Bancos públicos impulsan subida de la Tasa Básica Pasiva a su máximo nivel del año

Por: Eugenia Soto Morales 1 junio, 2014
 El aceleramiento en la colocación de crédito en colones es uno de los elementos que ha secado los activos líquidos de los bancos, que actualmente presionan al alza las tasas de captación.
El aceleramiento en la colocación de crédito en colones es uno de los elementos que ha secado los activos líquidos de los bancos, que actualmente presionan al alza las tasas de captación.

Una menor liquidez en moneda local de los bancos comerciales, en las últimas semanas, comienza a hacerse sentir en las tasas de interés que las entidades pagan por el dinero de los ahorrantes.

La Tasa Básica Pasiva (TBP), un promedio de las tasas brutas de captación entre 150 y 210 días del sistema financiero, subió la semana pasada a un 6,85%. Este es su máximo valor en lo que va del 2014.

El aumento refleja los movimientos al alza de los bancos públicos en sus tasas pasivas.

El Financiero | Archivo
El Financiero | Archivo

Estas entidades financieras, que tienen un peso importante en el cálculo de la TBP, pasaron de pagar un promedio de 6,51% por el dinero captado entre 5 y 7 meses, a 6,62%, según indicó el Grupo Bursátil Aldesa.

“Hay una reducción clara de la liquidez en colones y eso lleva a los bancos a presionar en el sistema por los recursos. Hace dos semanas ajustamos toda la curva. Eso significa que los demás tienen que estar haciendo lo mismo”, comentó Bernardo Alfaro, subgerente de Finanzas y Riesgo del Banco Nacional.

Efectivamente, entidades como Bansol también elevaron sus tasas pasivas la semana pasada para mantenerse competitivos en el mercado de la captación.

Llave cerrada

El creciente costo del fondeo en colones obedece a que los fondos líquidos en moneda local que los bancos comerciales poseen empieza a decaer.

Esta liquidez en colones tuvo un repunte desde mediados del 2011 y hasta finales del primer trimestre del 2012, acicateada por el ingreso de capitales extranjeros en busca de los buenos rendimientos del mercado local.

Sin embargo, en los últimos meses, el saldo de activos líquidos en los balances de los bancos empezó a bajar, dijo Hairo Rodríguez, subgerente de Banco Cathay.

La aceleración en la colocación del crédito explica una parte de esa merma en la liquidez.

En abril, el total de dinero prestado por los bancos comerciales registró un crecimiento del 19,6% con respecto al mismo del 2013, es el ritmo de variación interanual más dinámico de los últimos ocho meses.

La mayor actividad de colocación se experimenta en los préstamos en colones, pues entre diciembre y abril la cartera en dólares había crecido solo un 0,4%, según informó el mes pasado el diario La Nación.

“Los intermediarios financieros en función del cumplimiento de sus metas de colocación han intensificado su participación en el mercado”, explicó Gerardo Porras, gerente general de Bancrédito, entidad que aspira a cerrar el año con un aumento del 25% en su cartera.

Factores clave

Si las metas de los bancos en colocación de crédito está alimentando la demande de colones, la devaluación y la política monetaria del Banco Central (BCCR) tienden a mermar la oferta de la moneda.

Desde enero, el colón ha perdido un 10,4% de su valor con respecto al dólar, lo que motivó a algunos inversionistas a cambiar sus fondos en colones por ahorros en la moneda estadounidense.

Por su parte, el Central ha elevado en dos ocasiones en lo que va del año su Tasa de Política Monetaria (TPM) hasta un 5,25%. Este es el nivel más alto registrado por la TPM desde junio del 2011.

La decisión de la autoridad monetaria se presentó cuando el aumento en los precios al consumidor comenzaba a acelerarse, en parte por el efecto de la devaluación sobre los precios de bienes importados.

La inflación registró un crecimiento interanual del 3,68% durante abril, el mayor ritmo de aumento desde diciembre del 2013.

“Si el Banco Central vuelve a subir la TPM, para restringir la liquidez, las tasas de captación tendrían presión a subir más rápido. Si permitiera más devaluación, eso podría presionar las tasas al alza también”, comentó Luis Mesalles, economista de la firma Ecoanálisis.

Otro factor que podría presionar al alza las tasas es el Gobierno y su necesidad de financiar el creciente déficit fiscal.

Hasta el momento, el Ministerio de Hacienda no ha ejercido mayor presión en el mercado. El más reciente ajuste en las tasas de interés de bonos de deuda interna se presentó en febrero.

Tampoco parece estar utilizando los $1.000 millones captados en el mercado internacional mediante la emisión de eurobonos.

Sin embargo, el faltante en las finanzas públicas crece mes a mes.

Este panorama, unido a que la TBP ha estado parqueada en niveles mínimos durante meses, hace que las proyecciones apunten a un incremento del indicador este año.

Algunos banqueros estiman que la Tasa podría experimentar una subida de entre 75 y 130 puntos base. Así, al final del año, podría oscilar entre un 7% y un 8%, prevé Carlos Brina, subgerente general de Scotiabank.

Aunque muchos esperan el aumento, la opinión no es unánime.

“Debemos ser muy prudentes al afirmar que la subida será una realidad. Ya que dependerá de la política monetaria del Gobierno, para el próximo semestre”, advirtió Walter Espinoza , director Financiero de Bansol.