donde se puede retirar la tarjeta. La cuarta parte y final, permite elegir si el cliente necesita de servicios adicionales como banca por internet.
  6. Como paso adicional, tuve que llamar nuevamente, pues el menú de las oficinas disponibles no detalla apropiadamente cada una y supone que el usuario conoce el nombre interno de cada oficina o sucursal.
  7. infografia

  • Finalmente, escogí el sitio para ir por la tarjeta e hice clic en enviar el formulario. En menos de un minuto, tenía en mi correo electrónico una respuesta automática del banco en la que me daba el número de cuenta y el número de la denominada cuenta cliente, que es el que sirve para transferencia entre distintos bancos.
  • En la tarde del siguiente día hábil, un correo me notificó que podía pasar por mi tarjeta de débito. Cuando acudí a la oficina a realizar el trámite, tardó solamente unos minutos e incluyó: firma de contratos, entrega de tarjeta de débito, claves y accesos a internet y de paso, abrí mi cuenta en dólares.
  • También hubo un par de cosas que quedaron claro con la ejecutiva bancaria: no es un requisito tener un saldo mínimo en la cuenta y tampoco hay cobros por administrar la cuenta.