Los bancos privados manejan un margen de intermediación más bajo

Banco General registró el menor margen de intermediación, mientras que Popular y Citi los más altos

  • Facebook (Recomendar)
  • Tweetea!

En cuanto al margen de intermediación financiera se refiere, los bancos privados le sacan ventaja a las grandes entidades públicas.

Las cinco bancos con menor margen del país son privados, según se desprende de un estudio realizado por EF con base en datos reportados ante la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), correspondientes a diciembre del 2012.

No es de sorprender pues, en su conjunto, la banca privada presenta un margen de intermediación financiera de 6 puntos porcentuales, 2 por debajo del registrado por la banca pública.

En su concepción más sencilla el margen de intermediación financiera es la diferencia entre el interés que los bancos pagan a los ahorrantes y el que cobran a los prestatarios.

El indicador se asocia con la eficiencia, pero también está sujeto a las distorsiones del mercado, a la estructura de negocio de cada entidad y a las limitaciones en el método utilizado para su cálculo.

En este caso, EF incorpora tanto el margen en colones como en dólares, elemento que podría dar ventaja a los bancos privados.

Dado que los bancos públicos han fondeado la colocación de créditos en dólares con captaciones en colones, el margen de intermediación en la moneda estadounidense tiende a ser alto, explicó el economista Juan Muñoz.

De igual forma, en el cálculo no se tomó en consideración el tamaño de la entidad en número de empleados y sucursales.

Una mayor cantidad de sucursales, como la que han desarrollado los bancos públicos, eleva los gastos administrativos y, por tanto, el margen de intermediación.

El Banco de Costa Rica (BCR), ubicado a media tabla, es la institución pública con un menor margen de intermediación (6,46 puntos porcentuales). En la industria, el Banco General es el líder de la tabla con 3,22 puntos.

¿Prueba de eficiencia?

Con frecuencia se relaciona un bajo margen de intermediación financiera con una mayor eficiencia de los bancos.

“Significa que el Sistema Financiero es más eficiente, tiene menores costos de operación, hay más competencia y existe menos peso de regulaciones como el encaje mínimo legal”, explicó Edna Camacho, economista y presidenta de la Academia de Centroamérica.

La máxima no se cumple a rajatabla en el mercado local.

Los tres bancos con menor margen de intermediación no son necesariamente los más eficientes, cuando la eficiencia se mide como el gasto administrativo entre el activo productivo.

El Banco General, que opera desde el 2009 y cuenta con cinco sucursales, es el líder tanto en margen de intermediación como en eficiencia.

Banco Improsa, el segundo menor margen de intermediación, registra una eficiencia menor que BAC San José, tercero en margen.

“Tenemos un porcentaje de nuestros activos un porcentaje en inversiones líquidas y no todo se coloca en crédito, y por eso el margen es bajo”, comentó Gerardo Corrales, gerente general del BAC San José.

Si en el tope del listado la relación entre eficiencia y margen de intermediación no es perfecta, en la parte baja sí lo es.

Promerica, Popular y Banco Citi, los tres bancos con mayor margen registran la menor eficiencia.

El tamaño podría jugar en contra del Banco Popular que cuenta con oficinas en todas las provincias del país y una cantidad de empleados más numerosa que los bancos privados con mayores niveles de eficiencia.

Ese factor afecta la posición del Banco Nacional y el BCR, que se ubican en los puestos 6 y 12, respectivamente, entre los 15 bancos analizados.

El costo del consumo

La tríada de bancos con mayor margen de intermediación repite también al analizar el peso que tienen los créditos de consumo en la canasta de créditos.

“Un banco que se orienta principalmente a tarjetas de crédito tendrá posiblemente márgenes mayores que un banco que trabaja en crédito corporativo, pues los niveles de tasas activas son diferentes”, explicó Bernardo Alfaro, subgerente general de Crédito y Finanzas del Banco Nacional, que registra un margen de intermediación de 6,73 puntos.

Un 76% de los préstamos otorgados por Banco Citi son de consumo, el peso más alto en los 15 bancos analizados.

En segunda posición está el Banco Popular con 45%, seguido de Promerica con 32%.

La administración de créditos de consumo, generalmente girados por montos menores a los que maneja la banca corporativa, requiere que los bancos inviertan en más personal para gestiones comerciales, servicio al cliente y recuperación de la cartera.

“Ese margen de intermediación se destina en una proporción muy relevante a la administración del portafolio”, comentó Federico Chavarría, subgerente de Negocios de Promerica.

Entre los bancos con menor margen de intermediación, el Banco General e Improsa registran las menores participaciones del crédito de consumo en su canasta de colocaciones.

Sin embargo, BAC San José rompe el patrón pues este tipo de préstamos representan el 32% de su cartera, el cuarto porcentaje más alto.

El fondeo es clave

El tipo de crédito al que se enfoca un banco es la mitad de la mezcla que compone el margen de intermediación financiera. El precio al que captan los fondos es también clave.

Un fondeo más barato debería traducirse en un margen de intermediación más bajo.

Tal es el caso del Banco General pues solo un 15% de sus pasivos con costo –las obligaciones por las que el banco paga un interés– corresponden a depósitos a plazo. Esta es una fuente de dinero más costosa que los depósitos a la vista.

El porcentaje es de 35% en BAC, el tercero más bajo. “Nuestro énfasis es captar en los productos más baratos en cuentas corrientes y cuentas de ahorro. Alrededor de un 55% de nuestro pasivo está en cuentas corrientes y cuentas de ahorro”, aseguró Corrales, del BAC.

Entre los bancos con mayor margen de intermediación Citi rompe la regla, pues solo un 26% de sus pasivos con costo son depósitos a plazo.

“Los márgenes relacionados se encuentran acorde con la naturaleza de nuestro negocio”, fue el único comentario de las autoridades de Citi a las consultas enviadas por EF.

Los bajos números de fondeo a través de depósitos a plazo de Citi pueden explicarse por el acceso que tiene la entidad a dinero provenientes de su casa matriz en Estados Unidos.

Las obligaciones del banco con entidades del exterior representaron en el 2012 un 21% de su pasivo con costo. En el 2009, el porcentaje era de 48%.

Igual posibilidad tienen Scotiabank, cuyo margen asciende a 4,69 puntos y Davivienda, con un margen de 7,3 puntos.

En la otra cara de la moneda, el Banco Popular es la entidad que más depende de los depósitos a plazo para su fondeo. Estos representan un 71% de su pasivo con costo.

Fuente de ingresos

El cobro de tarifas y comisiones a los clientes por los servicios que presta el banco representan también una fuente de ingresos.

Estos fondos ayudan a disminuir la dependencia de los bancos de la colocación de créditos y eventualmente de depender del margen de intermediación para generar sus ganancias.

“En una industria de competencia –aunque sea con pocos participantes como lo es la industria bancaria en la mayoría de países– el margen de intermediación pierde importancia y la ganan los ingresos por servicios conexos”, comentó Muñoz.

En el mercado local, todavía la relación no es del todo clara. Improsa, que posee el segundo margen de intermediación más bajo, recibe un 52% de sus ingresos por concepto de servicios.

Sin embargo, en el Banco General recibe 11% de sus ingresos por concepto de servicios, el porcentaje más reducido de todos los bancos analizados.

En la base de la tabla, un 47% de los ingresos de Citi dependen de cobros por servicios y aún así el banco tiene el margen más alto.

Pese a estas excepciones, en la mitad de la tabla sí se aprecia correspondencia. Para Banco Cathay, los servicios representan el 49% de sus ingresos y su margen de intermediación es de 5,12 puntos, mejor que el promedio general de 6,4 puntos.

“Parte de la estrategia del banco es diversificar sus fuentes de ingresos e incrementar los que son de menor riesgo. Los ingresos por interés de crédito tienen inherente el riesgo de crédito, mientras que las comisiones por servicios son de menor riesgo o nulo. Tenemos productos estrella como las garantías de participación y cumplimiento, donde somos de los primeros lugares en generación de ingresos, a pesar de que somos un banco pequeño”, afirmó Marco Chaves, gerente financiero de Cathay.

Más del 40% de los ingresos de Lafise y Bansol provienen del cobro de servicios y sus márgenes de intermediación se ubican por debajo del promedio.

Esta fuente de ingresos parece ser menos importante en los bancos públicos, con la excepción del Banco Nacional que recibe un 41% de sus ingresos por servicios.

Ese porcentaje en el caso de Bancrédito desciende a 32% y a 17% en el caso del Banco Popular.

Dinero congelado

La concentración en el crédito de consumo, la estrategia de fondeo y la composición de los ingresos son factores internos, decisiones estratégicas de cada entidad que afectan su margen de intermediación financiera.

No obstante, este margen también se ve afectado por el Encaje Mínimo Legal (EML).

La legislación obliga a las instituciones financieras supervisadas por la Sugef a mantener una reserva en forma de depósitos en cuenta corriente en el Banco Central.

La reserva es proporcional al monto total de sus depósitos y captaciones.

“Entre mayor sea el indicador de encaje legal sobre activo productivo, mayor va a ser el margen porque se trata de recursos sobre los cuales los bancos no ganan intereses y los lleva a tener que cobrar tasas de interés más altas”, expuso Edna Camacho, de la Academia de Centroamérica.

Los fondos que Banco Citi deposita en el Banco Central corresponden a un 14% de su activo productivo; el tercer porcentaje más alto entre los bancos estudiados.

En la cúspide de la tabla, el encaje representa un 7% del activo productivo de Banco General, entidad con el menor margen de intermediación.

Al igual que con otros factores, la regla no se cumple en todos los casos. El encaje representa solo un 1% del activo productivo del Popular, y este banco tiene el segundo margen de intermediación más alto.

“En el caso del Banco Popular, únicamente son sujeto de encaje los depósitos por concepto de cuenta corriente. Esto le permite al Banco disponer una mayor cantidad de recursos para ofrecer a las familias créditos de carácter social con tasas de interés preferenciales”, explicó Gerardo Abarca, gerente financiero de la entidad.

Lucha constante

La meta de reducir el margen de intermediación financiera es un esfuerzo constante para las entidades financieras, según expusieron los gerentes consultados.

En el Banco Nacional no tienen una meta establecida pero procuran que la tendencia del margen sea descendente.

“Tratamos de obtener el fondeo más barato posible, tratando de hacer las cosas con la mayor productividad posible y aprovechando al máximo los recursos tecnológicos para que nuestros clientes se autosirvan nuestros productos al menor costo posible”, detalló el subgerente, Bernardo Alfaro.

El Banco Popular también apuesta a que los recursos tecnológicos les permita reducir su margen de intermediación.

“Este ha disminuido alrededor de un punto en el último año, derivado de las acciones que ha tomado la entidad para disminuir tasas activas de diferentes líneas”, argumentó Abarca.

El BAC ha sido constante en una estrategia de abaratamiento de costos y búsqueda de colocaciones con máxima rentabilidad durante 20, explicó Corrales.

El objetivo es el mismo pero cada banco ha seleccionado un camino distinto que se adapte a sus estrategias.

INCLUYA SU COMENTARIO